miércoles 21/10/20
SENTENCIA

El Tribunal de Cuentas condena a Nacho Villa por malversar fondos públicos siendo director de 'TeleCospedal'

  • Considera al exdirector general de Radio Televisión Castilla-La Mancha (RTVCM) responsable de haber realizado pagos injustificados por más de 69.000 euros entre los años 2013 y 2015 a través de tarjetas opacas.
  • Comidas VIP, estancias en hoteles de cinco estrellas, regalos de lujo y extracciones de dinero en efectivo en cajeros, entre los polémicos gastos que fueron cargados sin control al erario público.
El Tribunal de Cuentas condena a Nacho Villa por malversar fondos públicos siendo director de 'TeleCospedal'
Nacho Villa, director de Radio Televisión Castilla-La Mancha (RTVCM) durante la legislatura de María Dolores de Cospedal. ARCHIVO

TOLEDO.- El Tribunal de Cuentas ha condenado por malversación de fondos públicos al que fuera director general de Radio Televisión de Castilla-La Mancha (RTVCM), Nacho Villa, durante el Gobierno regional de María Dolores de Cospedal.

La Sala cifra en 69.349,02 euros los perjuicios ocasionados a los fondos del Ente Público por su exdirector general con las dos tarjetas opacas de crédito Visa Oro de las que dispuso durante su mandato, al no estar justificados dichos gastos, tal y como recoge la sentencia a la que ha tenido acceso PeriódicoCLM.

Pagos realizados por comidas y cenas VIP, estancias en hoteles de cinco estrellas y regalos de lujo que no se consideran justificados "por razones del servicio", tal y como había alegado Villa, al no haberse encontrado relación alguna con satisfacer el interés público. 

Lo mismo sucede en el caso de las cuantiosas facturas abonadas en restaurantes de Toledo sin aparente justificación, alguna de ellas por valor de más de 10.000 euros o los 228 cargos realizados en un establecimiento del Casco histórico -próximo al que era su domicilio en la capital-, por alrededor de 5.000 euros; o las extracciones en metálico realizadas en cajeros (2.700 euros), para las cuales la excusa dada por el exdirector general fue la imposibilidad de realizar el pago con tarjeta en determinados lugares de la región.

Tampoco se considera "justificado" el pago de una comida en Aranjuez con un colaborador de la televisión pública, "dada la desproporción entre la cantidad satisfecha y la finalidad pública e institucional supuestamente perseguida".

Como tampoco la encuentran para los gastos asociados a eventos deportivos o taurinos sin identificar, el seguimiento presencial de la grabación de determinados programas o la asistencia a fiestas populares en diversas localidades.

Tarjetas opacas con las que Villa, según quedó reflejado en la auditoría encargada por la dirección que le sucedió en el Ente Público,  también habría gastado casi 6.000 euros en alcohol o compras en tiendas de decoración y firmas de lujo, como Luis Vuitton, en la que se dejó 235 euros.

Gastos sobre los que no se habría producido ninguna fiscalización durante su mandato, extremo que negó el propio Villa durante una entrevista en televisión, quien justificó dichos pagos como "gastos normales de representación", asegurando al tiempo que todo estaba fiscalizado.

En total considera el Tribunal de Cuentas que entre el 1 de abril de 2013 y el 13 de abril de 2014, Villa gastó injustificadamente 47.970,06 euros con las Visa Oro de la popularmente llamada 'TeleCospedal'; a lo que se sumarían otros 9.342,02 euros entre el 14 de abril de 2014 y el 15 de septiembre de ese mismo año.

Junto a ello entre el 27 de octubre de 2014 y el 11 de septiembre de 2015 se considera acreditado un gasto sin justificación de 12.036,94 euros.

Gastos que constituyeron un menoscabo injustificado del patrimonio del Ente Público de Radiotelevisión de Castilla-La Mancha de los que el Tribunal de Cuentas hace también corresponsables tres exdirectores financieros que pasaron durante el mandato de Villa: Ramón Villaverde, Jerónimo de Mesa y Luis Vicéns del Río, aunque a cada uno de ellos de forma solidaria con Villa "en función del periodo en el que participó en la gestión ilegal" generadora del daño patrimonial.

Cabe recordar que durante esos años en Castilla-La Mancha se acometieron por parte del Ejecutivo regional del Partido Popular numerosos recortes, desde el despido de miles de profesionales a cierre de puntos de atención sanitaria o de escuelas rurales, con la falta de recursos económicos como pretexto. 

Sin embargo desde la dirección del Ente Público Villa seguía gastando con sus 'tarjetas black' en estancias en hoteles de lujo, restaurantes y copas, tanto para él como para sus invitados.

Un uso de tarjetas por parte de altos cargos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que está prohibido desde diciembre de 2015 tras el acuerdo adoptado por el Consejo de Gobierno ya presidido por Emiliano García-Page, a raíz de la polémica generada por el escándalo de Villa.

Acuerdo por el que se prohibía la expedición y uso de tarjetas de crédito o débito emitidas por entidades financieras a favor de la propia Administración regional o del personal a su servicio, incluidos altos cargos y asimilados.

Asimismo se establecía que el personal que dispusiera de ellas debía proceder a su inmediata devolución, adjuntando con ellas una relación de los gastos imputados a las mismas, estando prevista su posterior desactivación y resolución de los contratos.

Una medida que quedaba recogida en la ley de Presupuestos Generales de la Junta de 2016, manteniéndose en posteriores leyes presupuestarias, de modo que su modificación o supresión reside exclusivamente en las Cortes regionales.

Con esta sentencia el Tribunal de Cuentas estima parcialmente la pretensión procesal planteada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que estimaba en más de 82.000 euros los gastos con cargo a los fondos públicos de RTVCM realizados de forma injustificada o  suficientemente injustificada por Nacho Villa; mientras que desde el Ministerio Fiscal se cifraban en más de 117.000 los gastos carentes de justificación o sin contar con la exigida por las normas aplicables.

Entre los gastos que el Tribunal de Cuentas sí considera justificados aquellos realizados con ocasión de la Semana Santa de Cuenca (1.060 euros), pero "no de otras localidades" -como precisa la sentencia- "atendiendo a la especial repercusión pública que tiene dicho acontecimiento y a la correspondiente necesidad de darle una cobertura informativa particularmente amplia".

Del mismo modo considera también justificados los gastos abonados con estas tarjetas de crédito relativas a dos comidas que tuvieron lugar en Manzaneque (92,40 euros) y Chinchón (66,66 euros) con un colaborador de la televisión pública -el mismo al que invitó a comer en Aranjuez y que el Tribunal considera como pago injustificado-. Consideran que estas facturas sí están justificadas no solo por estar identificada "la finalidad pública e institucional de las mismas", sino porque "su precio resulta acorde con dicha finalidad".

Tampoco se estiman las pretensiones de la Junta y del Ministerio Fiscal planteadas respecto al cargo a los fondos públicos de Radiotelevisión de Castilla-La Mancha al abono de forma retroactiva e "indebida" de 78.000 euros al periodista Rubén Martín Martos Pérez, contratado para tareas informativas en materia de deportes.

Y es que aunque en su sentencia el Tribunal de Cuentas reconoce que se produjeron "irregularidades jurídico-formales" en el pago retroactivo de 6.500 euros mensuales, no considera que éste constituya un alcance de los fondos públicos, ni un daño real y efectivo de los mismos, "al haber quedado materialmente justificado que los fondos públicos retribuyeron unos servicios profesionales efectivamente prestados".

DOCUMENTO | La sentencia condenatoria contra Nacho Villa por malversación

Comentarios