domingo 22.09.2019
MEDIO AMBIENTE

Hallan un zorro calcinado en un incendio donde murió agonizando tras caer en una trampa de caza ilegal

  • El animal, de apenas un año de edad, habría permanecido atrapado y herido varios días, intentando liberarse de un cepo que le fracturó la pata, hasta que falleció quemado durante un fuego forestal desatado en Toledo.
  • El Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha tiene abierta una investigación para llevar ante la justicia al autor de este delito.
Hallan un zorro calcinado en un incendio donde murió agonizando tras caer en una trampa de caza ilegal

TOLEDO.- Miembros del Cuerpo de Agentes Medioambientales de la Junta de Comunidades de Castilla‑La Mancha han localizado el cadáver de un zorro, de apenas un año, quemado y atrapado en un cepo de caza entre la vegetación que analizaban. El hallazgo se producía en el transcurso de una investigación sobre un incendio forestal en la provincia de Toledo.

Así lo han detallado en una nota de prensa en la que explican cómo, al parecer, el animal habría quedado atrapado por el artefacto, donde pudo permanecer varios días tratando de liberarse.  Además, el canino presentaba la pata fracturada a causa de la fuerte presión que el cepo ejerció sobre ella.

Estiman los agentes medioambientales que el animal debió permanecer así al menos hasta que se produjo el incendio, que hizo que finalmente muriera calcinado, siendo "imposible imaginar una muerte más agónica", tal y como afirman desde la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM-CLM) en su comunicado.

En este sentido, señalan cómo el Cuerpo de Agentes Medioambientales tiene abierta una investigación para llevar ante la justicia al autor o autores de este delito.

Y es que, recuerdan, el empleo de cepos es un medio ilegal de captura, estando prohibida tanto su venta como su tenencia y uso.

A pesar de ello, en los montes y campos de la región y de otras comunidades autónomas en los que su empleo fue habitual en épocas pasadas, todavía hay quienes los utilizan, escondiéndolos bajo tierra "como si de una mina antipersona se tratase". Estos artefactos son colocados semienterrados y se activan de manera repentina y enérgica por la pisada de cualquier animal o persona que "tengan la mala fortuna de cruzárselo en su camino".

En este caso, tras levantar el cadáver del zorro quemado y requisar el artefacto, los agentes continuaron con la investigación.

Recuerdan que el Cuerpo de Agentes Medioambientales realiza habitualmente operativos de inspección para la localización, decomiso y denuncia de medios de captura ilegales, como los cepos, o aquellos que precisan cumplir con las condiciones de uso a las que les obliga una autorización, como jaulas y lazos.

La utilización de este tipo de artefactos es un problema de seguridad mediaombiental, de ahí que sea necesaria la colaboración de todos para atajar el peligro que para las especies animales y la ciudadanía supone el empleo de determinados medios de captura. Por ello, subrayan, la colaboración ciudadana es fundamental para su localización.

Pero además de la colaboración ciudadana, el colectivo considera que la Administración debe esforzarse en el desarrollo y potenciación de los agentes medioambientales, aumentando su formación y medios, con el fin de mejorar su ejercicio de policía medioambiental.

Del mismo modo reclaman la eliminación de trabas para que los agentes puedan comunicarse "de forma más eficaz y directa con la justicia" en los ámbitos y requisitos penales a los que están obligados.

Recuerdan que ante el hallazgo de medios de captura de fauna se debe requerir a través del 112 la presencia inmediata de los agentes medioambientales, todo ello sin manipular ni acercarse a dichos artefactos, ya que podrían alterarse o destruir elementos decisivos para el proceso sancionador.

Comentarios
x