jueves 25/2/21
Advertisement
COVID-19

Castilla-La Mancha confina todos sus municipios, adelanta el toque de queda y cierra la hostelería

  • Las medidas entran en vigor esta medianoche una vez que sean publicadas en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.
  • García-Page pide a los castellanomanchegos "diez días de esfuerzo para tener meses de pena después".
El Consejo de Gobierno se ha acordado endurecer las restricciones para frenar la expansión de la COVID-19.
El Consejo de Gobierno se ha acordado endurecer las restricciones para frenar la expansión de la COVID-19.
Advertisement

TOLEDO.- Todos y cada uno de los municipios de la región quedarán confinados desde esta medianoche, una vez que se publique en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) el decreto que así lo regula, con el objetivo de tratar de frenar la expansión de la COVID-19.

Una decisión que adoptado este lunes en reunión extraordinaria el Consejo de Gobierno para analizar la evolución de la pandemia, y en la que también se ha acordado adelantar el toque de queda dos horas, hasta las diez de la noche, así como el cierre total de la hostelería y del comercio no esencial.

Un endurecimiento de las restricciones en toda la región que el presidente regional, Emiliano García-Page, también ha trasladado al delegado del Gobierno en la región, Francisco Tierraseca; a la presidenta de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) de Castilla-La Mancha, Agustina García Élez, y a los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con los que se ha reunido tras la reunión con su Ejecutivo. Posteriormente ha informado en rueda de prensa y acompañado por el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, sobre las mismas.

De este modo, a partir de esta medianoche, estará restringida la movilidad entre distintas localidades dentro del territorio castellanomanchego, salvo para las excepciones contempladas en el decreto que lo regula. 

Así, los ciudadanos de la región podrán salir únicamente de su municipio de residencia por razones laborales o educativas, para acudir al médico o para atender a personas mayores o enfermas. Cuestiones todas ellas que se deberán poder acreditar ante los agentes de la autoridad en caso de que sea requerido.

Medidas con las que el Ejecutivo castellanomanchego pretende "combatir la espiral de contagio" que se ha producido a raíz de las fiestas navideñas.

Decisiones "amargas", tal y como ha reconocido el presidente regional, pero para las que "no hay alternativa" puesto que se trata de "salvar vidas".

Y es que según García-Page "lo último" que se podría perdonar como presidente es, "conociendo como conocemos los datos de crecimiento del virus y su contagio", no adoptar medidas que "cuando se han aplicado de manera localizada, zonal, han sido muy efectivas".

Medidas que pueden resultar incómodas e ingratas, ha apuntado el presidente regional, "amargas en todos los sentidos", pero se trata de "un problema de responsabilidad colectiva, de seguridad, de supervivencia del conjunto frente a intereses muy concretos".


BAJADA DE CIERRES

De este modo, junto al cierre perimetral de todos los municipios y el adelanto del toque de queda a las 22.00 horas, se plantean también otras medidas encaminadas a limitar "la conectividad y el contacto".

Entre ellas destaca el cierre total de la hostelería en la región, salvo en las excepciones contempladas en la norma entre los que se incluyen establecimientos de centros sanitarios para uso de pacientes y trabajadores; los comedores escolares; o los servicios en empresas para uso exclusivo de trabajadores.

Así bares, restaurantes, cafeterías, pubs y establecimientos similares no podrán atender clientes ni en su interior ni en las terrazas, aunque sí estará permitido el servicio a domicilio en algunos casos.

Por otra parte se establece el cierre de centros y superficies comerciales de más de 300 metros cuadrados, aunque podrán mantener abiertas sus puertas aquellas que vendan productos esenciales.

García-Page ha querido dejar claro que "esto no es culpa de nadie" y con estas medidas no se pretende señalar a uno u otro sector, pero "hay problemas que afectan a unos sectores más que otros", por lo que "o cortamos la conectividad y la movilidad, o no cortamos el virus".

"No hay culpa específica ni de la hostelería, ni de la restauración, ni del comercio", ha subrayado, sino que son "espacios que significan movilidad, contacto" y en estos momentos de lo que se trata es de "disuadir" eso lo máximo posible.

Pero junto a la hostelería y el comercio también se establece, dentro de este marco de medidas de nivel 3 reforzado, el cierre de gimnasios, saunas y otros recintos para la práctica de deporte.

Se mantienen las competiciones federadas y las no federadas, pero deberán celebrarse sin público.

