Miércoles, 23 de Mayo de 2018 Actualizado: 21:00 h.

El Ayuntamiento de Guadalajara usa fondos públicos para pagar pantallas de plasma a la Iglesia católica

Polémica subvención del Consistorio que preside el 'popular' Antonio Román al Obispado para instalar televisiones en la concatedral de Santa María. Este convenio, cuya financiación debía utilizarse para mantenimiento y rehabilitación del patrimonio, no figura en el apartado de transparencia de la web diocesana.

Las nuevas pantallas de plasma ya están en el interior de la concatedral | CMMedia
Las nuevas pantallas de plasma ya están en el interior de la concatedral | CMMedia

GUADALAJARA.- La instalación de pantallas de plasma en la concatedral de Santa María es algo que los guadalajareños están costeando con sus impuestos, a través del convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento y la Diócesis de Sigüenza‑Guadalajara. Concretamente, el Consistorio que preside el ‘popular’ Antonio Román ha subvencionado con 2.000 euros la compra de un circuito interno de televisión para el principal templo de la ciudad.

Un hecho que ha suscitado la polémica en la ciudad, al considerarse que estos fines no se atienen a lo establecido en dicho acuerdo, en el que se indica que la colaboración será para el mantenimiento y rehabilitación del patrimonio de la ciudad. Un convenio para el que, por ejemplo, en 2016, el Consistorio destinó un total de 85.000 euros, consignados en la partida presupuestaria denominada "Rehabilitación Templos y BIC Patrimonio Artístico Iglesia", a través de la cual se subvencionaron actuaciones como la rehabilitación interior de la parroquia de San Pablo (4.000 euros); la adecuación de los salones parroquiales de El Salvador, que fue subvencionada con 15.000 euros o los 10.000 abonados a la parroquia de San José Artesano en concepto de "exceso de obra". Subvenciones todas ellas cuyo pago se hacía por adelantado, sujeto a la disponibilidad de la Tesorería municipal, declarándolas asimismo compatibles con cualquier otra ayuda para el mismo fin. 

Un acuerdo que fue suscrito el 23 de octubre de 2013 "para la ayuda en la construcción, rehabilitación y mantenimiento de espacios para el culto y el servicio de la comunidad cristiana en Guadalajara", y que se ha ido prorrogando hasta la fecha

Un convenio en términos similares a los que mantiene la Diócesis de Sigüenza‑Guadalajara con otras administraciones públicas, como la Diputación Provincial y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Acuerdos que, al contrario de lo que ocurre con el suscrito con el Ayuntamiento, sí figuran en el apartado de transparencia de la web diocesana. 

Se recoge así que el convenio firmado con la Diputación ‑con única referencia temporal un 14 de noviembre, sin indicar el año‑ tiene por objeto la rehabilitación de templos. En función del mismo tanto la institución provincial como el obispado se comprometían a aportar 100.000 euros para las obras de media docena de templos parroquiales (Alpedroches, La Yunta y Mazuecos, Las Inviernas, Milmarcos y Ribarredonda). Señalando asimismo una aportación adicional de la Diputación, de 7.500 euros para la conservación del Museo diocesano de Arte de Sigüenza. 

Respecto al convenio con el Gobierno regional "para la restauración de algunas iglesias de la región", cuya publicación en el Diario Oficial se produjo el 3 de marzo de 2017, señala la concesión de una subvención de 151.900 euros (de un presupuesto total de 217.000) para la reparación de la iglesia de San Felipe de Molina de Aragón, de los cuales 90.000 euros se aportarían en 2017 y los 61.900 restantes en este 2018.  

Del convenio con el Ayuntamiento de Guadalajara no existe mención alguna en este apartado de transparencia de la página web de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, ni bajo el epígrafe "Convenios con la administración pública" ni tampoco en "subvenciones o ayudas públicas". 

C'S EXIGE UN CAMBIO EN LOS TÉRMINOS  

Sobre este asunto, el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Alejandro Ruiz, ha manifestado esta semana el "descontento" de su partido con los acuerdos alcanzados entre el equipo de Gobierno del Partido Popular y la Diócesis. 

Una colaboración de la que la formación naranja sí se muestra partidaria en lo relativo a la rehabilitación de inmuebles eclesiásticos que, considerándose patrimonio histórico, "aportan valor a la ciudad". Sin embargo, subvencionando actuaciones como la instalación de un circuito cerrado de televisión en la Concatedral, creen que se está dando "un mal uso" al convenio firmado por ambas instituciones. 

En este sentido, Ruiz detallaba cómo la Junta de Gobierno Local aprobaba el pasado 29 de diciembre un reparto de subvenciones a las iglesias de la ciudad para costear, entre otros asuntos, la adecuación de una planta sótano y la urbanización exterior de la parroquia de El Salvador ‑un templo de reciente construcción‑ o la compra de pantallas de plasma. Gastos que, para la formación naranja, "no deben ser asumidos por los presupuestos municipales"

Por ello desde Ciudadanos han instado al Gobierno municipal a modificar los términos del convenio suscrito con la Diócesis de Sigüenza‑Guadalajara, de modo que sirva para "colaborar en mejoras de eficiencia energética, accesibilidad y conservación estructural de los edificios con valor patrimonial", y no así en otro tipo de gastos que "no son de recibo". 

Explicaba Ruiz que desde su grupo municipal se "corregirá" dicha partida en el presupuesto municipal si el equipo de Gobierno no cambia el objeto de dicho convenio. 

LA DIÓCESIS SE JUSTIFICA

Por su parte desde el Obispado rechazan que se esté haciendo un mal uso del convenio suscrito con el Ayuntamiento, puesto que –tal y como defendía en declaraciones a CMMedia el vicario diocesano, Agustín Bugeda,- el acuerdo no establece que el destino de las subvenciones sea solo para el mantenimiento y la rehabilitación de los inmuebles eclesiásticos, sino también "para garantizar las necesidades educativas y culturales de la ciudad".

De ahí que justifique, por ejemplo, la subvención de 2.000 euros para la compra de las pantallas de plasma instaladas en la concatedral (el coste total ha sido de 17.000 euros), puesto que ‑según argumenta el vicario‑ no solo contribuirán a que los fieles sigan mejor las celebraciones eucarísticas  sino también los asistentes a todos los actos no religiosos que acoja el templo.