Miércoles, 23 de Mayo de 2018 Actualizado: 20:58 h.

CONTENIDO PATROCINADO

Los cuatro consejos más valorados para ligar por Internet

Las citas online ya son una clara tendencia y las reglas han cambiado a la hora de establecer nuevas relaciones por este medio.

Ligar Online
Ligar Online

Pensar que ligar por Internet es semejante a hacerlo en persona podría ser un grave error. Hay que tener en cuenta que las relaciones que se establecen por Internet suelen ser más impersonales precisamente por la falta de presencialidad.

Una de las dificultades más comunes es la ausencia de lenguaje verbal, que podría convertir una broma en una ofensa y viceversa. En realidad, esto ocurre en todos los ámbitos de la comunicación online, ya sea en las relaciones a distancia, a nivel laboral y, como no podía ser menos, en el ámbito del “ligoteo”.

Algunos encuentran dificultades para entablar relaciones online y suelen achacarse a factores que en el fondo no suelen ser reales: motivos de apariencia, de falta de autoestima, de incomprensión... Sin embargo, la realidad es que es posible estar equivocado en un aspecto muy trivial y no darse cuenta por falta de experiencia o atención.

Existe una serie de elementos clave que toda persona debería conocer a la hora de entrar en el mundo de las citas online. Tener esto presente puede cambiar seriamente los resultados en cuestión de minutos. Lo mejor es que existen plataformas como liruch que nos permitirán acceder de manera inmediata para poner en práctica todos estos consejos.

Las claves más importantes para ligar online

1. La regla de la décima parte

Esta regla funciona para todo en la vida, aunque es imprescindible tenerla en cuenta para los sitios de citas online y así no frustrarse antes de tiempo. La regla consiste en un principio muy sencillo: lo que esperas, multiplícalo por 10 y esto se va a aproximar a la realidad. Por dar un ejemplo: si esperas conocer a un chico o una chica después de contactar con 7, estima que tendrás que contactar con 70. Si crees que tardarás 3 días en concertar una cita, piensa que posiblemente acabe siendo un mes.

Esto no es un sistema pesimista, más bien se amolda a expectativas más realistas. Con las expectativas correctas, la motivación prevalecerá en el tiempo. Nadie quiere hablar con una persona que ya está cansada porque sus resultados anteriores no fueron como esperaba. Si todavía no has llegado al límite de tus expectativas reales (no de las originales), seguirás tratando con la gente como si fuera el primer día y esto se notará en los resultados.

Recuerda que esto se debe aplicar absolutamente a todos los pasos, incluso en la cita. Es posible que esa primera cita sea un verdadero desastre. ¡Piensa que todavía te quedan otros/as 9 para llegar a tu límite! Sea como sea, merece la pena invertir un esfuerzo constante en ello y, si llegase antes, estará dentro de tus expectativas.

2. Sobrepasarse no tiene sentido

Está bien hacer un gran esfuerzo, pero todo tiene sus límites. No tiene sentido escribir mensajes de cientos de palabras. Hay que recordar que aunque no exista presencialidad, hay varios elementos que son exactamente iguales. Nadie quiere escuchar un monólogo, ni leer un texto de 10.000 palabras. El término medio existe: piensa por un momento cómo sería al revés, si la otra persona fuera un/a amigo/a tuyo con el que entablas una conversación cualquiera, ¿te parecería adecuado que tu amigo monopolizara la conversación o te escribiera mensajes infinitos? Es fundamental tener una medida de intensidad en todo momento.

3. Las fotos son importantes, pero con cuidado

Tener una sola foto es escaso, y si no se pone foto mejor ni empezar. De ser posible, hay que tener un buen set de fotos de diferentes momentos. Lo ideal es que las fotos muestren algo de tu personalidad. Si te gusta viajar, pon una foto de esos viajes. Si te gusta la aventura, pon la foto escalando esa montaña. Se tiene que ver quién eres y cómo eres, es decir, una foto hecha a 400 metros de distancia es lo mismo que una foto de un paisaje y, por lo tanto, no cuenta.

Lo mismo ocurre si la foto trata de mostrar un componente demasiado sexy: Podrías estar subliminando cuál es tu objetivo. Elige fotos acordes a tus compromisos y tus objetivos, como si fueran parte de una historia que estás contando.

4. La descripción también es importante

En las páginas de citas como liruch.com es posible introducir una descripción debajo de tus fotografías contando algo que te apetezca mostrar.

Hay que recordar que aquello que escribas puede ser un arma de doble filo: presumir demasiado puede ser un signo de arrogancia y esto no será plato de buen gusto. Es buena idea contar lo bien que se te da preparar platos italianos, pero es mala idea decir lo increíblemente bien que te va en la vida: mientras no te conozcan, solo suena como un farol que muchos usan y a pocos les funciona.

Además, tampoco es buena idea auto-sabotearse. Si se te da mal bailar, no lo cuentes. Si no quieres causar una mala impresión a alguien cuya pasión es el baile, la pregunta realmente sería: ¿para qué quieres causarle una buena impresión? Posiblemente no te vaya bien en ese encuentro. Plantea tus fortalezas sin presumir de ellas y espera a que sean de agrado para alguien.