jueves 12.12.2019
MEDIO AMBIENTE

El Gobierno tira del trasvase máximo legal en pleno agosto y empuja al Tajo hacia el estado de emergencia

  • El Ministerio para la Transición Ecológica da vía libre a una nueva derivación de 20 hectómetros cúbicos, que viajarán durante este mes hasta los regadíos del Levante pese a que la cabecera del río se sitúa a las puertas del desastre medioambiental.
  • La Administración central encarga por primera vez un informe sobre un posible escenario de crisis climática, con el objetivo de dotar al Tajo de "mayor seguridad y estabilidad", pero no habla de marcar caudales ecológicos tras las sentencias del Supremo.
Situación del embalse de Buendía el lunes 5 de agosto -al 15% de su capacidad-. A fecha de hoy acumula menos agua. ASOCIACIÓN DE MUNICIPIOS RIBEREÑOS
Situación del embalse de Buendía el lunes 5 de agosto -al 15% de su capacidad-. A fecha de hoy acumula menos agua. ASOCIACIÓN DE MUNICIPIOS RIBEREÑOS

TOLEDO.- Se preveía un guiño a Castilla-La Mancha respecto al trasvase que se venía gestando para agosto, pero el Gobierno central ha vuelto a tomar la vía de la derivación máxima. Así pues, la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo‑Segura, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, ha propuesto este lunes un nuevo trasvase de 20 hectómetros cúbicos, que viajarán este mes desde la cabecera del Tajo hasta los regadíos del Levante.

Una propuesta que se basa en el informe de situación elaborado por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), que ha sido tomado en consideración por la Comisión y que indica cómo, a 1 de agosto de 2019, el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía, pantanos de cabecera del Tajo, era de 546,4 hectómetros cúbicos, aunque se arrastran 8,4 hectómetros cúbicos pendientes de trasvasar de meses anteriores, por lo que el volumen ‘real’ sería de 538 hectómetros cúbicos.

Un dato que tampoco es objetivo si tenemos en cuenta que hoy, 12 de agosto, los pantanos de Entrepeñas y Buendía han perdido 16,84 hectómetros cúbicos en la última semana ‑25,39 en lo que llevamos de mes‑, con lo que se sitúan en 521,01 hectómetros, cifra que representa el 20,69 por ciento de su capacidad total, que asciende a 2.518 hectómetros cúbicos. Concretamente, Buendía ya está en una situación extrema, con solo el 14,78 por ciento de su capacidad, mientras que Entrepeñas ha bajado hasta el 33,06 por ciento. Hace un año, por estas fechas, la cantidad de agua acumulada en ambos pantanos era casi un 5,5 por ciento más.

Además, si a los 521,01 hectómetros cúbicos embalsados a día de hoy restamos el nuevo trasvase de 20 hectómetros y los 8,4 que todavía hay que derivar de otras mensualidades, podemos saber que la cabecera del Tajo está sentenciada a desplomarse por debajo de la barrera de los 500 hectómetros cúbicos, hasta los 492,61 hectómetros cúbicos. Todo ello sin contar con la climatología, que en estas fechas también pone su grano de arena para que se pierda agua a pasos agigantados.

Golpes que dejan al río a las puertas del desastre medioambiental, rozando el nivel 4 que situaría al Tajo en estado de emergencia hidrológica por debajo de los 400 hectómetros cúbicos, menos del mínimo legal trasvasable, una situación que en abril el Ministerio preveía para comienzos de octubre, pero que finalmente se puede adelantar.

Pese a esto, Transición Ecológica toma este lunes como referencia el informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas, que "constata que el sistema se mantiene en la situación hidrológica excepcional o nivel 3 que se inició en el mes de mayo", y lo utiliza para justificar en agosto una nueva derivación máxima para este nivel.

Y es que cabe destacar que las reglas de explotación del Acueducto Tajo‑Segura estipulan que, en nivel 3, el Ministerio "podrá autorizar un trasvase de forma discrecional pero motivada".  En este sentido, para integrar paulatinamente los criterios técnicos que objetivan y dan transparencia a estas decisiones, la Comisión pidió al Cedex ese criterio técnico para la aplicación de las reglas del trasvase cuando las reservas están en situación de excepcionalidad.

Asimismo, la Comisión ha solicitado por primera vez al Cedex la realización de un informe, a partir del análisis estadístico de las aportaciones y las reservas existentes en los últimos años en los embalses de Entrepeñas y Buendia, así como una proyección en un escenario de crisis climática, con el objetivo de dotar a la cabecera del Tajo de mayor seguridad y estabilidad en sus reservas.

Avances en términos de cambio climático para los que, hasta el momento, el Gobierno central no toma en consideración las diversas sentencias del Tribunal Supremo que declaró la nulidad de varios artículos del Plan Hidrológico del Tajo aprobado durante la legislatura de Mariano Rajoy por no fijar caudales ecológicos en Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina. Resoluciones judiciales que ponían de manifiesto que los embalses de cabecera del Tajo deben priorizar las necesidades ambientales del propio río frente a los trasvases.

Finalmente y en otro orden de cosas, en la reunión de la Comisión se ha analizado la necesidad de aportes futuros a las Tablas de Daimiel, ratificada por el representante de la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

Comentarios
x