Miércoles 26.09.2018
CONTENIDO PATROCINADO

La lencería se consolida como uno de los sectores más prósperos

Los españoles gastan casi mil millones de euros en lencería y en piezas de corsetería mientras que el sector aumenta su facturación a una media del 7% cada año

 

Tienda Lencería
Tienda Lencería

La ropa interior femenina sexy se ha convertido en un filón para las empresas de moda. Un área que crece cada año su facturación a un ritmo de los 8% y que en España, según los datos facilitados por el Centro de Información Textil y de la Confección, alcanza una facturación de cerca de 1.000 millones de euros.

El motivo de que la venta de lencería femenina esté gozando de una época dorada se debe a la importancia que ha ganado el uso de este tipo de textiles en la mujer de hoy en día. Una mujer que valora la importancia que tiene la ropa íntima a la hora de sentirse seguras y cómodas. Por ello, las mujeres del siglo XXI no dudan en dedicar una parte importante de sus ingresos a comprar esta ropa en una tienda de lencería sexy.

Una mentalidad muy diferente a las mujeres de la década de las 80, quienes acostumbraban a llevar ropa interior sin ningún tipo de estética sexy. No le daban importancia. Y, además, las opciones de acceder a este tipo de ropa interior era muy limitada en aquellos años, ya que en aquella época la cantidad de oferta especializada en lencería femenina era muy inferior a la que hay ahora. Y, además, había una connotación negativa con respecto a su utilización.

La oferta hoy en día y lejos de parecer haber llegado a su tope sigue aumentando debido al mayor consumo ejercido por la mujer del siglo XXI. Al respecto, fuentes del sector textil, apuntan que este sector lleva creciendo los últimos años a un ritmo del 8% en lo que se refiere a su facturación.

En cuanto a los productos más comprados por parte de la mujer en España, según los últimos datos publicado en el “Informe económico sobre lencería, corsetería y baño”, el sujetador continúa siendo la prenda más solicitada por las mujeres, con un consumo que supera las 43 millones de unidades vendidas.

A la hora de comprar lencería fina son muchas las opciones y los lugares que se presentan. La compra física ha ganado terreno en este sentido con la apertura de tiendas específicas dirigidas al público femenino. No obstante, el e-commerce también ha supuesto una auténtica revolución en el sector, ya que acapara un porcentaje importante de las ventas de lencería sexy realizadas en España. Entre los beneficios de comprar en el canal online, como la que se puede ver aquí, destaca una mayor variedad de productos y la intimidad que ofrece el poder adquirir los productos desde casa.

En cuanto a las tendencias, las prendas más solicitadas hoy en día son, según explican desde la tienda de Lencería, Moda y Disfraces Venus Plaza, son las más sofisticadas y seductoras. El perfil de cliente es muy variado aunque destaca en los productos más atrevidos las jóvenes, quienes no tienen reparos a la hora comprar y utilizar las últimas tendencias.

Perfil de comprador

El perfil de la compradora de lencería sexy es el de una mujer con una edad comprendida entre los 27 y los 48 años. Se trata de mujeres independientes, con un nivel de formación superior y con trabajo estable que se sienten seguras y buscan una ropa interior atractiva para el día a día. El ticket medio de este perfil de público a la hora de comprar ropa íntima es superior a los 58 euros, lo que pone de manifiesto que se trata de un sector que cuenta con una clientela fiel y dispuesta a dedicar un porcentaje de su salario a su “segunda piel”.

Las chicas más jóvenes también representan otro porcentaje del público objetivo, aunque el de las mujeres de 27 y 48 años es el dominante. Además, también se ha producido en los últimos años un incremento en el número de hombres que compran ropa femenina para sus parejas. “Se decidan por regalar este tipo de ropa a sus parejas, apostando sobre todo por los corsets, los ligueros e incluso disfraces sexys”.

Sexys y cómodas

El incremento de la producción de lencería sexy, incluido la de encaje, ha ido unido también a una mayor comodidad de la misma. Atrás han quedado los tiempos en los que utilizar unas bragas con encaje suponía sufrir rozaduras. Las firmas de moda invierten una gran cantidad de tiempo, dinero y esfuerzo en crear productos cómodos y sensuales para la mujer, ya que son conscientes de que los utilizan en el día a día y no sólo en casa para los momentos íntimos.

Comentarios
x