Martes, 17 de Julio de 2018 Actualizado: 14:25 h.

DURANTE EL PLENO MUNICIPAL

El PP, con el escudo de Falange en mano, se niega a retirar los símbolos franquistas de Cuenca

Blandiendo una placa falangista y asegurando que su yugo y flechas no pueden calificarse como franquistas, el concejal 'popular' Carlos Navarro defendió el rechazo de su partido a una moción para cumplir la Ley de Memoria Histórica y se refirió a sus promotores como "culpables de la Guerra Civil".

El edil 'popular' Carlos Navarro mostrando en el Pleno la placa con el yugo y las flechas
El edil 'popular' Carlos Navarro mostrando en el Pleno la placa con el yugo y las flechas

CUENCA.- El Partido Popular de Cuenca ha vuelto a demostrar, esta vez el escudo de la Falange en mano, que el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica no va con ellos, como ponía de manifiesto el episodio vivido este martes durante el Pleno municipal, en el que uno de los ediles del equipo de Gobierno sacaba una de las 140 placas con el yugo y las flechas que aún quedan en la ciudad para defender el rechazo 'popular' a la retirada de la simbología franquista. 

Todo sucedió después de que Izquierda Unida llevara al pleno de este mes de mayo una moción instando al Gobierno local que lidera el conservador Ángel Mariscal a hacer cumplir la ley y los acuerdos adoptados por el propio Ayuntamiento en esta materia. Una petición con la que recogía la iniciativa planteada el pasado mes de marzo por la Asociación 'Ciudadanos por la República', la cual registraba un escrito en el Consistorio conquense solicitando que se procediera "a la mayor brevedad" a "erradicar los vestigios franquistas" aún presentes en los espacios públicos del municipio.  

Petición ya abordada en el Pleno, fruto de la cual fueron diversos acuerdos aprobados por mayoría, declarados por los tribunales "ajustados a derecho" por sentencia firme, en los cuales se determina que el Consistorio eliminaría del término municipal "todo aquello" que hiciera referencia a la dictadura franquista "en cualquiera de sus manifestaciones". 

Para facilitar esa labor, el colectivo adjuntaba a su solicitud un censo elaborado por la propia asociación, que recoge la iconografía franquista aún presente en la ciudad. Elementos entre los que se encontraba el rótulo de piedra con el emblema de la Falange de la calle Nuestra Señora del Buen Suceso, así como las 140 placas del Instituto Nacional de la Vivienda y el Ministerio de la Vivienda "con el escudo del partido único franquista" que aún lucen en las fachadas de viviendas de distintos barrios conquenses. 

Símbolos todos ellos a retirar en cumplimiento del artículo 15 de la ley de Memoria Histórica, según el cual las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, "tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura". 

Precisamente una de esas 140 placas es la que blandía durante su defensa de la negativa del PP a aprobar la moción el concejal Carlos Navarro, quien llegó a señalar que estos símbolos, de acuerdo a la ley, no pueden calificarse como franquistas. Una idea que ya expuso en el pleno de abril, cuando refiriéndose a esta petición, el edil denominaba a la ley aprobada en 2017 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como 'ley de Desmemoria Histórica', afirmando también que el yugo y las flechas fueron "logotipos" de un "instituto oficial del Estado" y que, por ende, no suponían "exaltación de nada". 

Una puesta en escena que dejaba atónita a la oposición y llegaba a suscitar alguna que otra sonrisa entre sus compañeros de bancada. 

Atrezzo aparte, los conservadores volvían a basar su oposición al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica argumentando que dichas placas se encuentran emplazadas en propiedades privadas, tal y como ya hiciera cuando se abordó la retirada de los símbolos franquistas de un lateral de la Catedral, planteando entonces que era propiedad del Obispado. Una inscripción de José Antonio Primo de Rivera y los casetones con escudos de la Falange que, cabe recordar, comenzaron a ser retirados finalmente ‑y después de pasar también por la Justicia‑ el pasado mes de marzo. 

Asimismo, y recurriendo al argumentario empleado en otros muchos lugares por sus compañeros de partido, el edil 'popular' tampoco dudó en esgrimir que con esta moción se abría de nuevo "el enfrentamiento", así como el consabido 'no se encuentra entre las prioridades de los ciudadanos'. 

Pero en esta ocasión, en la que todos los partidos de la oposición ‑IU, PSOE y Ciudadanos‑ coincidían en la necesidad de cumplir la ley y proceder a la retirada de los símbolos, el concejal del PP también quiso arremeter contra el colectivo promotor de la iniciativa, la Asociación 'Ciudadanos por la República', al que se refería como un "colectivo del Frente Popular, culpable de la Guerra Civil"

Una acusación a la que no se hacía esperar la respuesta del propio colectivo. 'Ciudadanos por la República' respondía de forma contundente al edil en sus redes sociales, en las que escribían: "Pobre Sr. Navarro, cuando usted daba clase no había todavía historia, de ahí su desconocimiento del tema. Los que provocaron una Guerra Civil mediante un golpe de estado a un gobierno legítimo salido de las urnas, no fuimos nosotros, fueron los de las placas". 

La moción, que salía adelante con los votos de Izquierda Unida, PSOE y Ciudadanos, instaba al Ayuntamiento a realizar un requerimiento a las comunidades de propietarios concediéndoles un plazo para efectuar la retirada de las placas con el símbolo franquista, con la advertencia de que, en caso de incumplir el requerimiento, se ejecutará de forma subsidiaria "a costa del obligado" y conllevando también la retirada de ayudas y subvenciones. 

De esta forma, con la retirada de estas placas, se actuará en la misma línea que lo han hecho otras ciudades como Valencia, Málaga, Barcelona, Vitoria o Tarragona, en las que observando la legislación vigente, se ha procedido a suprimir las placas del Ministerio de la Vivienda o el Instituto Nacional de la Vivienda con el escudo de la Falange que aún se conservaban. 

Respecto a la inscripción en piedra de la calle Nuestra Señora del Buen Suceso, la moción establecía que deberá ser retirado por la propia Administración municipal "con medios propios". 

Un nuevo acuerdo plenario en este sentido al que deberá dar cumplimiento el Gobierno municipal del Partido Popular que preside Ángel Mariscal.