martes 11/8/20
SECRETARIO GENERAL DE PODEMOS CASTILLA-LA MANCHA

Molina: “Podemos apuesta por la convergencia de la política cotidiana”

El líder de la formación morada de Castilla-La Mancha desvela a periodicoclm.es, entre otras cosas, cuál es el estado de la convergencia en la región, si peligra o no el acuerdo de investidura con el PSOE, sus relaciones con García-Page, su visión sobre la modificación del Estatuto de Autonomía y su opinión sobre la auditoría de la gestión de Cospedal.

José García Molina, secretario General de Podemos Castilla-La Mancha
José García Molina, secretario General de Podemos Castilla-La Mancha

Hablamos con José García Molina, que tras haber trabajado como educador social y profesor en la UCLM durante casi 20 años, en su nueva etapa como secretario General y diputado de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha, considera que “tanto la educación como la política forman parte de esas actividades y acciones humanas que merecen la pena”.

Se acercan unas elecciones generales en las que Podemos a nivel estatal está planteando un proceso de confluencia en cada territorio, ¿cómo está este asunto en Castilla-La Mancha?

Hemos debatido y seguiremos debatiendo mucho sobre este tema. Creo que es necesario distinguir entre lo que ya hemos definido y apuntado muchas veces como máquinas de guerra electoral y máquinas de política cotidiana.

Las máquinas de guerra electoral son dispositivos que se piensan y se articulan para una acción concreta, las elecciones, y son muy importantes, estas elecciones son importantísimas. Podemos nació pensando en gobernar el país y las elecciones generales son nuestro objetivo.

Ahora bien, la idea de la confluencia corresponde al propio ADN de Podemos. Siempre ha sido una herramienta para que la sociedad civil y la gente puedan converger en torno a objetivos políticos y prácticas políticas. La idea de que esto se circunscriba solo a una máquina de guerra electoral a nosotros nos parece insuficiente y creemos que no es suficiente para lo que realmente podemos conseguir.

Queremos una confluencia que no empiece y acabe en el hito electoral

En ese sentido, hemos tendido y tendemos la mano a cualquier persona, a cualquier grupo o candidatura de unidad popular que se pueda constituir por la vía de los hechos.

En Castilla-La Mancha hay problemas que son comunes a todas las personas, independientemente de si viven en Guadalajara, Ciudad Real, Toledo, Albacete o Cuenca. Por lo tanto, es esa gente que está persiguiendo logros, un desarrollo efectivo, reivindicando los derechos de todos y que trabaja para que la gente de nuestra región pueda vivir mejor, con la que se produce una verdadera confluencia por la vía de los hechos.

Nosotros queremos una confluencia que no empiece y acabe en el hito electoral, sino que empezará y continuará más allá, en una política cotidiana, una política para todos los días.

Hay mucha gente que relaciona de forma muy estrecha Ahora en Común con Izquierda Unida, dentro de esta confluencia ¿dónde los sitúas?

Nosotros ya lo dijimos desde Vista Alegre, y seguimos en esa tesitura, Podemos no puede construir esa confluencia en una sopa de siglas. No se trataba en aquel momento, ni ahora tampoco, de un acuerdo o un reparto con partidos políticos ya constituidos.

Algunos dicen que Ahora en Común es como una marca blanca de Izquierda Unida

Es verdad que algunos dicen o piensan que Ahora en Común es de alguna manera como una marca blanca de Izquierda Unida, pero creo que más allá de los nombres, ya sean Ahora en Común, Ganemos o Ahora, lo importante es que se lleven a cabo procesos abiertos de participación política, primarias abiertas y sobre todo, que exista un objetivo político común o compartido, aunque no sea exactamente el mismo.

Siempre hemos tendido la mano a los procesos y formas de confluencia de unidad popular y seguiremos haciéndolo, pero si al final lo que nos encontramos son partidos políticos que cambian el nombre pero no los funcionamientos, esa  no es nuestra opción.

Ha sido un comienzo de legislatura intenso, habéis salido públicamente criticando a García-Page por el retraso de la apertura de los comedores escolares durante este verano, el problema de la sanidad universal, e incluso la inacción conforme a los Procedimientos de Emergencia Ciudadana.  ¿Qué ha sucedido? ¿Es el PSOE el que está planteado problemas o realmente sois vosotros que queréis marcar la diferencia públicamente?

