Sábado 15.12.2018
POLÉMICA EN LAS REDES

El alcalde de Cuenca insulta a un ciudadano en Twitter por denunciar el deterioro de los parques

El regidor Ángel Mariscal, del Partido Popular, llama “demagogo” y “personaje sin vergüenza” a un vecino que había denunciado a través de las redes sociales el estado de abandono de los parques infantiles conquenses.

Inicio de la discusión en Twitter entre el regidor conquense y un vecino. PeriódicoCLM
Inicio de la discusión en Twitter entre el regidor conquense y un vecino. PeriódicoCLM

CUENCA.- Las redes sociales y el uso que hacen de ellas los conquenses para denunciar situaciones que no les parecen correctas en la capital, se han convertido en el caballo de batalla del alcalde, el ‘popular’ Ángel Mariscal, quien considera que no son el medio adecuado para trasladar quejas ciudadanas al Consistorio. 

Así lo ha puesto de manifiesto el regidor conquense tras protagonizar el pasado fin de semana un fuerte encontronazo con un tuitero que publicaba diversas fotografías sobre la situación de deterioro en la que se encuentran varias zonas de juego infantil de los parques de la ciudad. 

Este usuario de Twitter, Diego Redondo, vecino de Cuenca que vive actualmente en Madrid pero que regresaba a su ciudad natal para pasar parte del verano, se quejaba de la desaparición de la rampa de acceso a un columpio del parque de San Julián, de la presencia de clavos a la vista en los juegos de la plaza de España y el suelo roto en el de Carretería. Imágenes que acompañaba de un comentario, “He encontrado Cuenca muy abandonada”, que no sentaba nada bien al regidor conquense. 

Mariscal emprendía así el contraataque, respondiendo a los tuits de Redondo, preguntándole si así creía que lo iba a arreglar, recriminándole que las redes sociales no eran “los cauces” para este tipo de denuncias y criticando su intento de hacer “demagogia y oportunismo”

Formas del alcalde de Cuenca que tampoco gustaron al tuitero, que contestaba señalando que su queja “no es demagogia ni oportunismo”, pues únicamente había visto el estado de los parques “a los que no puedo ir con mi hija”, no le había gustado y lo había publicado en las redes. Comentario al que Mariscal respondía calificando el comportamiento del vecino conquense como “una falta de respeto, como mínimo”.

Además, el regidor del PP describió al denunciante como “personaje sin vergüenza” y se refirió a su profesión de una manera despectiva: “Y dices que eres matemático y director de un centro de adultos, pues vamos apañados”.

Un rifirrafe en las redes sociales que llevaba a Redondo a presentar un escrito en el Ayuntamiento solicitando el cierre de las zonas de juego de los parques de Carretería y Plaza de España, al ser inseguras para los menores.  

Asimismo, se dirigía a los grupos municipales de la oposición, instándoles a pedir a Mariscal que se disculpe por tratar de este modo a un ciudadano.

Polémica que también ha servido para impulsar una petición que desde tiempo lleva puesta en marcha en la plataforma change.org relativa a la necesaria intervención en los parques de la ciudad. 

Además, en escena entró también el concejal conquense de Seguridad y Servicios a la Ciudad, el ‘popular’ Pedro García Hidalgo, quien no dudaba corregir las formas del regidor y contestar a las quejas del vecino de una manera educada. “Tiene usted razón. Le diré que en los próximos presupuestos tenemos una partida de 300.000 euros para reparar las áreas infantiles. Somos un ayuntamiento con una situación económica delicada”, apuntaba.

MARISCAL NO SE DISCULPA Y BORRA SUS MENSAJES

Por su parte, el regidor conquense decidió no disculparse y siguió insistiendo en que todo esto es fruto de una campaña organizada. Así lo reflejaba en una publicación en su cuenta de Facebook, en la que no hace referencia a su carácter personal como sí apunta en la de Twitter. Texto en el que, bajo el título “Ganas de ganeta”, el regidor expone su punto de vista sobre lo sucedido. 

En su escrito, Mariscal tilda de “indignante” que una persona en lugar de poner una queja o una reclamación formal, lo cual reconoce como “una obligación ciudadana”, lo primero y único que haga sea “promover una campaña en redes sociales pensando que así puede conseguir algo”. 

Una forma de trasladar quejas y denuncias que en otras ciudades sí son bien recibidas, o que compañeros de Mariscal en el Partido Popular emplean desde la oposición en otros puntos de la región, como por ejemplo en el caso de Toledo, pero que al regidor conquense no le parece la vía más adecuada y que considera “demagogia”. 

Algo que dice se confirma “cuando este tuitero con todo muy bien organizado pide entrevistas, sigue enviando tuits y, claro, llegan las amenazas de toda la fauna que pulula en las redes”. De esta forma se refería Mariscal a los apoyos que el denunciante recibía a través de Twitter tras la polémica generada, unos tuits que el regidor califica como “insultantes, ofensivos y calumniosos”, a los que ‑critica‑ “también se suman caras conocidas del PSOE”, partido desde el que también han pedido al regidor que se disculpe tras criticar la imagen de la ciudad que está proyectando con su actitud “irrespetuosa y prepotente”.

Finalmente, ante tanta controversia, el alcalde de Cuenca acabó bloqueando en Twitter al vecino y decidió eliminar todos los mensajes que había publicado a través de sus redes sociales para contestarle.

Comentarios
x