domingo 7/3/21
Advertisement
CASTILLA-LA MANCHA

Page anuncia por sorpresa que hostelería y comercio podrán reabrir a partir del fin de semana

  • Solo tres días después de que su Gobierno aprobase prolongar las duras restricciones por tiempo indefinido, el presidente regional ha anunciado que va a relajarlas y justifica esta decisión en la mejora de los datos de la pandemia.
  • El nuevo planteamiento verá la luz a lo largo de los próximos días, aunque si la situación vuelve a empeorar en la región se recuperarían las limitaciones.
Page anuncia por sorpresa que hostelería y comercio podrán reabrir a partir del fin de semana
El jefe del Ejecutivo de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante una comparecencia en el Palacio de Fuensalida, en Toledo. ARCHIVO

ALBACETE.- Las duras restricciones en la hostelería y el comercio vigentes en Castilla-La Mancha se verán "moduladas" de cara al próximo fin de semana, después de que la evolución de los datos de la pandemia haya ido mejorando.

Así lo ha anunciado el presidente del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, tras la firma de los protocolos de actuación en el ámbito del Proyecto de Singular Interés (PSI) del Parque Aeronáutico y Logístico de Albacete.

Una flexibilización de las medidas vigentes desde el pasado 18 de enero -entre las que se encuentra el cierre total de la hostelería y del comercio no esencial que cuenta con una superficie superior a los 300 metros cuadrados-, que a lo largo de esta semana será concretada.

El anuncio se produce tan solo tres días después de que el Ejecutivo castellanomanchego confirmase la continuidad, sin plazo previsto, de las "duras" medidas establecidas de nivel 3 reforzado, que junto al confinamiento de todos sus municipios y el adelanto del toque de queda a las diez de la noche, contemplaba estos cierres.

Tal y como ha reconocido el presidente regional, "la Navidad nos ha pasado una factura mucho más importante de lo que pensábamos", y por ello se hizo necesario tomar "decisiones dolorosas, ninguna querida", pero "con sentido común y cabeza".

Así ha justificado que se adoptaran aquellas medidas con las que se pretendía ser "coherentes entre el aplauso a los sanitarios" y "lo que esos mismos profesionales" decían que había que hacer.

Y es que, ha asegurado García-Page, "el virus marca la prioridad", puesto que "si no acabamos con el virus, no recuperaremos la situación económica".

Por ello ha defendido las decisiones tomadas por su Gobierno "en función de nuestra responsabilidad" y dentro de un contexto de lo más compartido nivel nacional y por la mayoría de los profesionales que combaten el virus.

Motivos suficientes ante los que no se tiene que explicar, algo que sí cree  que debería hacer "quien decide cosas que no están en coherencia con lo que dicen los profesionales de la salud".

En Castilla-La Mancha, ha destacado, se ha actuado "con conciencia y responsabilidad", tanto por parte del Ejecutivo como de la ciudadanía y la empresa.

Considera que en momentos de crisis "hay que tomar decisiones duras", pero el criterio "es muy claro". Algo que "a lo mejor hoy no se aplaude, pero que tendrá que ser mañana reconocido", ha apostillado. Y es que "no tomar medidas" no puede tener "el mismo valor que tomarlas".

No obstante, será el Consejo de Gobierno reunido con carácter extraordinario -mañana martes está prevista la reunión semanal ordinaria- el que dé luz verde a estas nuevas medidas en las que ya se trabaja y que son fruto de la evolución de los datos "en proporción" a las restricciones que se han ido adoptando. Algo que hace, ha subrayado García-Page, que se esté "en disposición de modularlas".

Así, el presidente de Castilla-La Mancha ha avanzado que "el próximo fin de semana se podrá abordar con un planteamiento diferente", con la "apertura del comercio y la hostelería", aunque dentro de unos márgenes.

Especificaciones que no ha concretado García-Page, puesto que a lo largo de la semana está previsto que los detalles se aborden con los representantes de estos sectores, pero que se pretende que puedan mantenerse "el mayor tiempo posible".

En este sentido ha precisado que la intención es que hasta que se pudiera volver, "no en mucho tiempo" a las condiciones previas a la Navidad, se trataría de "atravesar esta fase de transición" con este planteamiento, hasta que "de manera extendida" se pueda recuperar "una relativa normalidad". 

Un momento en que se entre en una "fase mayoritaria de vacunación" que, según García-Page, podría permitir "abordar el segundo semestre del año con otro gesto".

El presidente regional ha defendido de este modo la modulación de las decisiones en función de la "coherencia que nos marcan los datos", aunque ha mantenido que si estos hubieran seguido siendo "duros", ha apostillado, "no habría habido más remedio" que mantener las restricciones en estos términos.

Sin embargo también ha dejado una puerta abierta a recuperar estas limitaciones, puesto que "si con el tiempo se complican las cosas, habrá que tomarlas" de nuevo. Y es que para García-Page es fundamental actuar "en coherencia".

Comentarios