lunes 14.10.2019

¿Cuándo se Deben Reemplazar los Discos de Freno?

discos de freno
discos de freno

Por lo general, un disco de freno es un disco de hierro (o compuesto de carbono) que está sujeto a la suspensión de un coche, motocicleta o incluso bicicleta y está sujeto por las pastillas de freno que se encuentran en una pinza de freno. La fricción entre el disco de freno y las pastillas es lo que detiene el automóvil.

El disco de freno tiene numerosas ventajas sobre el tambor de freno, ya que disipa el calor rápidamente y proporciona un rendimiento de frenado fuerte y constante. Los frenos de disco también le dan al conductor más ‘sensación’ en el pedal, lo que le permite modular más fácilmente la precisión para una parada suave.

En aplicaciones de alto rendimiento, un disco de freno comprenderá de dos discos unidos uno al lado del otro por varios rotores. Esto, en efecto, hace que el disco esté ‘ventilado’, lo que ayudan aún más a la refrigeración y al rendimiento.

Como una forma de evitar las tensiones asociadas con la acumulación de calor excesivo durante el frenado, algunos discos a veces se montan de forma casi suelta en el cubo a través de estrías gruesas. Este montaje suelto permite que el disco se expanda de manera uniforme con el calor y evita que transfiera demasiado calor al cubo en el que está montado, lo que podría causar una falla.

Los cuidados de los discos de freno

Los discos de freno forman parte, como su nombre lo indica, de los frenos del coche. Los frenos de todo coche son sumamente importantes, y en la mayoría de los casos la gente no les presta la atención adecuada. A los discos de frenado hay que brindarle cada cierto periodo de tiempo, y después de un determinado lapso de tiempo precisan ser reemplazados recambioscoches.es el sitio, para que así el sistema de frenos se mantenga en un estado óptimo y pueda funcionar correctamente.

Se recomienda que cada cierto tiempo revises el líquido de los frenos y  las pastillas de freno, sobre todo procura que éstas últimas no estén demasiado delgadas ya que así no funcionan adecuadamente. Respecto a la falta de líquido en los frenos, esto conlleva a que los discos se perjudiquen y deterioren.

Asimismo, en lo posible conduce con suavidad, para que así no frenes bruscamente y prolongues el tiempo de vida útil de los discos de freno. Recuerda cambiar con frecuencia las pastillas de frenos, porque cuando éstas están muy delgadas los discos de frenos no pueden funcionar bien.

El recambio de los discos de freno

Es posible que debas reemplazar los discos de freno si notas cualquiera de los siguientes signos:

  • Ruido chirriante en los discos de freno: Si escuchas un ruido chirriante fuerte proveniente de los frenos en condiciones normales de manejo, es una advertencia de que es posible que sea necesario cambiar los discos de freno. Este chirrido se puede escuchar incluso cuando no se usan los frenos.
  • Luz de alerta: Algunos coches tienen una luz de advertencia en el tablero para avisarte cuando tus frenos necesitan atención. La mayoría de los sensores tienen la misma vida útil que los discos de freno, por lo que deben reemplazarse junto con los discos de freno. Antes de confiar en este método, lo mejor es consultar el manual de propietario del vehículo, ya que no todos los coches están equipados con dichos sensores.
  • Coche tirando hacia un lado: Si sientes que tu coche está tirando hacia un lado o hacia el otro mientras conduces, podría ser una señal de que el freno de disco precisa un recambio.
  • Comprobación visual: Es una buena ideal revisar visualmente los frenos con regularidad, por ejemplo cada 16000 km. Esto es extremadamente importante si tu coche no tiene sensores.

Comentarios
x