miércoles 29.01.2020
CASTILLA-LA MANCHA

Page saca su primer presupuesto con mayoría absoluta, con 480 millones más para gasto y el rechazo de PP y Cs

  • El PSOE aprueba en solitario unas cuentas que ascienden a 10.505 millones de euros, de los cuales 8.093 se destinarán a la prestación de servicios para los castellanomanchegos, un 6,3 por ciento más que en el presupuesto anterior.
  • En el Pleno, que se ha alargado durante toda la jornada -evitando así la sesión prevista para mañana-, se han debatido las 290 enmiendas de la oposición, todas ellas rechazadas por la mayoría socialista, a excepción de tres retiradas por Ciudadanos.
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, celebra junto a su Gobierno y la bancada socialista la aprobación de los Presupuestos regionales de 2020. Foto: A. Pérez Herrera
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, celebra junto a su Gobierno y la bancada socialista la aprobación de los Presupuestos regionales de 2020. Foto: A. Pérez Herrera

TOLEDO.- Castilla-La Mancha ya tiene presupuestos para 2020, después de que las Cortes regionales hayan aprobado este jueves, con el voto a favor del PSOE y en contra del Partido Popular y Ciudadanos unas cuentas que ascienden a 10.505 millones de euros. Aunque se había previsto que el pleno se desarrollara en dos jornadas, concluyendo este viernes, finalmente ha bastado con una sola para cerrar el asunto, por lo que los diputados pueden marcharse desde hoy de vacaciones hasta el próximo 16 de enero.

De este modo, el proyecto de ley de Presupuestos de la Junta para 2020 podrá ser publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha antes de que concluya el año, entrando así en vigor el 1 de enero, tal y como recoge el Estatuto de Autonomía.

Un debate al que se llegaba con cerca de trescientas enmiendas que la oposición mantenía vivas, 230 de la bancada 'popular' y 60 de la formación naranja, todas ellas -a excepción de las tres retiradas por Cs- han sido rechazadas por el PSOE, haciendo así valer su mayoría absoluta.

Así ha recibido luz verde una ley de presupuestos que supone "un punto y seguido respecto a la legislatura anterior", tal y como ha defendido durante su intervención el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina.

Presupuestos que en términos financieros ascienden a 10.505,1 millones de euros, mientras que el presupuesto no financiero, es decir, lo que reciben los ciudadanos en forma de bienes y servicios públicos, son 8.093 millones, un 6,3 por ciento más que el presupuesto de 2018, el último aprobado -480 millones más para políticas de gasto-.

Una ley de presupuestos que entre sus objetivos estratégicos contempla generar riqueza, incentivando el crecimiento económico y la creación de empleo, así como redistribuir la riqueza generada para consolidar el Estado del Bienestar, modernizar los servicios públicos y promover la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos de la región.

Presupuesto que el consejero ha calificado de "riguroso en los ingresos" y "equilibrado", al estar diseñado para cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria y de déficit cero.

Unas cuentas para el 2020 que contemplan destinar 422 millones de euros, un 9,4 por ciento más que en el presupuesto de 2018, para incentivar el crecimiento económico y la creación de empleo; al tiempo que apuestan por la I+D+i con más de 119 millones para ello.

Por otro lado, se consolidan los recursos destinados a la economía agroalimentaria y a la política medioambiental, con 1.400 millones siendo ésta la tercera partida de gasto más importante de estos presupuestos.

Recursos todos ellos que, tal y como ha subrayado el consejero, tienen como objetivo consolidar y ampliar la musculatura empresarial de la región para generar más empleo y reducir la tasa de paro, continuando la línea emprendida en la legislatura anterior.

HACIA EL CAMBIO DE MODELO PRODUCTIVO

Pero además de seguir esta senda, desde el Gobierno de Emiliano García-Page también se pretende que este primer presupuesto de su segunda legislatura sea un punto de partida para la transformación que se pretende llevar a cabo en los próximos cuatro años. Un cambio en el modelo productivo castellanomanchego, de modo que sea más sostenible, innovador y competitivo, basado en el conocimiento, todo ello al amparo del Pacto por el Crecimiento y la Convergencia Económica.

Junto a esa búsqueda del crecimiento económico, serán más de 5.600 millones los que se destinen en 2020 a gasto social, un 8 por ciento más que en 2018.

Y es que según Ruiz Molina, este presupuesto destaca por su carácter social, ya que permitirá seguir reduciendo las listas de espera, mejorar la calidad educativa, financiar adecuadamente las universidades públicas, consolidar la atención a la dependencia, reforzar la red de atención a las personas mayores o con discapacidad e incrementar las ayudas a las familias con menos recursos, cumpliendo así con el compromiso de García-Page de "blindar" el Estado del Bienestar.

Presupuestos cuya mayor partida es la destinada a Sanidad, con 3.000 millones, seguida por Educación, a la que se dedicarán más de 1.800 millones, mientras que para los Servicios Sociales se contemplan cerca de 800 millones de euros.

Unas cuentas que para el presidente del grupo socialista y ponente del dictamen de la Comisión de Economía y Presupuestos, Fernando Mora, destacan por su "compromiso social", su apuesta por la igualdad y la solidaridad, al tiempo que son "cercanas, de diálogo y abiertas al conjunto de la sociedad", al dedicar más del 71 por ciento del gasto no financiero a la consolidación del Estado del Bienestar.

Algo que no han compartido los 'populares', que han considerado que estos presupuestos responden a "cálculos electoralistas", que se han "compactado" con "el rodillo de la mayoría absoluta del PSOE".

Por su parte, desde Ciudadanos la condición para votar a favor de los presupuestos era que todas sus enmiendas fuesen aprobadas. Algo que no se ha producido por lo que han votado en contra junto a los diez diputados del PP.

De este modo se cerraba un pleno en el que además se ha aprobado, contando esta vez con la abstención de Ciudadanos, la ley de Medidas Administrativas y Tributarias, incluida la polémica enmienda sobre la consolidación de cargos.

Comentarios
x