domingo 7/3/21
Advertisement
COVID-19

Cinco días después de abrir la hostelería, Castilla-La Mancha pone fecha a una nueva rebaja de restricciones

  • El Consejo de Gobierno se reunirá este sábado para acordar qué medidas se pueden relajar en función de la evolución de la situación sanitaria, con el objetivo de flexibilizar todo lo que se pueda.
  • La incidencia acumulada a 14 días se sitúa ya por debajo de 400 casos por cada 100.000 habitantes, la mitad que hace unas semanas.
Cinco días después de abrir la hostelería, Castilla-La Mancha pone fecha a una nueva rebaja de restricciones
Grupo de personas usando mascarillas mientras están en la terraza de un local hostelero. EFE/Archivo

TOLEDO.- La región avanza hacia la segunda fase de su desescalada. El próximo lunes entrará en vigor la nueva relajación de medidas para la contención del coronavirus que este sábado tiene previsto aprobar el Ejecutivo castellanomanchego, cuyo objetivo es "flexibilizar todo lo que podamos" en función de cómo vaya evolucionando la situación sanitaria.

Así lo ha señalado el vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras el Consejo de Gobierno celebrado este martes, en el que se ha dado luz verde al anteproyecto de ley de Medidas Económicas, Sociales y Tributarias frente al despoblamiento y para el desarrollo del medio rural de Castilla-La Mancha.

De este modo, tal y como avanzaba ayer el presidente autonómico, Emiliano García-Page, este sábado se reunirá de nuevo con carácter extraordinario el Consejo de Gobierno para analizar los últimos datos sobre la evolución de la covid-19 en la región.

Datos que este lunes ya situaban la incidencia acumulada a 14 días por debajo del umbral de los 400 casos por 100.000 habitantes, "la mitad que teníamos anteriormente", ha subrayado el vicepresidente.

"Si todo evoluciona de esta manera" se podrán tomar medidas de flexibilización, que entrarían en vigor el lunes, "cuando vence el plazo de los 10 días" desde que se rebajaron a nivel 3 -sin refuerzo- las medidas.

Cabe recordar que era el pasado 12 de febrero cuando entraba en vigor la primera 'rebaja' de las restricciones planteada por el Gobierno regional a las medidas que había dictado el 18 de enero, cuando se decretaba el nivel 3 reforzado para todo el territorio, lo que conllevaba también el cierre perimetral municipio a municipio y el adelanto del toque de queda a las diez de la noche.

Medidas que el pasado viernes se relajaban, rebajando a nivel 3 a todo el territorio autonómico -salvo en tres municipios de la provincia de Toledo-, permitiendo así la reapertura de la hostelería, las grandes superficies comerciales, las bibliotecas y los gimnasios, entre otros.

Flexibilización en la que este sábado está previsto dar un paso más, tal y como se ha avanzado desde el Gobierno regional.

Sin embargo no será hasta el mismo sábado cuando se adopte una decisión definitiva, puesto que será entonces cuando se analicen los últimos datos que aporte la Consejería de Sanidad.

Martínez Guijarro considera que está claro que "la voluntad del Gobierno de Castilla-La Mancha es la de flexibilizar todo lo que podamos las medidas", en función de la evolución de la situación. "Éste ha sido siempre nuestro compromiso y lo seguirá siendo de cara al futuro".

BUEN COMPORTAMIENTO

Por su parte el presidente regional justificaba este lunes la nueva flexibilización de medidas destacando que la ciudadanía "se está portando muy bien".

En este sentido subrayaba la importancia de actuar "con cautela" y cumpliendo de forma "estricta" las normas, lo cual conducirá a que "abra más la hostelería y el comercio", a que en un determinado momento no haya que tener más toque de queda y "algún día" incluso "no haya que tener mascarilla". 

Así instaba a seguir cumpliendo las normas, "porque el virus se mueve", ya sea Navidad, Semana Santa o verano.

Según García-Page, desde que se adoptaron medidas más severas en Castilla-La Mancha hace casi un mes, se han evitado 3.000 hospitalizaciones, principalmente de "gente muy mayor" la que que la adopción de medidas ha evitado que tuvieran que ingresar en el hospital.

García-Page también advertía de que "si las cosas se ponen mal" habrá que poner nuevas restricciones. Lo contrario, apostillaba, "sería faltar a mi responsabilidad".

No obstante, el planteamiento del Ejecutivo castellanomanchego para esta semana es poder abrir la mano algo más y relajar las medidas especiales para contener la covid-19 que aún se encuentran vigentes. 

Un planteamiento al que se llega tras contrastar la eficacia que han tenido las medidas adoptadas hace casi un mes, y el elevado cumplimiento de las restricciones por parte de la ciudadanía.

Algo que se pone también de manifiesto, tal y como destacaba García-Page, en que este año únicamente se han diagnosticado oficialmente en España "siete casos" de gripe -sin estar combinada con otras patologías-, de modo que "además de evitar el virus, hemos evitado una de las pandemias que ya teníamos establecidas". Esto, apostillaba, "pone de manifiesto hasta qué punto la gente está cumpliendo las normas".

García-Page apuntaba también la importancia de la economía "vaya bien, que se recupere", y que "pueda ir muy bien la Semana Santa", aunque hay que tener claro que quienes "mandan" son los profesionales de la salud. "No es el presidente ni el consejero" quienes establecen lo que hay que hacer, recalcaba, puesto que "a los profesionales sanitarios no solo hay que aplaudirles en los balcones, hay que hacerles caso".

Comentarios