Lunes 10.12.2018
VÍDEO | MALTRATO ANIMAL

Gritos y llantos de dolor de una vaquilla enmaromada al intentar huir de un festejo en Cuenca

  • La lamentable escena tuvo lugar en la primera de las sueltas de las fiestas de San Mateo, donde una veintena de personas provocaron los gemidos estremecedores del animal tirando de las cuerdas que llevaba atadas a los cuernos.

  • Antitaurinos denuncian el alcohol consumido previamente por participantes, entre los cuales también se encuentran menores de dieciséis años, a los cuales no les debería estar permitida la entrada.

CUENCA.- Gritando y llorando de dolor mientras intenta escapar de la tortura que le espera. Esta es la escena que protagonizaba este martes en Cuenca una de las vaquillas enmaromadas que, a pesar de las cuerdas atadas a sus cuernos y la veintena de personas que de ellas tiran, trató de huir del lugar.

Era la primera suelta de las vaquillas enmaromadas organizadas con motivo de las fiestas de San Mateo. Una tradición con la que se recuerda la conquista de la ciudad en el siglo XII, y para lo cual durante cuatro días animales indefensos son sometidos a estas prácticas por las calles del casco antiguo conquense.

Prácticas que han dejado imágenes como las publicadas en las redes sociales por la Asociación Cultural Antitaurina de Ciudad Real, en las que se aprecia cómo el animal, sujeto por los cuernos mediante sendas cuerdas, es sacado a la fuerza del camión en el que había sido transportado hasta las calles del casco histórico conquense.

Una veintena de personas casi no basta para someter al animal, que se revuelve en su intento de escapar, gritando de dolor “ante tanta violencia, acoso y maltrato”, relata el colectivo antitaurino. Intentos que no sirven sino para acabar con el animal por el suelo en una ocasión, y arrodillado poco más adelante.

Escenas de vaquillas enmaromadas que la ciudad de Cuenca vive desde el martes a este viernes durante sus fiestas y que vuelven a ser objeto de denuncia.

Y es que, según recuerda la asociación animalista, según el Reglamento de Festejos Taurinos de Castilla-La Mancha, no están permitidos los toros atados a un punto fijo, por lo que en esta ocasión se le sujeta por parte de una veintena de personas, “sin ningún tipo de formación la mayoría”.

Y a pesar de la crueldad de lo que se ve, desde el colectivo denuncian también que “lo que nunca se muestra al público es el antes y el después del uso público de cada animal”. Explican así que los animales son atados a un punto fijo en las cuadras, pudiendo llegar a estar horas con solo unos centímetros para poder moverse.

Todo ello, critican, se suma al alcohol consumido previamente por muchos de los participantes, entre los cuales también se encuentran menores de dieciséis años a los cuales no les está permitida la entrada, pero participan “sin ningún tipo de control”.

Para la Asociación Cultural Antitaurina Ciudad Real se trata no solo de denunciar las situaciones que se producen, sino también de sensibilizar a las miles de personas, tanto conquenses como turistas, que durante estos días se acercan a la ciudad para vivir sus fiestas. A todos ellos se hace un llamamiento para que comiencen a reclamar un San Mateo “libre de violencia animal”, de modo que se deje de dar la espalda a los cerca de veinte animales que son maltratados durante sus fiestas.

Asimismo, también se dirigen a las asociaciones, entidades y plataformas en defensa de los animales de la ciudad, animándoles a poner la voz en las calles para reclamar el fin de estas prácticas.

Por último, con su denuncia dan un toque de atención al Ayuntamiento de Cuenca, al que critican que siga permitiendo y promocionando el “maltrato animal legal”.

Desde el colectivo antitaurino piden “más valentía y empatía política” en la región, y de modo que se dejen de subvencionar con dinero de todos los ciudadanos los eventos taurinos.

Para terminar, se preguntan sobre la necesidad de programar cinco sueltas de vacas en San Mateo. Una práctica sobre la que reclaman su “total abolición”, aunque apuntan que quizás ya sea hora de “dar un paso adelante” y “al menos, suprimir cuatro de las cinco sueltas”, disminuyendo así al menos el número de animales que tendrían que pasar por ese sufrimiento.

Comentarios
x