Sábado 15.12.2018
PLENO MUNICIPAL

Un 'tren bala' para Cuenca, la idea del PSOE para un trayecto que no tiene ni 3 kilómetros y medio

  • Los socialistas conquenses han propuesto instalar en la ciudad el primer prototipo español del Hyperloop, que alcanza los 387 kilómetros por hora, para recorrer una distancia irrisoria cuyo viaje duraría medio minuto.
  • La polémica moción ha sido rechazada durante el último Pleno municipal con los votos en contra de Partido Popular e Izquierda Unida. Ciudadanos se ha abstenido.
Prototipo del Hyperloop que los socialistas han propuesto instalar en Cuenca, en una imagen de archivo. Foto: AFP
Prototipo del Hyperloop que los socialistas han propuesto instalar en Cuenca, en una imagen de archivo. Foto: AFP

CUENCA.- Los votos en contra del Partido Popular e Izquierda Unida en el pleno del Ayuntamiento de Cuenca han dado al traste con la propuesta socialista de ofrecer la ciudad como terreno de pruebas para el primer prototipo del ‘tren bala’ Hyperloop ‑nombre comercial registrado por la empresa SpaceX‑ que se producirá en España.

Y es que el PSOE elevaba al pleno celebrado este miércoles una moción en la que se proponía que la ciudad de Cuenca se postulase como sede para la puesta en servicio de este tren‑cápsula que, a partir del año 2020 se producirá en la localidad malagueña de Antequera, tras el convenio suscrito entre Adif y el consorcio Virgin Hyperloop One.

Un sistema de transporte que viaja a alta velocidad por un tubo despresurizado sin tocar el suelo, al flotar mediante levitación magnética, y que en pruebas ya ha llegado a alcanzar los 387 kilómetros por hora, aunque las previsiones apuntan a que podría llegar a desplazarse los 1.200 kilómetros/hora.

Los socialistas planteaban así trasladar a Adif y a sus socios el sumarse al proyecto que tienen en marcha, proponiendo el trayecto de algo menos de 3 kilómetros y medio ‑3,44 kilómetros, concretamente‑ que separan las estaciones de tren convencional y la del AVE, como trayecto para probar ese primer prototipo. Así pues, este 'tren bala' solo tardaría 32 segundos en completar dicha distancia, a razón de 107 metros por segundo.

Un recorrido, defendía el PSOE en su propuesta, que tendría “pleno sentido para Adif”, tanto por la firma con Virgin como en materia comercial, al permitir “desplazamientos cortos, casi instantáneos” entre ambas estaciones.

Sistema que, según detallaban los socialistas en la moción, está diseñado para cubrir grandes distancias “con tiempos ahora inimaginables para el transporte terrestre”, pero cuyas primeras pruebas comerciales ven claro que “se realizarán en trayectos cortos”.

Una infraestructura cuyo coste por kilómetro construido será alto en cualquier caso, por lo que su implantación en la capital conquense supondría “potenciar la vanguardia tecnológica y beneficiarse de la visibilidad internacional para la marca Cuenca”.

“Una oportunidad de apoyo a un proyecto vinculado a nuestro país”, defendía durante su intervención en el pleno el concejal socialista Jesús Neira, quien proponía así dar “un paso al frente” y “arriesgarse”.

Y es que, recordaba, el Ayuntamiento de Cuenca ya aprobó una moción para pedir que la fábrica de Tesla viniera a España. Un proyecto ambicioso que reflejaba “confianza en nuestras posibilidades de cara al futuro”.

Por ello invitaba a sus compañeros de Corporación a “no tener miedo al fracaso”, puesto que “es lo único que tenemos garantizado”.

Defendía de este modo la apuesta por una tecnología que, reconocía, “no existe”,  sino que está aún por desarrollar. Por ello desde el PSOE consideraban importante postularse como ciudad para albergar sus primeras pruebas, puesto que después, cuando esté activo, esa oportunidad ya no existirá.

