Lunes, 23 de Abril de 2018 Actualizado: 03:29 h.

CONTENIDO PATROCINADO

Estos son los tipos de colágeno, y lo que hacen por nuestra salud

 

Además, combinar colágeno con magnesio, proporciona un sistema óseo y muscular mucho más sano.

 

inductores-de-colageno
inductores-de-colageno

Cuando se habla del colágeno, se piensa rápidamente en el tema estético, dado que gran cantidad de especialistas lo utilizan en el ámbito de la belleza para los tratamientos cosméticos. Sin embargo, se trata de un tema que va mucho más allá.

De hecho, el colágeno es la proteína esencial más abundante en el cuerpo humano, encontrándose en huevos, músculos, tendones y piel. Su importancia es tal, que se trata de la sustancia que mantiene el cuerpo unido, proporcionando fuerza y estructura. Pues bien, existen distintos tipos de colágeno, de los cuales cada uno cumple con una función distinta.

Colágeno con magnesio: una combinación excelente para el organismo

El magnesio, al combinarlo con colágeno, adquiere una importancia vital en el mantenimiento del sistema óseo y muscular, evitando así posibles deficiencias, y contribuyendo a que los procesos fisiológicos se desarrollen correctamente. A la hora de adquirir un suplemento de magnesio, resulta trascendental conocer las diferentes sales, en función de su biodisponibilidad, así como sus beneficios.

En aquellos casos en los que existe una deficiencia de magnesio, se pueden producir espasmos y calambres musculares, agravamiento de las digestiones, e incluso afecciones cognitivas tales como ansiedad o problemas para conciliar el sueño. También pueden darse migrañas.

¿Para qué sirve el colágeno con magnesio?

La importancia del calcio en la formación ósea adquiere tal importancia, que es capaz de estimular la calcitonina, hormona que secreta la tiroides y que tiene por fin equilibrar los niveles de calcio, siendo así posible evitar la excesiva presencia de calcio y su posible acumulación indebida.

¿Qué es el colágeno hidrolizado?

El colágeno hidrolizado consiste en colágeno derivado del hueso y cartílago bovino. Normalmente el hueso es triturado, molido, desgrasado y remojado en ácido para eliminar el calcio, empapado nuevamente para romper los enlaces de colágeno, y finalmente deshidratado. Dicho proceso genera aminoácidos pequeños e intactos, los cuales no se han dañado. Los mismos son reabsorbidos de forma rápida por el torrente sanguíneo, y se utilizan como componentes básicos del nuevo colágeno. El colágeno hidrolizado, a modo de polvo seco, se puede reconstituir y aun así, ser utilizado como producto alimenticio de gelatina.

¿En qué nos ayuda?

El colágeno hidrolizado es un producto alimenticio comestible, y puede ser consumido en las cantidades recomendadas para la ingesta diaria de proteínas, generando importantes beneficios en el organismo. Se utiliza también de forma frecuente en el recubrimiento de cápsulas de muchos medicamentos, para que su consumo sea más fácil.

¿De dónde procede el colágeno marino?

Por su parte, el colágeno marino es una variante que puede proceder de distintas fuentes, entre las que se incluyen bovinos y otros tipos de animales. Los péptidos de colágeno marino proceden completamente de colágeno de pescado, sea piel de pescado o bien escamas. Gracias a su composición única y su estructura, los péptidos de colágeno marino aportan gran cantidad de beneficios para la salud.

¿Cuáles son sus beneficios?

Entre los beneficios del colágeno marino, cabe destacar su altísima absorción y biodisponibilidad. El colágeno marino presenta el tamaño de partícula más pequeña, y el peso molecular más bajo de todos los tipos de colágeno. Es por esto que pasa más fácilmente al torrente sanguíneo a través de la pared intestinal, proporcionando una mejor cicatrización, reparación y nutrición.