Cierran hogares de jubilados y se suspende la actividad en los centros de día de mayores y de personas con discapacidad; así como los servicios de estancias diurnas.

Deberán permanecer cerrados también los locales de juego y apuestas.

Restricciones que se trasladan también al ámbito de la cultura y el ocio, quedando suspendidas todo tipo de actividades. Deben cerrar así en toda la región cines y teatros, y suspenderse conferencias.

LIMITAR LOS ENCUENTROS

Medidas todas ellas a las que el Gobierno regional acompaña una recomendación específica para toda la ciudadanía: "limitar los encuentros lo máximo posible a los convivientes".

Así lo ha señalado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, quien ha pedido que al margen de aquellos encuentros que se produzcan en el trabajo, la docencia o el resto de actividades permitidas, se limiten los encuentros en los hogares "exclusivamente a convivientes".

Desde el Gobierno regional confían en que estas medidas tengan el máximo respaldo tanto por parte de los partidos políticos como de todas las administraciones y entidades, públicas y privadas.

Del mismo modo se ha pedido a todas las administraciones un "despliegue claro" para ayudar al "repliegue". En este sentido García-Page ha detallado cómo se ha solicitado un despliegue de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como de las policías locales, para vigilar y controlar el cumplimiento de las normas, así como un "repliegue de la ciudadanía a un espacio domiciliario".

"UN ELECTROSHOCK AL VIRUS"

Se trata de restringir "a lo mínimo indispensable" la movilidad: trabajar, formarse, comprar lo básico y los servicios esenciales, ha precisado García-Page.

"Necesitamos un electroshock al virus", frenarlo "en seco" ahora para no tener que lamentar después un colapso sanitario ni en el sistema de rastreo.

En este sentido el presidente regional ha explicado que en Castilla-La Mancha aunque la presión en el sistema sanitario es "creciente", no existe un colapso, por lo que considera "mejor frenar a tiempo que lamentarnos después".

Así, en un momento en el que la ocupación de los hospitales "no llega al 40 por ciento de la presión que vivimos en el primer momento", y donde "ya sabemos cuáles son las consecuencias", se hace imprescindible adoptar medidas.

"Ningún contagio es tolerable", ha subrayado, pero "queremos llegar a un contagio que sea digerible, comprensible, en tanto que tenemos solución médica al mismo".

Por ello se plantean estas nuevas restricciones para toda la región, "en favor de la salud y de la economía". Y es que, ha continuado García-Page, "una agonía lenta no es más rentable que las medidas tomadas a tiempo".

Considera en este sentido que la legislación existente en España respecto a los ERTE y los ERE "se traduce en un colchón, siempre insuficiente", pero que permite "soportar un electroshock de restricciones" como éste.

Por otra parte también ha subrayado la importancia de mantener la capacidad de rastrear y controlar, de "intentar acorralar al virus en vez de que el virus nos acorrale".

Para ello ha pedido la colaboración de toda la ciudadanía, puesto que lo fundamental es "cumplir con las medidas".

Asimismo ha señalado que se va a habilitar un sistema de información que permitirá aclarar las dudas que se puedan producir respecto a estas medidas en los próximos días.

¿TOQUE DE QUEDA A LAS 20.00 HORAS?

Por otra parte, y de cara al encuentro que mantendrán el Ministerio de Sanidad con los consejeros autonómicos este miércoles, García-Page ha abogado por una unificación de criterios, que ofrezcan una mayor seguridad a los ciudadanos.

En este sentido ha planteado que por parte del Gobierno central se pueda cambiar el decreto de estado de alarma, con el objetivo de unificar horarios y ahondar en una estrategia de coordinación con las comunidades autónomas.

Así, respecto al adelanto del toque de queda, el presidente regional, Emiliano García-Page, explicaba esta misma mañana en una entrevista en COPE, que en las últimas semanas se ha comprobado cómo "una de las medidas más eficaces a los efectos del control de la pandemia es el toque  de queda", puesto que "regula los hábitos a lo largo del día, hace que se recomponga de alguna manera la movilidad y pone alguna pauta de posible seguimiento que es fácil para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

En este sentido, el presidente autonómico se ha mostrado partidario de que se modifique el decreto del estado de alarma para poder trabajar con otros horarios, ya que en su opinión sería bueno que pudiera adelantarse a las ocho de la tarde, aunque por el momento, ha precisado, hay que ceñirse a lo que marca la ley.

Comentarios