Sábado 15.12.2018
TRIBUNALES

Condenados por amenazar con disparar al edil de IU que pidió quitar el monumento franquista de Villarrobledo

  • La Justicia sanciona a los dos vecinos de esta localidad albaceteña que intimidaron a Manuel Clemente por promover la retirada del monolito dedicado a los 'Caídos por el Glorioso Movimiento Nacional'.

  • Delante del concejal, uno de los ahora condenados aseguró estar dispuesto a "cargarse a quien hiciera falta" para evitarlo, mientras que el otro dijo poseer un rifle y que veía "todo muy bien desde su ventana".
Imagen del concejal amenazado, Manuel Clemente, junto al monolito franquista de Villarrobledo. PeriódicoCLM
Imagen del concejal amenazado, Manuel Clemente, junto al monolito franquista de Villarrobledo. PeriódicoCLM

ALBACETE.- El Juzgado de Instrucción número 2 de Villarrobledo ha condenado a dos vecinos de esta localidad albaceteña por amenazar con disparar al concejal de Izquierda Unida, Manuel Clemente, después de que éste propusiera retirar el monumento franquista que se ubica en un parque público del municipio.

La sentencia, a la que ha tenido acceso PeriódicoCLM,  les condena por un delito leve de amenazas a un mes de multa, a razón de cinco euros diarios, con una responsabilidad personal de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa insatisfechas.

Cabe recordar que el edil recibía dichas amenazas el pasado 9 de mayo, cuando desde su formación se ponía sobre la mesa la necesidad de retirar el polémico monolito dedicado a los 'Caídos por el Glorioso Movimiento Nacional' en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

Allí se encontraba esperando una conexión para ser entrevistado en el programa 'Espejo Público', de Antena 3, cuando un grupo de vecinos, junto a los que se encontraban presentes varios representantes del PP local, empezaron a elevar el tono de los comentarios.

Fue entonces cuando uno de los ahora condenados señalaba que no estaba dispuesto a permitir que se retirara el monumento, apuntando que traería "una escopeta" y estaba dispuesto a "cargarse" a quien hiciera falta.

Un primer comentario al que inicialmente el concejal de Izquierda Unida no daba mayor importancia, pero al que después se sumaba la amenaza de otro vecino, que aseguraba tener un rifle de su propiedad y que veía "todo muy bien desde su ventana".

Amenazas que proferían contra el edil a un metro escaso de distancia, y mientras dirigían sus miradas hacia él, extremo que corroboraba un testigo durante el juicio celebrado el pasado 1 de octubre.

Palabras que hacían entonces reaccionar a Manuel Clemente, quien se dirigía al grupo a preguntarles si le estaban amenazando y llamando posteriormente a la Guardia Civil para que se personase en el lugar.

Relataba entonces el edil que "una cosa es que te vean por la calle o en Twitter y te insulten", pero otra bien distinta es que "delante de ti hablen de que te van a pegar un tiro". Situación que consideraba había rebasado todos los límites, por lo que no dudaba en presentar la correspondiente denuncia.

Durante el juicio, los acusados reconocieron haber pronunciado las amenazas, aunque afirmaron que "no iban contra el denunciante, sino que las hicieron en general", tal y como recoge el fallo.

No obstante, teniendo en cuenta todas las declaraciones y las circunstancias del caso, concluye la jueza que concurren en el caso "todos los elementos del tipo penal enjuiciado", tanto el objetivo, al ser las expresiones empleadas "objetivamente amenazantes", y el subjetivo, "porque las mismas fueron suficientes para causar temor al sujeto pasivo, hasta el punto que se llamó a la Guardia Civil para que se personara en el lugar".

La jueza tiene en cuenta también que aunque las amenazas se hicieron en plural, los denunciados se encontraban muy cerca del denunciante y las profirieron mientras lo miraban. Amenazas que se hicieron, además, "en medio de un momento de conflicto social y político, ante la retirada de un monumento franquista con la que los denunciados no estaban de acuerdo, lo que hacía aún más creíbles las amenazas". De ahí, considera la magistrada, que el denunciante las percibiera "como reales y dirigidas contra él".

Por todo ello, la jueza considera criminalmente responsables a los dos denunciados, al haber "ejecutado, directa y personalmente" los actos constitutivos de la falta que se les imputa, un delito leve de amenazas, para el que el Código Penal establece una pena de multa de 1 a 3 meses.

Así, teniendo en cuenta los hechos denunciados, el reconocimiento por parte de los denunciados de las expresiones proferidas y que uno de ellos pidió perdón antes del juicio al denunciante por lo sucedido, considera la jueza que lo adecuado es imponer a los denunciados una pena de multa de cinco euros diarios, rebajando así la petición de la acusación que solicitaba una pena de tres meses de multa a razón de doce euros diarios. Asimismo, son condenados a las costas procesales.

Contra esta sentencia, dictada el 12 de noviembre, cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Albacete, el cual se deberá formalizar por escrito en un plazo de cinco días.

Tras conocer el fallo, el concejal de IU en el Ayuntamiento de Villarrobledo ha celebrado que "la violencia y las amenazas del fascismo no han quedado impunes en esta ocasión".

No obstante, considera que esto demuestra "la necesidad de seguir luchando por la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas del fascismo" en Villarrobledo, así como desarrollar políticas que "beban de lo mejor de nuestras raíces republicanas para construir un futuro de libertad" para la localidad.

Respecto al monumento franquista, Manuel Clemente ha lamentado que sigue en el mismo lugar en el que estaba, porque el equipo de gobierno municipal del PSOE "tomó la decisión de retirar solo algunos símbolos y no derribarlo".

Cabe recordar que la propuesta de mantener el monolito fue aprobada por el pleno del Ayuntamiento de Villarrobledo con los votos a favor de los concejales de PSOE, PP, del edil de 'Si se Puede Villarrobledo' -afín a Podemos- y de un concejal no adscrito, mientras que Clemente votó en contra.

Esta decisión se tomó pese a la existencia de un informe jurídico que ratificaba que el monumento franquista debía ser retirado por completo. Un documento, desvelado en exclusiva por PeriódicoCLM, en el que se señala que la eliminación del monolito es "obligatoria" y su preservación, aunque sea parcial, "inviable".

Un día después del pleno y ante la negativa a eliminar esta exaltación a los golpistas, el abogado memorialista Eduardo Ranz decidió judicializar el asunto, presentando un recurso contencioso-administrativo contra el Consistorio villarrobledense.

Comentarios
x