Lunes, 20 de Agosto de 2018 Actualizado: 11:02 h.

VÍDEO | EXPLOTACIÓN SEXUAL

La Policía libera a una mujer en Cuenca tras detener a uno de los proxenetas más buscados del país

La denuncia en la Comisaría de Huesca de una amiga de la víctima puso en marcha la investigación que permitió su rescate. Junto al hombre capturado, líder de una organización que explotaba sexualmente a mujeres, también han sido arrestadas dos colaboradoras.

CUENCA.- Uno de los proxenetas más buscados de España ha sido detenido por la Policía Nacional en Cuenca, al tiempo que se liberaba a una de sus últimas víctimas. El arrestado, de nacionalidad española y 35 años de edad, era el líder de una organización dedicada a la explotación sexual de mujeres. Operaba de forma itinerante por todo el territorio nacional, y contaba con siete reclamaciones en vigor, más de 30 requisitorias ya cesadas y numerosos antecedentes por diversos motivos.   

Una operación que daba comienzo el pasado viernes, cuando en la Comisaría de Huesca una mujer interponía una denuncia. Aseguraba que una amiga suya se encontraba retenida en una vivienda de Cuenca, donde era explotada sexualmente para el pago de una deuda que había adquirido con sus proxenetas. 

Una situación sobre la que la denunciante aportó una serie de indicios y evidencias que indicaban la urgencia de la situación. 

Se ponía así en marcha la coordinación entre diversos grupos operativos del Cuerpo Nacional de Policía, consiguiendo reunir suficiente información del lugar exacto en el que se encontraba retenida la mujer. 

Los agentes estrecharon así el cerco sobre los explotadores y localizaron la vivienda de Cuenca, en la cual entraron y registraron, consiguiendo liberar a la víctima. 

La mujer, según relata la Policía Nacional en un comunicado, se encontraba asustada y temblorosa, rompiendo a llorar al ver a los agentes, debido al estado de ansiedad que vivía y consciente ya de que su calvario había terminado. 

Además de liberar a esta mujer, los policías detuvieron a tres personas. Junto al cabecilla de la organización, también fueron arrestadas una española de 19 años y una venezolana de 26 años, que colaboraban con el proxeneta en el control de las chicas que prostituía. 

Tras recibir las primeras atenciones por parte de los agentes, y menos de 36 horas después de que se iniciara la operación, se conseguía liberar a la mujer y su acogida por parte de una organización no gubernamental. 

Según las investigaciones realizadas, el cabecilla del grupo captaba a sus víctimas a través de Internet, prometiéndoles grandes ingresos. Llegaba incluso a ofrecerles su ayuda para huir de otros proxenetas, por lo que en un principio las víctimas le veían como su salvador. 

MANIPULADOR Y CARISMÁTICO 

La organización llevaba años actuando de modo similar, pero la destreza en la manipulación de las personas por parte del líder del grupo, así como las grandes medidas de seguridad con las que actuaba, le había servido para librarse de la cárcel. A ello contribuía también el uso de documentación de terceros y el carácter itinerante del grupo.  

En el transcurso de la investigación, víctimas y testigos han definido al cabecilla de la trama como una persona "carismática". Carisma que tornaba en manipulación cuando las víctimas se percataban de la explotación real que estaban sufriendo al comenzar las amenazas y la retención hasta el pago de la supuesta deuda contraída.  

El investigado captaba a mujeres de entornos sociales, familiares y económicos necesitados a través de Internet. Les prometía grandes ingresos trabajando en diferentes profesiones llegando a simular ser una mujer para ganarse su confianza. Una especialidad del cabecilla de la organización era captar a mujeres que se encontraban en manos de otros proxenetas, apareciendo en un primer momento como su salvador, para posteriormente explotarlas y someterlas. También captaba a mujeres jóvenes en el mundo de la pornografía amateur engañándolas con falsas promesas.  

Varias mujeres explotadas han denunciado que el investigado les ha dejado deudas con compañías de suministros (gas, luz, agua), telefonía o entidades bancarias por varias decenas de miles de euros. Esto se debía a que el poder de convicción de esta persona hacía que en los primeros días las víctimas le entregaran su documentación con el pretexto de realizar gestiones jurídicas o económicas provechosas para ellas.

UNIDADES ESPECIALIZADAS Y FORMADAS 

La lucha contra la trata de seres humanos es una de las prioridades de la Unión Europea. La coordinación y engranaje multidisciplinar de los diferentes actores intervinientes en la lucha contra la trata de seres humanos es fundamental. Es necesario realizar un abordaje integral, persiguiendo y deteniendo a los delincuentes, asistiendo y protegiendo a las víctimas, y haciendo partícipe a la sociedad en la lucha contra esta lacra.  

La Policía Nacional cuenta con unidades altamente especializadas y formadas que lideran la acción europea con su participación en varios proyectos. Cuentan con un servicio de atención a las víctimas de trata de seres humanos, permanente las 24 horas los 365 días del año, además de una coordinación entre sus unidades estratégicamente desplegadas por territorio español a través de una unidad central con funcionarios altamente especializados. 

Los expertos policiales participan en foros internacionales requeridos por autoridades extranjeras para formar a jueces, fiscales, policías y funcionarios de migraciones en materia de asistencia y protección a víctimas, derechos humanos y lucha contra las redes criminales. 

En los últimos doce meses se han realizado un total de 386 operaciones contra la trata -103 de ellas relacionadas con explotación laboral y 283 con explotación sexual- que se han saldado con la detención de 1793 personas y la liberación de 286 víctimas. 

Un pilar fundamental para desmantelar a las organizaciones criminales dedicadas a la trata es investigar sus estructuras patrimoniales. En los últimos doce meses se han realizado 20 investigaciones patrimoniales sobre 237 personas físicas y 74 personas jurídicas. En todos los casos se han bloqueado cautelarmente los saldos bancarios y la disposición de los bienes patrimoniales. Se han identificado casi 11.500.000 de euros sin justificar procedentes de presuntas actividades ilícitas.