Creo que es necesario hacer una distinción. Nosotros no hemos criticado a Emiliano García-Page. Es verdad que existe una tendencia en política, también en los medios de comunicación, a personalizar, pero lo hemos dicho muchas veces, nosotros no criticamos a las personas.

Yo no critico a García-Page, opino sobre las decisiones políticas o de gobierno que entiendo no son adecuadas, pero nunca directamente sobre las personas.

No entendemos de excusas en el cumplimiento de las responsabilidades adquiridas

Es cierto que firmamos un acuerdo de investidura ante notario, y ahí sí que estábamos Emiliano García-Page y yo, como secretario General y también como diputado de Podemos, y nos comprometimos no solo con las medidas a llevar a cabo, sino también con los plazos. No puede haber lugar a dudas, nosotros solo podemos entender que cuando un partido político se compromete con algo es porque tiene la firme intención de cumplirlo. 

Se pueden dar situaciones que provoquen que ciertas cuestiones se puedan retrasar, eso formaría parte de lo comprensible. Lo que para nosotros no es comprensible es cierta inhibición con respecto a algunos acuerdos. No entendemos de excusas en el cumplimiento de las responsabilidades adquiridas, ni las excusas secundarias, ni las apremiantes.

El PSOE ha optado más por hacer una política de medios que una política de hechos

Hemos criticado eso, las excusas, y hemos manifestado nuestra preocupación por que el PSOE haya optado más por hacer una política de medios que una política de hechos.

Ahí es donde, independientemente de que sea el propio Presidente, la Portavoz Parlamentaria o del partido, es confuso que en ciertas declaraciones el PSOE no deje claro si va o no a llevar a cabo ciertas medidas políticas o cómo va a hacerlo, saliéndose de alguna manera del marco de lo que habíamos acordado de manera concreta en forma y plazo en el acuerdo de investidura.

Personalmente, no creo que haya una voluntad de incumplimiento, pero a veces se ponen excusas y se suceden retrasos inexplicables. Esto supone que cuestiones que se podrían haber resuelto ya, estén aún en el aire.

Cuando se han dado estas situaciones es cuando hemos salido, sin intención de ponernos en contra de nadie, sino para que se cumplan las políticas que hemos acordado y hemos diseñado con el fin de que a la gente de Castilla-La Mancha le vaya mejor. En todo lo que suponga un retraso en la mejora de las condiciones de vida de las y los castellano manchegos nos van a encontrar en frente, opinando y  denunciando la situación.

¿Cuál es tu relación ahora mismo con García-Page?

Es una relación cordial. Nos encontramos de vez en cuando y charlamos al igual que con el resto de parlamentarios con los que coincido ya sea en la mesa de las Cortes, en las comisiones o en la cafetería. No es una relación tan intensa como con otras personas a las que me encuentro más a menudo en las Cortes, pero digamos que es cordial, no tendría por qué ser de otra manera.

Como decía antes, mi forma de entender la política, y la vida si me apuras, no pasa por personalizar. No mido a las personas por su nombre, por su apellido o incluso por su carácter, las mido por las decisiones que toman, sobre todo,  cuando esas decisiones afectan a los demás. En general, tengo buena relación con todo el mundo.  

¿Qué perspectivas tienes sobre el hecho de incluir en la gestión del  Gobierno de Castilla-La Mancha asuntos que formen parte del programa de Podemos?

En aquella negociación, que también salió en los medios, cuando hicimos, redactamos y al final acordamos el documento de nuestro acuerdo, nosotros nos centramos en tres aspectos que nos parecían cruciales. Por un lado medidas de rescate ciudadano ante la situación de emergencia social, llevando a cabo políticas que tienen que ver con las personas.

