domingo 15.12.2019
LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Un juez investiga una exposición contra la pederastia de la Iglesia tras la denuncia del lobby ultracatólico

  • El titular del Juzgado de Instrucción nº 2 de Toledo abre diligencias previas contra la obra por un presunto delito de corrupción de menores después de las medidas legales emprendidas por la Asociación Española de Abogados Cristianos.
  • 'Pederoclastia', del artista Fernando Barredo, se puede visitar hasta el 15 de agosto en el Círculo de Arte de Toledo, antigua iglesia de San Vicente, y pretende denunciar los abusos "practicados, consentidos y encubiertos" en el seno de la Iglesia.
Imagen de 'Pederoclastia', la obra de Fernando Barredo de Valenzuela que se encuentra expuesta en el Círculo de Arte de Toledo. PeriódicoCLM
Imagen de 'Pederoclastia', la obra de Fernando Barredo de Valenzuela que se encuentra expuesta en el Círculo de Arte de Toledo. PeriódicoCLM

TOLEDO.- Un 'obispóptero' de seis brazos, lujosamente encamado y rodeado de niños, encadenados a él, "objeto de su lujuria y su maldad", es la figura principal de la instalación que bajo el título 'Pederoclastia' se puede visitar hasta el próximo 15 de agosto en el Círculo de Arte de Toledo. Una antigua iglesia que vuelve a situarse en el centro de la polémica, al albergar esta propuesta escenográfica de Fernando Barredo de Valenzuela, a través de la que pretende denunciar la "atroz pederastia" practicada en el seno de la Iglesia Católica.

Una muestra que desde su inauguración, el pasado 8 de julio, ha sido objeto de diversas críticas, pero también ha llegado a los tribunales en forma de denuncia del lobby ultracatólico, abriéndose contra ella diligencias previas por un presunto delito de corrupción de menores.

Así lo ha acordado el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Toledo tras la denuncia planteada por parte de la Asociación Española de Abogados Cristianos, desde la cual se solicitaban medidas "cautelarísimas", pidiendo la retirada de la obra al considerar que imita ornamentos propios del culto católico "con figuras de niños en actitud sexual explícita", y que en su opinión estaba "instigando a los creyentes".

De este modo, según el grupo de presión, se pondría fin a "un daño inmediato" que a su entender se está cometiendo con la muestra.

Una petición que no ha sido atendida por el juez, lo que permite que la muestra se pueda seguir visitando en este antiguo templo toledano, al menos de momento.

Y es que esta decisión es considerada como algo "ilógico" por parte de Abogados Cristianos,  puesto que "el propio juez considera que puede ser constitutiva de, al menos, un delito de corrupción de menores". Así lo ha señalado la presidenta del colectivo, Polonia Castellanos,  quien ya ha anunciado que su asociación recurrirá la medida.

Sin embargo, la denuncia no hace referencia únicamente a la obra en sí, sino que también arremeten contra su autor, Fernando Barredo de Valenzuela, a quien se refieren como "destacado miembro de Podemos en Castilla-La Mancha" -precisa el colectivo en nota de prensa, y que en su opinión pudiera "haber incurrido además en un delito contra los sentimientos religiosos y otro de incitación al odio".

Pero este lobby está dispuesto a ir aún más allá, y advierte que además tomará medidas contra el Círculo de Arte de Toledo "por promocionar y fomentar una exposición que atenta contra los sentimientos de los católicos y que puede ser constitutiva de un delito de corrupción de menores".

Argumentario esgrimido por el colectivo ultracatólico, desde la que también aprovechan la ocasión para denunciar que "son siempre personas o partidos vinculados con la izquierda más radical los que se empeñan en atacar a los cristianos". A lo que añade que, "hay compañeros del partido [Podemos] al que pertenecía el autor que están condenados por abusos, y sobre ellos no hace crítica".

Asegura Castellanos que los cristianos están "cansados de los continuos ataques siempre por parte de los mismos colectivos", y mantiene que lo único que piden es "el mismo respeto que se tiene al resto de los ciudadanos".

Con todo ello, considera "intolerable" que se apele a la libertad de expresión "para insultar y vejar a los cristianos y ofender nuestras creencias".

A pesar de no atender la petición de medidas cautelarísimas solicitadas por este lobby, en su auto el juez estima que los hechos presentan características que "hacen presumir la posible existencia de un delito de corrupción de menores", por lo que acuerda incoar diligencias previas, entre las que pide la apertura de una pieza de medidas cautelares para resolver sobre la cuestión planteada.

"INSULTANTE" PARA EL ARZOBISPO

Pero antes de la denuncia de la Asociación de Abogados Cristianos, llegaron también las críticas por parte de la autoridad eclesiástica toledana, el arzobispo Braulio Rodríguez, quien arremetía contra la muestra por su línea "insultante".

Lo hacía en su escrito semanal en el que, bajo el título 'Vivir en una época neopagana', señalaba: "Ni yo, obispo de Toledo, soy un 'obispóptero', lleno de lujuria, ni los sacerdotes toledanos, de los que soy responsable, son lo que dice semejante exposición".

