Lunes 10.12.2018
CONTENIDO PATROCINADO

Cómo elegir la tarifa de luz que más se adapte a tus necesidades

 

No solo existen las tarifas por horas, aunque son las mas aceptadas, también existen tarifas planas o de precios fijos.

 

PeriodicoCLM
PeriodicoCLM

A muchas personas les cuesta decidirse por el tipo de plan de electricidad que deben contratar. Por un lado, existen las propuestas del mercado regulado, las cuales están supervisadas por el Gobierno, y por otro lado, se encuentran las conocidas como de mercado libre.

Sin embargo, el desconocimiento hace que el usuario suela escoger una tarifa que no se adapta concretamente a sus necesidades. Por ese motivo, para saber cuál de ellas le conviene más, tiene que saber el consumo que hace y cómo lo hace.

¿Qué tarifa eléctrica debo elegir?

A la hora de tomar una decisión, lo primero que ha de plantearse el consumidor es cuándo va a hacer más uso de energía. En base a eso podrá elegir entre tres tipos de tarifas: tarifas por horas, tarifas planas y tarifas de precios fijos.

La tarifa por horas es exclusiva del mercado regulado, la tarifa plana solo está disponible en el mercado libre, y por último, la tarifa de precio fijo suele ser en la actualidad la más habitual.

¿Cuáles son las ventajas del mercado regulado?

Las dos ventajas más interesantes del mercado regulado son: por un lado, el usuario no tendrá que firmar ninguna permanencia, y por otro lado, la compañía no obliga a contratar servicios adicionales.

La tarifa por horas o PVPC es la principal tarifa regulada que se conoce. Esta tarifa proporciona el precio del kWh en función del mercado, es decir, el precio varía cada día y cada hora. De esta forma se paga el coste más justo, el cual puede verse afectado por cualquier agente externo, como la climatología o la demanda extra de energía.

También existen otras tarifas de coste fijo, es decir, las tarifas clásicas. Estas mantienen durante todo un año un precio concreto para el kWh. Dentro de este tipo de tarifa se pueden distinguir otras tres. Una de ellas mantiene el mismo precio durante las veinticuatro horas del día, y las otras dos proporcionan precios más bajos durante la noche.

¿Cuáles son las ventajas del mercado libre?

Sin embargo, no todo el mundo quiere estar pendiente día tras día para saber a qué hora le sale más rentable consumir energía. Si este es el caso, el usuario puede plantearse su cambio a alguna de las compañías del mercado libre, como por ejemplo Energya VM.

Entre las tarifas de precio fijo de mercado libre y las reguladas se puede apreciar actualmente una gran diferencia: el precio. Con la de mercado libre el usuario podrá ahorrar unos cuantos euros al mes, lo que se notará sin duda al cabo del año.

No obstante, para no llevarse ninguna sorpresa, el consumidor debe elegir una tarifa que no conlleve la contratación de servicios adicionales si no los necesita, ya que de lo contrario podrá comprobar como su factura se encarece.

¿Qué diferencia hay entre cuota fija y tarifa plana?

Aunque a priori parezcan iguales, lo cierto es que entre ambas modalidades existen algunas diferencias. En la tarifa plana, el usuario acuerda con la compañía un consumo anual máximo, a partir del cual se establecen unos precios. Estas cuotas no son flexibles, lo que significa que se aplicarán unas estándar según unas franjas de consumo tabuladas. El consumidor tendrá que elegir aquella que más se aproxime a su consumo medio anual, tras haber estudiado exhaustivamente sus facturas de los años anteriores.

En la cuota fija el cliente tiene que pagar un precio fijo cada mes, el cual se establece en función de su consumo medio durante los últimos años. La ventaja de esta modalidad es que no existe un precio máximo que no se puede superar.

En la tarifa plana, si se supera el precio que se fijó en el contrato, el individuo tendrá que hacer frente a una penalización extra, la cual dependerá de los kilovatios por hora consumidos de más. Sin embargo, en la cuota fija se lleva al final de cada año una revisión del consumo que ha realizado el individuo. En el caso de que esta sea inferior o se ajuste a la cuota que se ha pagado, la empresa eléctrica le devolverá la cantidad correspondiente por los kilovatios que no se han consumido.

Elige una tarifa según tus necesidades

Hay que tener en cuenta que cada una de las modalidades se adapta a un perfil diferente de usuario, por lo que es preciso estudiar a fondo cuál de ellas puede ajustarse mejor a sus necesidades. La cuota fija parece ser más justa que la tarifa plana, ya que si el usuario no se ajusta al volumen de consumo elegido, tendrá que pagar una penalización, aunque a priori el precio por kilovatio sea barato.

Si no se van a cumplir a rajatabla los requisitos de la tarifa plana, es preferible optar por la cuota fija, siendo este un modelo más conservador pero más seguro, con el cual no se corre el riesgo de ser penalizado al final del año.

Comentarios
x