Una advertencia con la que el edil socialista trataba de buscar la complicidad del resto de concejales, a los que instaba a votar “por su cuenta”, con el objetivo de saber “cuántos de ellos están dispuestos a apoyar a su tierra, aunque sea a costa de provocar la sonrisa”.

Una propuesta que recibía el rechazo del Partido Popular, desde el que calificaban la iniciativa socialista como una “ocurrencia de verano”. Lo hacía el concejal de Movilidad, Carlos Navarro, quien acusaba al PSOE de llevar al pleno “ciencia ficción".

Y es que para Navarro, está claro que esa tecnología “va a ir a Andalucía” porque “Pedro Sánchez lo llevará ahí para que Susana Díaz siga muchos años” gobernando. Por ello consideraba que esta moción ni siquiera debería haberse planteado en el pleno del Ayuntamiento de Cuenca, puesto que “no va a llegar a ningún sitio” y lo único que se ha conseguido con ella es “perder el tiempo”.

Por ello pedía a los socialistas la retirada de la moción, para volverla a llevar a pleno “más trabajada, con argumentos para poder apoyarla”.

Comentarios que desde la bancada socialista fueron recibidos como un intento de “ridiculizar” su propuesta, algo que Neira no dudó en recriminar al concejal popular al que recordó que esto es algo que desde el PSOE “nunca se ha hecho”.

Al mismo tiempo quiso recordar al PP que fue su ministro, Íñigo de la Serna, quien ubicó en Antequera el proyecto, por lo que considera que el único impedimento para que el prototipo pudiera probarse en Cuenca es “la falta de voluntad”.

Desde el PP, por su parte, instaban al concejal socialista a preocuparse por que los ministros de Sánchez traigan a “, Albacete, Teruel y Guadalajara”, en lugar de propuestas de “ciencia ficción” como la planteada en este pleno.

“UN PARQUE DE ATRACCIONES”

Una visión de futuro que tampoco compartieron en Ciudadanos, desde el que ironizaban con la propuesta del PSOE, llegando a señalar que “entre el metro-túnel propuesto por el alcalde y el hyperloop del PSOE, Cuenca va a parecer un parque de atracciones”.

Así lo señalaba desde la bancada naranja María Jesús Amores, quien reprochaba a unos y otros que no dejen de “vender ilusiones” de las cuales ‑aseguraba‑ “los ciudadanos ya están cansados”.

Comentarios a los que no tardaría en responder el propio alcalde, Ángel Mariscal, tras el turno de palabra de su grupo municipal, precisando que la del metro-túnel “no es su propuesta” y que él únicamente se había limitado a hacer pública una idea recibida.

Amores aprovechaba su intervención para recordar a los socialistas que votaron en contra de la propuesta realizada por Ciudadanos para instalar cargadores eléctricos para coches, y su argumentación de entonces criticando a Tesla “porque sus baterías eran las más contaminantes”.

Al margen de esto, desde C’s replicaban al PSOE recordando que en Antequera está el parque tecnológico de Andalucía, con gran cantidad de empleos en I+D+i, mientras que lo que el PSOE ofrece en su moción es “una ciudad medieval enclavada en la roca”.

A pesar de ello, y de considerar la propuesta como “onírica”, los ediles de la formación naranja se abstenían en la votación, al no contemplar tampoco la iniciativa como un perjuicio.

Por su parte, Izquierda Unida justificaba su voto en contra de esta propuesta señalando que, a pesar de haber en ella cuestiones positivas, habían pesado más en su decisión las negativas. Así lo detallaba Ana Cruz, quien apuntaba como “contras” de esta iniciativa tanto los costes como las “incertidumbres” existentes respecto a esta tecnología.

La edil de IU reconocía la necesidad de “agarrarse a un clavo ardiendo” a cualquier cosa que pueda mejorar la vida de los ciudadanos, pero esta tecnología en materia de transporte “está muy en pañales”.

De este modo, los votos en contra de los ediles de PP e IU frenaban esta iniciativa socialista. Una decisión con la que desde el PSOE consideran que “se cierran las puertas al futuro y a los puestos de trabajo en I+D+i” para la ciudad.

Comentarios
x