viernes 26/2/21
Advertisement
COVID-19

Fin al cierre de los municipios y otras restricciones que Castilla-La Mancha relaja, excepto en tres pueblos

  • Se amplía la movilidad a toda la región, salvo en tres localidades toledanas que mantienen las medidas de nivel 3 reforzado debido a que no han mejorado los datos.
  • Además de la hostelería y el comercio, reabren los gimnasios, las bibliotecas, museos y archivos, aunque las visitas a los centros sociosanitarios siguen estando prohibidas.
El Consejo de Gobierno se ha reunido de forma extraordinaria para acordar la modulación de medidas.
El Consejo de Gobierno se ha reunido este jueves de forma extraordinaria para acordar la modulación de medidas. Foto: A. Pérez Herrera
Advertisement

TOLEDO.- Castilla-La Mancha relaja las restricciones en todo el territorio salvo en tres municipios toledanos, con la supresión del cierre perimetral municipio a municipio, que pasa a ser de ámbito regional, pero se mantiene el inicio del toque de queda a las 22.00 horas; la hostelería puede volver a abrir sus puertas, al igual que las superficies comerciales de todo tipo, los gimnasios, así como bibliotecas, museos y archivos. 

Flexibilización de las medidas de nivel 3 reforzado decretadas el pasado 18 de enero ante el aumento de casos y de la presión hospitalaria registrado en la región tras la Navidad, que ha aprobado este jueves el Consejo de Gobierno reunido con carácter extraordinario.

Una decisión que devuelve a Castilla-La Mancha a medidas de nivel 3 en todo el territorio, a excepción de las localidades toledanas de Fuensalida, Torrijos y Casarrubios del Monte, donde deberán seguir con las medidas reforzadas; manteniéndose eso sí el toque de queda a las diez de la noche, aunque los datos todavía distan de los que se registraban antes de las fiestas navideñas.

Desde el Gobierno regional consideran que la situación ha mejorado en las últimas semanas gracias al esfuerzo de todos los ciudadanos, lo cual ha permitido reducir de forma visible la incidencia acumulada a 14 días -desde el Ejecutivo ya habían marcado como hito para flexibilizar medidas bajar de los 1.000 casos/100.000 habitantes-.

Así cabe recordar que mientras que el 21 de diciembre, lo que se ha tomado como referencia de la 'prenavidad', se registraban 650 contagios, el dato de este miércoles era aún ligeramente superior, con 683 positivos. Dato que dista de los 3.006 nuevos casos registrados en el pico de esta tercera ola, aunque desde Sanidad se confía en poder "estar más cerca de los 500" la semana que viene.

En cuanto a la incidencia acumulada a 14 días, se iniciaba la Navidad con 277 casos/100.000 habitantes; cifra que el día en que se aumentaban las restricciones, el 18 de enero, se situaba en 1.006 casos/100.000 habitantes,  hace dos semanas era de 1.269 y que poco a poco se ha ido reduciendo hasta los 644 casos/100.000 habitantes que hay hoy.

Datos que, teniendo en cuenta la incidencia acumulada a 7 días, que se sitúa en 194/100.000 habitantes en estos momentos, apuntan a que la situación será aún mejor a una semana vista.

También ha mejorado respecto a las últimas semanas el índice de contagio, que se sitúa ya en 0,70 frente al 1,2 que se llegó a alcanzar, lo cual es reflejo de "las medidas de restricción a la movilidad", que ha llevado a Castilla-La Mancha a ser la segunda comunidad autónoma con el índice de contagio más bajo del país.

En este sentido el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha subrayado que  mientras que hace dos semanas "estábamos muy por encima de la media nacional", ahora "estamos por debajo claramente", lo cual refleja que "la toma de medidas y la restricción de la movilidad de las personas ha dado el fruto que esperábamos".

No obstante, ha advertido, "aquí no ha terminado nada; todavía tenemos que seguir bajando".

