Lunes 19.11.2018
MEDIO AMBIENTE

Halladas muertas por electrocución más de treinta rapaces en Albacete, algunas en peligro de extinción

  • Los restos, entre los que se encuentran especies protegidas como águilas imperiales, algún águila perdicera y águilas reales, han sido localizados por agentes medioambientales bajo un tendido eléctrico durante una inspección.
  • No se descarta que el incidente acabe en los tribunales, donde hace poco más de medio año ya se dictó una sentencia firme que condenaba por primera vez a una compañía energética, Iberdrola, por electrocutar un ave, también en Albacete.
Imagen de un agente medioambiental de Castilla-La Mancha junto a un ave rapaz electrocutada. Archivo
Imagen de un agente medioambiental de Castilla-La Mancha junto a un ave rapaz electrocutada. Archivo

ALBACETE.- Más de una treintena de aves rapaces, algunas de ellas de especies protegidas, han aparecido electrocutadas en la comarca de Albacete. Este miércoles se localizaba los primeros cadáveres, aunque la labor de vigilancia e inspección por parte de los agentes medioambientales continúa por si aparecieran nuevos ejemplares.

Así lo ha señalado el presidente de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Sosa, quien precisa que de la treintena de aves muertas, unas veinte son rapaces de gran tamaño, entre las que se han identificado ejemplares en peligro de extinción como águilas imperiales, algún águila perdicera y águilas reales.

No obstante, entre las aves electrocutadas, encontradas en una finca de caza, también se encontraron ejemplares de pequeño y mediano tamaño.

Aves todas ellas que fueron localizadas por agentes medioambientales que se encontraban realizando inspecciones rutinarias en los tendidos de la zona, como las que se llevan a cabo por toda la región.

Se hallaban así tanto cadáveres de aves como restos óseos, que podrían tener hasta más de un año.

Todo apunta a que la causa de la muerte de estos ejemplares ha sido la electrocución, aunque será necesario realizar diversas pruebas para confirmarlo.

En este sentido, el protocolo establece que tras la recogida de los cadáveres se deben realizar diversos análisis veterinarios para desestimar otras causas como disparos y envenenamientos.

Si las pruebas ratificasen que la muerte se ha producido por electrocución podría abrirse una vía penal, al tratarse de especies protegidas.

PRIMERA SENTENCIA FIRME

No sería la primera ocasión, puesto que ya se han dictado sentencias condenatorias en este sentido. Cabe recordar la sentencia pionera dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que el pasado mes de marzo ratificó una sanción de 100.001 euros a Iberdrola Distribución Eléctrica por una infracción muy grave por la electrocución de un águila imperial ibérica, un ave en peligro de extinción, en uno de sus postes en el término municipal de La Herrera (Albacete).

Asimismo, el tribunal establecía una indemnización de 42.920 euros a la Junta, ya que el animal sobrevivió, pero sufrió daños que le causaron discapacidad y quedó irrecuperable para su puesta en libertad al no poder volar.

Se trataba de la primera sentencia firme dictada en España contra una compañía eléctrica por la electrocución de aves.

A través de su cuenta de Twitter, el colectivo castellano-manchego de agentes medioambientales ha explicado que patrullas de agentes medioambientales siguen realizando inspecciones de los tendidos eléctricos, siguiendo el recorrido del trazado y con documentación de riesgos.

Asimismo recuerdan que en caso de localizar algún ejemplar afectado en la zona, se procede a levantar el cadáver y a practicar las diligencias oportunas.

Subrayan también la importancia de no manipular un hallazgo de estas características puesto que se invalidarían las pruebas. Por ello, si se localiza algún ejemplar, la forma correcta de actuar es requiriendo la presencia de los agentes medioambientales a través del 112.

Comentarios
x