Un escrito en el que a pesar de dejar claro que la pederastia "no es en absoluto admisible", como tampoco "la que hayan cometido algunos sacerdotes si está probado", aunque del mismo modo no lo es en su opinión el "condenar sin tener seguridad y dejándose llevar de tópicos o lo que inventan determinados medios de comunicación".

Asegura el prelado toledano que la pederastia "es problema de toda la sociedad española", señalando como los ámbitos en los que más abunda "la familia" y "los centros deportivos", al tiempo que apunta que el porcentaje de los que han abusado de menores dentro de la Iglesia católica "es tan bajo respecto a toda la población española, que es un insulto a la inteligencia hacer afirmaciones que no son verdad, aunque haya sacerdotes pederastas".

Distingue así "entre quienes no pertenecen a la Iglesia o están alejados de ella, pues nada o muy poco comparten con ella dentro del respeto normal en una sociedad plural, y quienes exhiben esta serie de insultos impresentables sin pruebas. A los primeros los respeto; a los segundos, tengo que decir sencillamente que se insultan a sí mismos, por mucho que crean que están en primera línea de pensamiento crítico", añade.

Asimismo Rodríguez Plaza lamenta que para albergar exhibiciones como ésta se utilice "un antiguo templo". En su opinión, nada de esto tiene que ver con la libertad de expresión y sí "con la responsabilidad en lo que se dice y acusa". Una responsabilidad de la que, para el arzobispo de Toledo, también participa "el actual propietario del inmueble".

De este modo es cómo Rodríguez Plaza daba su particular 'toque de atención' al Consistorio toledano, propietario del inmueble aunque de su gestión se encargue la asociación cultural Círculo de Arte.

EL AYUNTAMIENTO, A LA ESPERA

Por su parte, el Ayuntamiento de Toledo dice estar a la espera de la decisión judicial respecto a la polémica exposición para ver "qué hacer al respecto". Y es que, cabe recordar, la antigua iglesia de San Vicente es un espacio de propiedad municipal, que se encuentra cedido a los gerentes del establecimiento.

Así lo ha señalado la portavoz del equipo de Gobierno, Noelia de la Cruz,  quien ha asegurado que el Consistorio respeta "cualquier forma de expresión artística" y que si hay alguien que tiene que dar explicaciones "es el artista", de ahí que desde el Ayuntamiento no se vayan a hacer "valoraciones" de una exposición que está en un espacio que "no es de gestión municipal directa".

SIN REACCIÓN CONTRA LA "IMPUNIDAD"

Críticas y denuncias que sin embargo, hasta el momento, no han podido con esta propuesta artística, cuyo autor recordaba el pasado 15 de julio en su cuenta de Twitter cómo "fue maravilloso ver a tantas multitudes levantarse en apoyo de una mujer violada por una manada de tarados" y se pregunta "por qué no reaccionan así en defensa de los miles de niños violados por sacerdotes durante decenios con total impunidad".

Situación que pretende denunciar con esta polémica instalación. Una denuncia contra "la atroz pederastia practicada, consentida, encubierta y hasta premiada en el seno de la Iglesia Católica" de la que, en el caso español, "no se ve más que la punta del iceberg". Así se presenta la polémica exposición que ha llegado a los tribunales, a través de la que se llama la atención sobre el hecho de que la institución eclesiástica siga aún "ocultando la lista de casos denunciados ante su jerarquía" y que, sin embargo, "no representará ni la tercera parte de las violaciones de niños perpetradas por parte de clérigos de nuestro país", tal y como recoge la reseña de la muestra en la web del Círculo de Arte.

Una instalación que, según advierte Fernando Barredo de Valenzuela, no arremete contra todos los sacerdotes sino solo contra aquellos que "han abusado sexualmente de niños y niñas, o les han violado vilmente mientras sus prelados les han encubierto, limitándose a cambiarles de parroquias cada vez que ha estallado un escándalo, con lo que se les brinda la ocasión, siempre aprovechada, de seguir violando niños en otras zonas".

Pretende así denunciar la "abyecta pederastia de los miles de 'socerdotes' que han violado a niños y niñas en la más absoluta impunidad", así como "a los obispos, cardenales y papas que han hecho lo mismo o lo han encubierto sistemáticamente, institucionalizando semejante aberración con silencio sepulcral y abuso de posición dominante".

De este modo el autor se centra en la "pederastia casi institucionalizada en la Iglesia Católica", en la cual "nunca podría haberse perpetrado sin el poder que por ello ostentan".

Propuesta artística que queda circunscrita a la parte del escenario de la sala, aunque está abierta a la participación de cualquier persona que durante el mes de julio haga llegar sus opiniones escritas, dibujos, fotografías o recortes de prensa, presentados en una cartulina y firmados con nombre y apellidos.

Aportaciones que serán incrustados en los huecos de los seis retablos de acero de 300x300 cm con los que cuenta la sede, dando así cabida en la exposición tanto a apoyos como a críticas.

Comentarios
x