Lunes, 23 de Abril de 2018 Actualizado: 03:43 h.

ENTREVISTA

Fernando Alfaro: "No pienso en mí como leyenda, aunque me lo dicen mucho"

El músico alcadoceño, erigido en cimiento del 'indie' nacional, revisa en su último disco ‑'Sangre en los surcos'‑ su larga trayectoria profesional de 30 años de carrera. Ahora tiene por delante dos años de gira, empezando el 7 de abril en Albacete.

Fotografía de Fernando Alfaro, músico albaceteño | Molusco Producciones
Fotografía de Fernando Alfaro, músico albaceteño | Molusco Producciones

ALBACETE.- Fernando Alfaro revisa en su último disco 30 años de música en los que, primero junto a Surfin' Bichos y después con Chucho o en solitario, se ha erigido en cimiento del 'indie' nacional, aunque él, desde su modestia, quiera permanecer ajeno a la medida de su leyenda.

"No suelo pensar mucho en esos términos. Me lo dicen tantas veces que algo habrá, pero en el día a día, frente al espejo, no me veo muy leyenda. Solo puedo decir que siempre que hago una canción, acabo razonablemente satisfecho", señala en una entrevista  tras la reciente edición de 'Sangre en los surcos'.

Se trata de su primer álbum en solitario desde 'Saint-Malo' (2015), así como de su primera obra desde que lanzara 'Los años luz' (2016) con Chucho y de que el pasado año se reuniera en una breve gira con sus amigos y compañeros de Surfin' Bichos, coincidiendo con el 25 aniversario de su disco más celebrado, 'Hermanos carnales'.

Sus planes eran entonces enfrascarse en un nuevo disco, "espartano, con pocos elementos". Coincidió que desde Universal Music le propusieron dejar constancia de los conciertos acústicos que venía desarrollando a solas y en los que repasaba "a ciegas" su carrera con un repertorio apenas esbozado horas antes de cada cita.

"Me pareció una buena conjunción retomar las dos ideas", cuenta Alfaro (Alcadozo, Albacete, 1964) sobre el germen de 'Sangre en los surcos', un extenso recorrido en clave acústica por 21 de sus temas, cuatro de ellos nuevos, incluido el que da título al álbum.

Basado en el 'Blood on the tracks' de Bob Dylan, este asume parte de su intención dramática para "hacer una canción que transcurre de una forma suave, casi como un río, un río de vida, el de la sangre fluyendo", alejado de las connotaciones más "truculentas" que pueda tener el líquido elemento.

Para el repertorio eligió canciones en pos de una estructura propia más allá de la consideración de un "grandes éxitos", razón por la que se alternan temas "de gran predicamento", como 'Fuerte', 'Magic' o 'Camisa hawaiana de fuerza', y otras "de trascendencia interna", como 'Su mano sobre la mía' o 'El último día que me verás', prácticamente "caras B".

En cualquier caso son canciones que, como destaca, "siempre representan de forma sincera trozos de la vida", de su vida. Así se aprecia en la inédita 'Dominó', la que abre el disco, en la que se retrotrae a tiempos aciagos de juventud y heroína en los que durante meses pensó que podía haber contraído el sida.

"Fue como una especie de shock emocional y el efecto fue una motivación brutal para vaciarme en un disco", dice, recordando la grabación del citado 'Hermanos carnales' y reflexionando sobre "las bromas de la vida y ese punto circular que tiene la verdad".

La guitarra acústica y la voz se constituyen en el hilo constante del álbum, los únicos elementos de hecho en algunos de los cortes, como sucedía en el primer volumen de las 'American Recordings' de Johnny Cash, aunque "a un distancia sideral".

"Desde hace muchos años ha sido una inspiración ya no musical para mí, sino vital. Como oyente es uno de mis tótems, aunque su influencia en mi música supongo que no ha sido muy abierta", constata.

Con la mirada al frente, Alfaro tiene por delante dos años de gira en los que presentará en formato de trío este 'Sangre en los surcos', empezando el 7 de abril en ClanDestino de Albacete, cita a la que seguirán otras como la del Palacio de la Prensa de Madrid el 12 de abril o en la sala Apolo de Barcelona el 28 del mismo mes.

Paralelamente, plantea seguir realizando actuaciones completamente en solitario y no descarta irrumpir de nuevo en el mercado con Chucho, alternando ambos proyectos por lo que él viene en llamar "una necesidad fisiológica de hacer canciones".