viernes 21.02.2020
GRÁFICOS | EMPLEO

Castilla-La Mancha deja atrás un año 2019 para olvidar en lo laboral

  • La región cerró el ejercicio destruyendo puestos de trabajo, con 3.700 desempleados más y una tasa de paro que se eleva hasta el 16,56 por ciento, según la Encuesta de Población Activa (EPA).
  • El Gobierno regional atribuye los malos datos a la paralización en la contratación privada, a la inestabilidad política nacional y a que aún no estaban en marcha los planes de empleo públicos.
Imagen de varias personas haciendo cola en una oficina de empleo. ARCHIVO
Imagen de varias personas haciendo cola en una oficina de empleo. ARCHIVO

TOLEDO.-  Castilla-La Mancha sumó el año pasado 3.700 desempleados, un 2,29 por ciento más que en 2018. De este modo alcanzaba los 163.600 parados, lo que supone un aumento del 3,21 por ciento respecto al trimestre anterior, tras haberse registrado 5.100 personas más en situación de desempleo.

Así se desprende de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al cuarto trimestre de 2019, que refleja cómo el 16,56 por ciento de la población activa de la región se encuentra en situación de desempleo.

Datos correspondientes al cuarto trimestre de 2019 en el que se producía también una disminución en el número de ocupados que se situó en 824.200 personas, un descenso de 1.900 personas, lo que supone un 0,23 por ciento menos respecto a los tres meses anteriores y un 0,70 por ciento menos en el último año.

De este modo la tasa de ocupación en la región se sitúa en el 58,54 por ciento, siendo la masculina del 65,16 por ciento frente a la femenina que es del 51,91 por ciento.

Tasa de actividad que a nivel nacional se sitúa en el 58,74 por ciento, dos décimas por encima de la registrada en Castilla-La Mancha en el último trimestre de 2019.

En el conjunto de España, sin embargo, el empleo aumentó en 402.300 personas durante 2019, lo que supone la menor cifra anual desde el inicio de la recuperación económica en 2014, que lleva no obstante el total de ocupados en España a 19,96 millones, el mayor nivel en once años.

Un descenso de la ocupación que sin embargo ha ido acompañado con un aumento de la población activa en Castilla-La Mancha, llegando hasta las 987.800 personas, lo que representa 3.200 más que en el trimestre anterior (0,32 por ciento), pero un 0,22 por ciento menos -2.200 personas- que al término del año anterior.

El año pasado había en la región 1.687.300 personas con 16 años o más al acabar el cuarto trimestre, esto es, 1.600 más que el trimestre anterior y 11.000 más que el año 2018 (0,65 por ciento). De todos ellos, el 16,56 por ciento se encontraban en situación de desempleo.

Datos que por provincias reflejan cómo la tasa de paro más alto la registra Ciudad Real, con un 19,34 por ciento; seguida de Albacete, donde se supera ligeramente la media regional, con el 16,69 por ciento y Toledo, apenas una décima por debajo, con el 16,47 por ciento.

Por su parte las provincias de Cuenca y Guadalajara cerraron el año significativamente por debajo de la media castellanomanchega, con unas tasas de paro del 14,61 por ciento y 13,37 por ciento, respectivamente.

En términos absolutos, es Toledo la que cuenta con mayor número de desempleados, 55.700, seguida por Ciudad Real con 45.000 y Albacete con 30.200 parados. Por su parte la provincia de Guadalajara cerraba el año con 18.800 desempleados, mientras que Cuenca lo hacía con 13.900.

PARALIZACIÓN EN LA CONTRATACIÓN PRIVADA

Unos datos de la EPA que desde el Gobierno regional argumentan que han estado marcados por la paralización de la contratación en la empresa privada debido a la inestabilidad política generada por la falta de Gobierno y a que aún no habían comenzado las contrataciones del plan de empleo público.

Lo apuntaba así la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, quien se ha mostrado confiada en que una vez despejadas las dudas y con los contratos del plan de empleo en marcha, se produzca una mejora en el desempleo.

En este sentido, Franco ha subrayado que la intención del Ejecutivo autonómico es seguir trabajando en reducir la brecha de paro entre hombres y mujeres, al ser entre éstas del 21,92 por ciento frente al 12,3 por ciento del colectivo masculino.

Como dato positivo la consejera destacaba el descenso del desempleo de larga duración, al haberse registrado el mejor dato de los últimos diez años en este colectivo, con una reducción en 4.100 personas en el cuatro trimestre de 2019.

Del mismo modo también hacía hincapié en la bajada de la tasa del paro registrada desde la llegada del PSOE al Gobierno regional en 2015, con la creación de 103.000 puestos de trabajo desde entonces.

"ALGO NO ESTAMOS HACIENDO BIEN"

Sin embargo el lado positivo no se ha encontrado desde otros sectores, que también han valorado este martes los datos de la última EPA. Desde el sindicato Comisiones Obreras lo hacía su secretario general, Paco de la Rosa, quien ha lamentado que pese al crecimiento económico experimentado en la región el pasado año, el aumento en 3.700 personas del desempleo demuestra que "hay cosas que no estamos haciendo bien".

En este sentido subrayaba que "se sigue destruyendo empleo", por lo que ha vuelto a apelar al diálogo social con la patronal y la Administración regional para revertir "esta perversa tendencia".

Por su parte para el sindicato UGT, el descenso de la ocupación y la subida del paro se deben a la "falta de medidas estructurales" y la persistencia de algunas "muy lesivas" como son las dos reformas laborales.

En un comunicado han subrayado cómo esta EPA pone en relieve la "consolidación de la precariedad" tanto en el empleo como en el desempleo, marcada por una tasa de temporalidad que llega al 26,6 por ciento en la región y un paro de larga y muy larga duración que supone el 45,7 por ciento de la población en situación de desempleo.

Reclaman soluciones al nuevo Gobierno de España por el impacto negativo que han dejado las crisis y reformas laborales, así como la puesta en marcha de medidas que "incidan en el reparto de la riqueza y fijen población en los territorios".

Desde la Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam) atribuyen sin embargo este aumento del desempleo a los "efectos perjudiciales" derivados de la subida del salario mínimo interprofesional, al afectar a la capacidad de las empresas para crear empleo.

DISCREPANCIAS ENTRE LOS PARTIDOS

Mientras tanto, en el ámbito político, los ‘populares’ han calificado estos datos de la EPA del cuarto trimestre de 2019 como "demoledores", por lo que consideran "urgente" la puesta en marcha de medidas que generen empleo y riqueza en la región.

Para el PSOE, aunque el repunte del paro no les produce satisfacción, sí que subrayan cómo Castilla-La Mancha se encuentra en los mejores niveles de empleo de los últimos diez años. Para los socialistas la subida del desempleo es consecuencia de un año de "desaceleración" debido a la inestabilidad política y a cuestiones como el Brexit que han supuesto "una piedra en el camino" para un sector tan importante como el de la agricultura.

Finalmente, desde Ciudadanos consideran que estos datos muestran cómo mientras que en España el crecimiento y la creación de empleo se ralentiza pero sube en 22.500 personas, en Castilla-La Mancha "se están deteriorando".

Asimismo han querido destacar la brecha existente respecto a otras comunidades autónomas, pero también la que se mantiene entre hombres y mujeres en la región, que hacen que "EPA tras EPA el paro siga teniendo nombre de mujer".

Comentarios
x