Sábado 15.12.2018
CONTENIDO PATROCINADO

Beneficios del rol para los niños y juegos apropiados para ellos

 

A pesar de los prejuicios injustificados que no hace tanto existían respecto del rol, cada vez más padres, padres e incluso docentes se dan cuenta de las ventajas que este tiene en la infancia

 

 

Juegos de mesa y rol
Juegos de mesa y rol

Hemos consultado a los especialistas de https://juegosdemesayrol.com/ acerca del tema, y nos han comentado algunos puntos clave que hoy os traemos respecto a la interacción que pueden tener nuestros hijos con el rol, las cosas positivas que puede aportarles y las formas más adecuadas de acercarles a esta afición.

¿Qué puede aportar a un niño jugar a rol?

Bueno, empecemos por lo más evidente: como cualquier actividad de ocio, el rol puede ser una estupenda fuente de diversión, simple y llanamente. Los pequeños siempre buscan nuevos juegos con los que entretenerse, y esta es una opción muy recomendable, tanto más por los motivos que mencionamos a continuación.

Estimula su imaginación. Hoy en día, cuando los niños empiezan a estar pegados a videoconsolas y móviles desde una edad cada vez más temprana, es innegable que enseguida dejan de lado entretenimientos más imaginativos, esos juegos con los que todos nos hemos divertido de pequeños que sólo requerían de varios amigos y, a lo sumo, palos u otros elementos que pudieran representar cualquier accesorio que se nos ocurriera. Juegos en los que primaban la imaginación y la creatividad.

No negaremos que existan videojuegos adecuados para un público infantil que estimulen la creatividad, pero el hecho de volcar su imaginación dentro de los límites de lo que un software alberga reduce las posibilidades. En cambio, los juegos de rol ofrecen un conjunto de reglas (más o menos complicadas según el juego y el público al que se dirija) y una ambientación o una o varias sugerencias para ambientar el juego, pero todo de una forma opcional: en todo manual de rol, basta leer las primeras páginas para encontrar alguna variante de las famosas palabras “utiliza lo que te sirva, y modifica el resto como mejor se adapte a tu grupo de juego”. Es decir, que ofrece reglas, pero no las impone. Son flexibles y están orientadas a hacer el juego más disfrutable, no al contrario.

Así, los juegos de rol invitan a expandir la propia imaginación, permitiendo interpretar al personaje que se desee en el entorno que se prefiera, sin limitaciones fruto del código de un programa o las normas estrictas del juego. La imaginación es muy importante, durante toda la vida en realidad, pero para un niño es un bien todavía más valioso si cabe.

Ayuda a desarrollar la empatía. Como en el rol podemos interpretar a otra persona, esto conduce a que nos pongamos en su lugar. Ser capaces de ver las cosas desde puntos de vista ajenos, de situarnos en el lugar de otro y entender, dentro de lo posible, lo que piensa y siente, es vital durante toda la vida. Esta clase de juegos ayudan a evitar que los pequeños se formen prejuicios, al igual que reduce las posibilidades de que se conviertan en adultos de mentalidad cerrada. En resumen, ayudan a desarrollar la inteligencia emocional.

También ofrecen un entorno ficticio (y por tanto seguro) donde se les anima a tomar decisiones y asumir los resultados de estas sin miedo ni estrés, lo que les ayudará de cara a un futuro. Además, el rol es un juego no competitivo, lo que viene bien para transmitirles que ganar no es en absoluto lo más importante, menos aún cuando se está jugando por pasarlo bien.

Aparte de estos beneficios, tan importantes (pues la inteligencia creativa y la inteligencia emocional son claves, tanto para el bienestar del niño como para su formación de cara a la adultez), según cómo sea el juego que les preparemos podríamos aprovechar la ocasión para que aprendan de forma divertida. Según lo creativos que nosotros seamos, podríamos enseñarles historia, lengua, incluso matemáticas, así como valores importantes de cara a cuando deban hacer su camino en el mundo.

¿Cómo adaptar el rol a los niños?

Sin embargo, hay algunas premisas que debemos tener en cuenta a la hora de mostrar a los pequeños esta forma de ocio, el mismo cuidado que se debe tener con películas, literatura, videojuegos y un largo etcétera: que se adapte a ellos. Lo primero y evidente es escoger algo apropiado para ellos. Existen muchos juegos orientados a un público infantil (además de los que podamos inventar para, y con, ellos). Naturalmente, hay juegos que son excelentes, pero no están pensados para niños. Por poner ejemplos conocidos, La Llamada de Cthulhu (basado en el terror cósmico de Lovecraft) o los juegos de Mundo de Tinieblas (protagonizados por criaturas sobrenaturales que viven historias de horror personal).

No solo hay que mirar que la temática sea adecuada, sino también que las reglas no les agobien. Hay sistemas que resultan bastante complicados de entrada, y podrían no ser lo mejor para que un pequeño tome contacto con el rol (algunos no son adecuados para nadie que empiece, incluso si es adulto). No hemos de olvidar que lo más importante son los beneficios que mencionamos arriba, y para eso no hacen falta normas complejas, más bien al contrario.

Por poner algunos ejemplos, en juegosdemesayrol.com nos han mencionado Pequeños detectives de monstruos, un juego narrativo ideal para estimular su imaginación y animarles a crear historias, u Hora de aventuras, que les permitirá vivir las suyas propias dentro de la popular serie de dibujos. Estos son solo dos de los incontables juegos de rol para niños que existen.

Fuente consultada: https://juegosdemesayrol.com/

Comentarios
x