A pesar de que todavía hay que seguir incidiendo en la reducción de los datos, el Consejo de Gobierno ha tomado hoy decisiones para modular las medidas de nivel reforzado, pasando un nivel 3 especial, salvo para tres poblaciones toledanas, que en total suman unos 27.000 habitantes, los cuales aún deberán mantener las medidas "prácticamente igual que hasta hoy".

REAPERTURAS

De este modo, Fernández Sanz ha detallado algunas de las medidas que serán de aplicación desde esta medianoche, cuando se publique en el DOCM la instrucción que las regula, junto al decreto relativo a la movilidad.

Medidas que se establecen para los próximos 10 días, entre las que se encuentra la reapertura de la hostelería, pero también del comercio de todo tipo, suprimiéndose la limitación de tamaño del establecimiento -fijada hasta ahora en 300 metros cuadrados-, para el que se establece una limitación de aforo de un tercio. Se elimina también la limitación en los aparcamientos de las superficies comerciales.

Algo que va a exigir a los centros comerciales "extremar el cuidado" con el aforo y el registro del mismo, algo que el sector se ha comprometido a presentar a las autoridades sanitarias cómo hacerlo, mientras que desde Sanidad se evaluará "haciendo inspecciones", al igual que se llevarán a cabo en la hostelería, ha precisado el consejero.

También pueden volver a abrir sus puertas los gimnasios, que lo harán con un aforo de un tercio del habitual.

Mismo aforo que el que se permite en la reapertura de bibliotecas, museos y archivos, que también permanecían cerrados desde el 18 de enero.

Por su parte los hoteles podrán volver a contratar el 50 por ciento de su capacidad y la utilización de sus zonas comunes será al 25 por ciento.

Para los mercadillos y mercados al aire libre se mantienen las restricciones igual que en el nivel 3 previo, con un tercio de los puestos previamente establecidos y una distancia entre ellos de 4 metros.

LIMITAR LOS ENCUENTROS

A pesar de que se relajan las restricciones, el consejero de Sanidad ha vuelto a insistir en la importancia de seguir limitando los encuentros "lo máximo posible". "El que hagamos esta modulación y apertura de las medidas no significa ninguna obligación de llevarlo a cabo", ha recordado.

Y es que para Fernández Sanz "es mucho más importante aplicar el criterio de la responsabilidad, intentar cuidarnos muchos" y limitar la movilidad en la que vivimos en el día a día. "Sabemos que es difícil", ha subrayado, al tiempo que ha agradecido a la ciudadanía el que haya sido posible "llegar hasta aquí", que las medidas hayan tenido este efecto "tan importante".

Lo que se mantiene tal cual es la prohibición de visitas a las residencias de mayores, en las que si bien se ha experimentado igualmente una mejoría, siendo menos los centros con positivos y los residentes afectados, se sigue considerando necesario mantener las restricciones.

En este sentido el consejero ha recordado que la inmunización en los mayores es más lenta, y que por ahora no existen estudios concluyentes al respecto, por lo que todavía habrá que esperar.

NO SON MEDIDAS "ALOCADAS"

Por otra parte, y preguntado por la opinión que tendrán los sanitarios respecto a esta flexibilización de las restricciones, el consejero ha recordado que las decisiones se han ido tomando "de la mano" de los profesionales, que "ellos conocen cómo está evolucionando la pandemia", pero también que "las medidas no pueden ser sine die, que las tenemos que ir modulando".

En este sentido, y tras subrayar la "respuesta envidiable" que están dando, se ha mostrado convencido de que también entienden que "se tienen que modular las medidas" para que la sociedad en su conjunto pueda tener una recuperación "emocional". Así ha incidido en que "la fatiga en la que todos estamos inmersos, también hay que tratarla, controlarla", de ahí el que se modulen las medidas.

Una apertura que "tiene un orden" y que responde a los datos. "Las medidas no son alocadas, abrimos poquito a poquito", ha defendido Fernández Sanz, quien ha avanzado que en semanas posteriores "si se puede y los datos lo permiten" se seguirá abriendo poco a poco hasta que sea posible alcanzar "una normalidad covid".

Comentarios