Por otro, transparencia y regeneración democrática, que se debe poner en marcha más allá de leyes y reglamentos. La transparencia es algo que se debe practicar todos los días, y luego las leyes que hagamos vendrán a refrendar lo que en el fondo debe  ya estar haciéndose en el día a día. En este sentido creemos que es importante la ley porque garantiza ese derecho, pero nos parece también muy fundamental que  desde el primer momento se tenga la intención de ser transparentes y llevar a cabo prácticas de buen gobierno y de participación ciudadana.

Por último, nos centramos en un proyecto más ambicioso, de más largo recorrido, que sería la reforma del Estatuto de autonomía. No solo para cambiar la ley electoral, sino sobre todo para pensar cuál es la carta de convivencia que queremos para Castilla-La Mancha.

Hay que construir esa identidad que haga que uno pueda sentirse orgulloso de sentirse castellano-manchego

En este sentido me parece que marcamos tres tiempos definidos, un tiempo de urgencia para resolver problemas de emergencia social, un tiempo de medio plazo para caminar decididamente hacia la transparencia democrática en las instituciones, y un tiempo más largo con la reforma del Estatuto que se relaciona con qué Castilla-La Mancha queremos.

Efectivamente luego habrá otro tipo de medidas y el devenir del tiempo nos irá posicionando con respecto a otras cuestiones que creemos que tienen que estar en la agenda política.

A nosotros nos gusta decir, y lo he dicho muchas veces y de distinta manera, que hay que construir Castilla-La Mancha, hay que trabajar decididamente por generar algo parecido a una identidad castellano-manchega en un lugar donde todavía por muchas cuestiones, entre ellas históricas, nos dividimos mucho provincialmente. Hay que construir ese pegamento, esa identidad que haga que uno pueda sentirse orgulloso de decir que se siente castellano-manchego, independientemente de que se encuentre en Guadalajara o Albacete.

Ese es un trabajo de largo recorrido, donde las instituciones de todos los ámbitos, Educación, Sanidad, Servicios sociales, incluso la Televisión  pública o la Universidad tienen que jugar un papel esencial. Creemos que ese es  el verdadero reto político.

¿Se plantean un futuro Gobierno con el PSOE aquí en Castilla-La Mancha?

De momento nos sentimos más útiles en la posición en la que estamos. Hay experiencias de todo tipo. Hay quien piensa que para tener mayor influencia se debe estar en el gobierno, y quien considera  que justamente porque estamos en la oposición tenemos una mayor autonomía e independencia para presionar al Gobierno a que tome decisiones.

En lo inmediato no se va a dar

Nosotros de momento elegimos estar en la oposición sabiendo que, efectivamente,  los grandes temas  van a pasar por una negociación y un acuerdo. Es un escenario que no tenemos por qué descartar, pero que al menos en lo inmediato no se va a dar.

¿Creéis que vuestra colaboración con el PSCM-PSOE puede llegar a ser un ejemplo para otros acuerdos de gobierno entre Podemos y los socialistas tras las elecciones generales?

Creo el escenario se va a dar al revés

Puede llegar a serlo, pero creo el escenario se va a dar al revés. Espero que sea el Partido Socialista el que tenga que apoyar un gobierno de Podemos.

Nosotros nacimos para este momento. Nacimos para estas elecciones generales y vamos a poner todas nuestras fuerzas para ganar. En el hipotético caso de que necesitemos apoyos ojalá el Partido Socialista quiera apoyarnos y efectivamente podamos demostrar que podemos llegar a acuerdos y a políticas más o menos de consenso, al menos en los grandes temas que afectan a la ciudadanía, que son los que a Podemos nos interesa.

El tema del Estatuto es algo que llevabais en vuestro acuerdo, pero hace poco el PSOE ha anunciado que quiere aplazar esa reforma. ¿Qué opináis vosotros al respecto?

Siempre voy a elegir un buen Estatuto aunque tardemos un poco más

El otro día me hacían una pregunta tendenciosa sobre si preferiría algo bueno o algo que tarde poco. Evidentemente uno siempre espera una buena ley. Siempre espera un buen Estatuto y si tuviera que elegir entre un buen Estatuto y tener que aplazar un poco más el tiempo, siempre voy a elegir un buen Estatuto aunque tardemos un poco más. Nosotros no tenemos especialmente prisa,  lo que sí queremos y hemos remarcado es que tiene que ser un Estatuto que no solo sea consenso de las fuerzas políticas, sino que también sea consenso de la sociedad civil, que sea un consenso amplio en todos los sentidos.

