viernes 21.02.2020
MEDIO AMBIENTE

Cientos de vecinos claman en Daimiel por un trasvase urgente que saque a Las Tablas del estado crítico

  • En la concentración, convocada por el Ayuntamiento, se ha denunciado la grave sequía que atraviesa el Parque Nacional, que tan solo tiene el 5 por ciento de su superficie inundada.
  • Los principales grupos políticos firmaron una declaración institucional conjunta solicitando una derivación hídrica desde la cabecera del Tajo, también en situación excepcional.
  • La bajada del nivel freático en el Acuífero 23 y las condiciones climatológicas de los últimos meses ya han provocado incendios subterráneos en el cauce del Guadiana.
Concentración en Daimiel a la que han asistido medio millar de personas para reclamar agua para el Parque Nacional de Las Tablas. PeriódicoCLM
Concentración en Daimiel a la que han asistido medio millar de personas para reclamar agua para el Parque Nacional de Las Tablas. PeriódicoCLM

CIUDAD REAL.- El problema del agua se extiende por Castilla-La Mancha. Al delicado estado que atraviesa la cabecera del Tajo, declarada desde mayo en situación hidrológica excepcional, y que la semana pasada sufrió otra derivación hídrica autorizada por el Gobierno central hacia el Levante ‑más de la mitad será destinada a regadío‑; se le une ahora la grave sequía que atraviesa el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.

El humedal no pasa por sus mejores momentos. Según han confirmado sus responsables a PeriódicoCLM, el parque está actualmente con algo menos del 5 por ciento de su superficie inundada, ya que de las 1750 hectáreas que dispone enclave son solo en torno a 70 las hectáreas inundadas.

El descenso del agua de los acuíferos fluviales de los que se nutre la zona, producido por la intensa actividad agrícola y la proliferación de pozos ilegales, no solo ha llevado a que las lagunas se sequen; unas imágenes ya de por sí habituales. Desde hace unas semanas, se han registrado varios incendios subterráneos en el cauce del río Guadiana, a solo diez kilómetros del Parque Nacional.

Unos episodios que recuerdan a los que se dieron hace poco más de una década, cuando el Ejecutivo de España tuvo que aprobar un trasvase de 20 hectómetros cúbicos para paliar los incendios de turbas e impedir la pérdida definitiva del ecosistema.

La situación ha llevado a que el Ayuntamiento de Daimiel convocase el pasado domingo una concentración “en defensa de Las Tablas”. Finalmente, medio millar de vecinos acudieron a la cita, que tuvo lugar en la céntrica Plaza de España de la localidad ciudadrealeña.

El acto contó con la presencia de los principales grupos políticos, así como de dirigentes provinciales. Los portavoces del Partido Popular y del PSOE, David Sánchez de Pablo y Ramón Galiana, respectivamente, se encargaron de leer una declaración institucional en la que destacaban las “imágenes desoladoras” que ofrecen a día de hoy las tablas, y que “inevitablemente recuerdan a los duros momentos vívidos hace una década”.

En la declaración leída, los ponentes denunciaron que la superficie encharcada ha seguido reduciéndose “hasta ser prácticamente residual”. Del mismo modo, recordaron que el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) de Las Tablas establece que, en tanto se recupere la funcionalidad hidrológica natural del Alto Guadiana, el Organismo de Cuenca “garantizará los aportes para la conservación de la biocenosis del parque nacional mediante una aportación regular a través del acueducto Tajo‑Segura”.

También han recordado que dichas aportaciones deben efectuarse intentando reproducir el régimen de inundación natural del humedal “hasta alcanzar un mínimo de inundación de 1.400 hectáreas a comienzos de primavera y de 600 hectáreas a finales del verano”.

Por esta razón, el representante del Partido Socialista demandó al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico “que se cumpliera con la ley” y consideró innegable la necesidad de “un nuevo trasvase”.

Por su parte, Sánchez de Pablo, habló de la necesidad “de una solución estructural” para el parque. No obstante, matizó que se debían buscar medidas a medio y largo plazo, “sin enfrentamiento” con sectores como el de la agricultura. Por último, apeló a la unión de todos los vecinos de Daimiel, con el fin de trasladar el mensaje a las administraciones y a los grupos implicados de que hay que “salvar Las Tablas”.

Por ello, la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha ‑compuesta por representantes del Estado y de la Junta de Comunidades‑ aprobó la solicitud a la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, que depende directamente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, de un trasvase de 20 hectómetros cúbicos.

Sin embargo, la Comisión Central de Explotación no ha atendido la petición hasta la fecha confiando en que la situación crítica actual se resuelva únicamente con las lluvias futuras.

El último trasvase se recibió en agosto de 2009 para contribuir a apagar los fuegos latentes de turbas y "casi once años después parece repetirse la misma situación, por lo que es innegable que o se utiliza de manera puntual un trasvase urgente o la situación de nuestro humedal podría ser irreversible", han advertido.

En este sentido, han abogado por "apostar por la transversalidad entre las distintas administraciones, instituciones y agentes implicados y evitar la utilización política de un recurso tan escaso como fundamental, como es el agua".

Pese a todo, hay voces que no están de acuerdo con la solución planteada desde el Ayuntamiento. El concejal de Izquierda Unida en el Consistorio, Galo Sánchez Bermejo, rehusó en formar parte de la lectura institucional. Para este edil, el trasvase que solicitan el resto de formaciones políticas “no es la solución” que necesita el Parque Nacional.

Comentarios
x