martes 11/8/20
SENSIBILIZACIÓN

'Implícate', la campaña para remover conciencias contra la violencia de género

  • El Gobierno regional pretende combatir la indiferencia mostrando las consecuencias que puede tener el "mirar para otro lado" y para ello las  presenta "en toda su crudeza".
  • La implicación del conjunto de la sociedad es imprescindible para combatir la violencia de género, una lucha que concierne a todos.
Esta mañana ha sido presentada la campaña 'Implícate' en la que se muestran las consecuencias de la violencia de género.
Esta mañana ha sido presentada la campaña 'Implícate' en la que se muestran las consecuencias de la violencia de género.

TOLEDO.- Golpear la conciencia individual y colectiva para luchar contra la violencia de género, evitando la desensibilización, es el objetivo de la nueva campaña que pone en marcha el Gobierno de Castilla-La Mancha.  Una "impactante" iniciativa con la que se va a subrayar la importancia de que toda la sociedad se sume a esta lucha.

Una campaña "dura, cruda, pero real",  que hoy ha presentado en rueda de prensa la consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández, con la que se pone el acento en la necesidad de luchar de forma conjunta contra el problema estructural que supone la violencia de género en todas sus manifestaciones y cuya peor cara es aquella que termina con el asesinato de mujeres e incluso de menores.

Se ha optado así por una campaña "dura", que pretende ser "un golpe" a la conciencia, tanto individual como colectiva, para visibilizar "en toda su crudeza" las consecuencias que puede tener el "mirar para otro lado".

Se pretende así "remover conciencias, no dejar indiferente a nadie", puesto que "la indiferencia puede ser una gran aliada de la violencia de género".

'Implícate contra la violencia de género' es el eslogan de esta campaña con la que desde el Gobierno regional se quiere librar una de las batallas más importantes en esta lucha contra la violencia de género, "la desensibilización" de parte de la sociedad frente a este problema que "provoca tanto dolor y sufrimiento evitable".

En este sentido Fernández ha subrayado que uno de los riesgos que se corre es el que parte de la sociedad "dé por hecho que siempre va a haber víctimas mortales" y que no se puede hacer nada para evitarlo. Sin embargo, ha insistido, esto no es así, puesto que "se puede y se debe" evitar, para lo cual "es indispensable la implicación del conjunto de la sociedad".

La consejera de Igualdad ha incidido así en que la lucha contra la violencia machista "concierne a todas y cada una de las personas", siendo responsabilidad "del conjunto de la sociedad" contribuir, desde cada ámbito, a "erradicar este tipo de violencia".

Algo para lo que es también importante romper estereotipos, porque "no hay un perfil determinado" de mujer víctima de la violencia de género, sino que "cualquiera puede serlo".

REDUCIR LAS CIFRAS DEL HORROR

Fernández, que ha presentado esta campaña acompañada por la directora del Instituto de la Mujer, Pilar Callado, y las cinco delegadas provinciales, ha recordado cómo en los últimos quince años la sociedad española se ha dotado de dos herramientas básicas para combatir la violencia machista. 

Por una parte el marco legal proporcionado por la ley orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Protección Integral contra la Violencia de Género, y por otra las políticas educativas, de sensibilización y concienciación.

A ello se suma a nivel autonómico diversa legislación, como la ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género de Castilla-La Mancha, que era aprobada en octubre de 2018, una normativa pionera con la que se garantiza la protección y ayuda a las mujeres y menores víctimas de la violencia machista.

Instrumentos todos ellos que están permitiendo una paulatina reducción del número de víctimas mortales de la violencia machista, ya que desde 2003 -el primer año desde el que hay registros- hasta 2010, incluidos ambos, la media anual de asesinatos en España fue de 68, mientras que tomando como referencia los datos de la siguiente década, de 2011 a 2019, la cifra se redujo a 54, lo que supone un descenso del 21 por ciento.

Y aunque "está claro que queda muchísimo por hacer", puesto que "un solo asesinato es demasiado", ha precisado Fernández, "poco a poco" se va consiguiendo reducir "las cifras del horror", lo cual indica que las leyes y las medidas de sensibilización "funcionan".

5,6 MILLONES PARA PROTECCIÓN

Junto a todo ello, la consejera de Igualdad ha destacado las políticas que desde el Gobierno de Castilla-La mancha, en su marco competencial, viene desarrollando para la protección y atención a las víctimas de violencia de género, a las que en su conjunto se destinan 5,6 millones de euros.

Actuaciones entre las que ha destacado los 14 centros que forman la red de recursos de acogida, a los que se ha sumado con el inicio de la crisis sanitaria un recurso extraordinario, que se convertirá en ordinario "si fuese necesario" -ha precisado Fernández, a los que en total se destinan más de 4,5 millones de euros.

 Asimismo se encuentra en marcha la concesión de ayudas directas a mujeres víctimas de violencia machista, que tienen como finalidad ayudarles a salir del entorno violento y empezar una nueva vida. Ayudas por valor de cerca de 550.000 euros, entre las que se encuentran la salida a recursos de acogida, ayudas al alquiler, de solidaridad, para menores huérfanos y familiares dependientes, así como los pisos tutelados y las becas universitarias 'Leonor Serrano'.

Respecto a la atención a las víctimas se desarrollan programas como el de asistencia psicológica a menores, el programa 'Contigo' destinado a mujeres víctimas de abusos y/o agresiones sexuales.

También en este ámbito, el pasado mes de junio se ponía en marcha un programa de intervención social, pionero en la región y en España, que está dotado con más de 300.000 euros para atender a mujeres víctimas de explotación sexual, reconocidas como víctimas de violencia de género de forma pionera en la Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género de Castilla-La Mancha.

Para Fernández "si somos capaces de seguir por esta senda y conseguimos que la población más joven interiorice la igualdad como un valor esencial de la convivencia entre mujeres y hombres, en un par de generaciones podríamos haber acabado con este problema tan arraigado en nuestra sociedad".

Y es que, ha apostillado, "ellas y ellos son nuestra mejor esperanza para un mañana libre de violencia machista".

Comentarios