Si eso nos lleva necesariamente a que tenga que tardar más tiempo, por nuestra parte no va a haber problemas.  Para nosotros la aceptación del retraso o no retraso va a depender efectivamente de que se abra la posibilidad de participación a toda la sociedad castellano manchega y, sobre todo, que si lo podemos consensuar ampliamente yo prefiero esperar en lugar de hacer algo rápido simplemente para que esté vigente perdiendo la posibilidad de consenso.

¿Quién tiene la culpa de lo que está ocurriendo en Elcogas?

Creo que sería un poco ingenuo pensar que en Elcogas solo se está desarrollando un conflicto laboral, es obvio que hay un conflicto laboral dramático, muchos puestos de trabajo peligran si se permite el cierre de la central.

Pero creo que el conflicto laboral no puede hacernos perder de vista otra dimensión que tiene que ver con que Elcogas se creó primero como un proyecto de investigación e innovación en un sector estratégico como es en este caso la producción de energética.

Esa dimensión de proyecto innovador no sólo en el contexto español, sino europeo, que ha hecho también que se haya invertido mucho dinero público, nos tiene que hacer pensar ¿al final al servicio de quién está Elcogas? Si está al servicio de los accionistas de las empresas que finalmente gestionan de alguna manera Elcogas o si está al servicio de la ciudadanía.

Para mí ese es el verdadero debate político de fondo y ahí llego al término famoso de regionalizar.

Por supuesto en Podemos cualquier medida concreta que sirva para que Elcogas continúe nos parece bienvenida, pero eso no significa que nos quedemos ahí, pensamos que es insuficiente. Nos interesan dos cuestiones, asegurar la continuidad de Elcogas y la continuidad de Elcogas vinculada a un beneficio social y no exclusivamente económico del accionariado de las empresas. Ahí, digamos, está la batalla. Allí donde se ha invertido dinero público y, sobre todo, donde se ha invertido en sectores estratégicos, en cuestiones esenciales para las buenas condiciones de vida de la ciudadanía, no podemos dejarlo todo al albur, al criterio o incluso al capricho de las empresas.

Muchos medios políticos, incluso la oposición, han entendido que eso de regionalizar es nacionalizar. ¿Es cierto?

Nosotros no hemos dicho eso en ningún caso

No, no. Nosotros no hemos dicho eso en ningún caso. Me causó gracia porque nosotros hicimos la propuesta de regionalizar y sin que nadie nos preguntara desde otros partidos políticos, por ejemplo tanto el PSOE como el PP, incluso algunos medios de comunicación, le dieron un sentido muy preciso a ese término que no es el que nosotros le hemos dado.

Si alguien revisa las hemerotecas en ningún momento hemos dicho que regionalizar implique necesariamente que la JCCM tenga que poner dinero público para rescatar Elcogas, nosotros expresamente no hemos dicho eso.

Para nosotros regionalizar Elcogas, o regionalizar la educación o regionalizar los servicios que, al fin y al cabo lo que hacen es permitir que se cumplan los derechos de la ciudadanía, tiene una connotación amplia, pero a la vez precisa.

Creemos que la política está para que estos servicios jueguen a favor de construir región

Creemos que la política está para que estos servicios jueguen a favor de construir región, es una cuestión con muchos frentes, pero sobre todo con uno, que las personas de esta región tengan condiciones de vida dignas y, más que dignas, buenas.

Cuando hablamos de sectores estratégicos en producción de electricidad, gas, agua o hablamos de derechos y servicios tan esenciales como la educación, la sanidad, los servicios sociales, no podemos dejar de pensar que es necesario regionalizar.

Son los pilares sobre los que se construye una región, son los pilares sobre los que se construye eso que dijimos en nuestro programa, una Castilla-La Mancha sin guión, una Castilla-La Mancha que intenta minimizar las desigualdades entre los que tiene más y los que tienen menos, entre los hombres y las mujeres, entre los castellanos y los manchegos.

Con el mismo sentido que lo planteamos en nuestro programa, la palabra regionalizar, tiene que ver con un sentido de la política al servicio de las personas y al servicio de la construcción de la región. Las medidas concretas habrá que estudiarlas en cada caso, pero sobre todo ese es el primer motor.

En referencia a la auditoría que hay en marcha con respecto a la gestión del anterior gobierno de Cospedal. ¿Desde Podemos creéis que se van a encontrar casos de despilfarro, privatizaciones injustas, recortes a beneficios de amigos o incluso casos de corrupción?

Existen algunos indicadores que invitan a las sospecha

Anticiparse a los datos siempre es una aventura. Los primeros signos desde luego no invitan a ser muy optimistas. Hemos visto por ejemplo con el Ente público Radio Televisión Castilla-La Mancha una deuda que al parecer iba en aumento. Tenemos ya algunos signos de que la deuda de la región sobre pasa los 13.000 millones. Existen algunos indicadores que invitan a las sospecha. ¿Cómo puede ser que en el mes de mayo el déficit de la región estuviera en el 0,40 y en el mes de junio en el 0,84?

Creo que las cuentas no vayan a estar tan saneadas o cristalinas como a  nosotros nos gustaría, pero prefiero esperar a que efectivamente esa auditoría se haga y se lleve a cabo de forma exhaustiva para poder tener los datos precisos y para poder emitir una opinión más justificada y sobre todo más fundamentada.

Podemos entra por primera vez en el consejo de administración de Radio Televisión Castilla-La Mancha ¿cuál va a ser el papel de la formación morada en esta etapa de RTVCM?

En primer lugar, básicamente, nos alegra que Podemos también pueda acceder, pero no solo porque sea Podemos, como formación política, sino por lo que supone en cuanto a pluralidad. Hasta ahora las instituciones de Castilla-La Mancha han sido básicamente de un color o de otro o del reparto de un color y  otro. El hecho de que ya haya pluralidad en las Cortes y que se pueda expresar también en las instituciones me parece una buena noticia para la democracia y para Castilla-La Mancha.

Nuestra labor va a ser que RTVCM no sea una herramienta al servicio de los partidos

Nuestra labor va a ser esencialmente que la Radio Televisión Castilla-La Mancha no sea una herramienta al servicio de los partidos o al servicio del  gobierno de turno, sino que sea una herramienta a favor de un derecho constitucionalmente reconocido, que es el derecho a la información plural y veraz de todos los castellano-manchegos.

Creemos que la Radio Televisión de Castilla-La Mancha puede cumplir un papel esencial en esa construcción de Castilla-La Mancha como región, ya que quizás sea uno de los pocos articuladores que tiene presencia en todas las provincias.  Nuestra labor y la labor de Vanesa Saiz, vicedecana además de la Facultad de periodismo de la UCLM, va a ser velar por esa pluralidad, esa veracidad, y  también por hacer llegar la voz de los trabajadores del ente público más allá de cuestiones partidistas que han sido un mal endémico no solo de nuestra televisión, sino de muchas televisiones autonómicas. Creo que ahí también debemos empezar a ser un ejemplo de cambio.

Vamos a un tema de actualidad, el trasvase del Tajo, ahora tan famoso debido a que el Ejecutivo castellano-manchego ha recurrido la decisión del Gobierno Central. Tú saliste haciendo unas declaraciones en las que decías que no solamente había que seguir el rastro del agua, sino que también había que seguir el rastro del dinero, ¿a qué te referías concretamente?

Bueno, me refiero a algo que tiene una traducción general  y que forma parte de algo que  Podemos ha venido diciendo desde sus inicios. Entendemos el agua como un derecho de todos, que afecta a múltiples factores de la vida como la agricultura, los elementos que comemos, incluso a la industria o al ocio.

Los derechos de todos no pueden constituirse en privilegios de unos pocos

Cuando ese derecho al agua se ve finalmente minimizado, tergiversado o debilitado por intereses particulares, por intereses privados, que bien pueden ser de empresas o de entidades, sinceramente, nos parece que hay que seguir el rastro del dinero. La idea es clara, los derechos de todos no pueden constituirse en privilegios de unos pocos o en el beneficio de intereses privados o particulares.

Además creo que al tema del trasvase habría que darle un marco más amplio. Me parece un debate maniqueo, pobre e incluso peligroso "trasvase sí o trasvase no". Esos escenarios duales que se han utilizado para una batalla entre regiones o una batalla entre partidos políticos y donde lo que se perdía de vista era una gestión integral del agua, para esos usos de todos, suelen viciar el tema.

Quiero que por el caudal del Tajo en su paso entre Toledo y Talavera pase agua

Obviamente quiero que por el caudal del Tajo en su paso entre Toledo y Talavera pase un agua mucho más limpia, incluso que pasara agua me atrevería a decir, porque a veces lo que baja es prácticamente un residuo. Pero ese sentimiento, esa voluntad, esas ganas y deseo no pueden llevarme a un escenario donde al final se diga mi agua respecto a tu agua. A un  escenario dual, a un escenario de amigo o enemigo con respecto a otras regiones.  El marco del debate tiene que ver con la gestión integral del agua no solo con el trasvase como tal.

Y también a la cuestión que apuntaba antes, el beneficio de unos pocos frente al derecho de muchos. Creo necesario que se plantee el debate del agua en términos de solidaridad y cooperación y no de batalla electoral. Ahí invertimos nuestra idea, hay que desregionalizar el conflicto del agua.

Esto no es un problema de Castilla-La Mancha contra Murcia o contra Valencia

Al  igual que cuando pensamos en construir Castilla-La Mancha pensamos en una regionalización, cuando pensamos en derechos que en el fondo son de todos y de toda la ciudadanía hay que desregionalizar el conflicto. Esto no es un problema de Castilla-La Mancha contra Murcia o contra Valencia. Esto es un problema de cómo gestionamos el agua para que efectivamente sea un acuerdo entre territorios con criterios de solidaridad, cooperación y también ecológicos y de beneficios no solamente de unos pocos.

Eres una persona que no vienes de la política, no has estado relacionado con lo que se ha llamado siempre de alguna forma “lo político”, ¿se puede decir que en el tiempo que llevas ya tienes una radiografía de lo que es la política castellano-manchega, como ves el asunto?

(Risas)… Cuando me metí en Podemos es porque  tenía un diagnóstico de cómo funcionaba  la política y de qué estaba pasando y la verdad  ahora que ya estoy dentro me doy cuenta de que el diagnóstico era cierto. Aún así uno se sorprende, es decir, uno espera o tiene la ilusión de que cuando llegue la cosa no sea tan grave como pensaba. Y es curioso porque lo que me defrauda es que la expectativa se cumple. Esa una especie de paradoja. Me metí en esto porque quería participar en otra forma de entender y practicar la política y cuando llegas a la política de alguna manera esperas poder haberte equivocado en el análisis de la situación, del funcionamiento institucional  y te das cuenta de que efectivamente es así.

Creo que en la política se han desarrollado hábitos y formas de funcionamiento que tienen mucho que ver con lógicas de reparto, con lógicas que se hacen pensando más en los propios partidos políticos que en los servicios a la ciudadanía o en los beneficios para la ciudadanía.

De poco sirve pervivir cuando al final tu pervivencia va en detrimento de muchísima gente

Desafortunadamente en el tiempo que llevamos nos hemos encontrado con eso en muchas ocasiones y muchas conversaciones tanto con un partido como con otro, en las Cortes e incluso en las propias Comisiones Parlamentarias. Y aunque luego lo que transciende públicamente digamos  es la cara amable, en el día a adía de la política parece que siempre hay un pensamiento, no sé si predominante pero muy presente, y es si esto le conviene o no a mi partido, creemos que esa es una de las cosas a cambiar, tenemos que seguir luchando para cambiar la política.

Personalmente, puedo entender que toda institución quiera pervivir y un partido político no deja de ser una institución también, pero de poco sirve la política y de poco sirve pervivir cuando al final tu pervivencia va en detrimento de muchísima gente que ha puesto las expectativas en ti.

Esa es un poco la radiografía de este tiempo. Espero sinceramente poder contribuir en la medida de lo que podamos a que haya variaciones en ese sentido.

Comentarios