Miércoles, 23 de Mayo de 2018 Actualizado: 20:12 h.

El Ayuntamiento de Villarrobledo, ante los tribunales por conservar su monolito franquista

El abogado memorialista Eduardo Ranz ha interpuesto un recurso contencioso‑administrativo contra el Consistorio de esta localidad albaceteña un día después de que el Pleno, a propuesta del PSOE, haya decidido mantener en pie el monumento retirándole solo algunos símbolos.

Fotografía de algunos símbolos del monumento franquista de Villarrobledo. Archivo
Fotografía de algunos símbolos del monumento franquista de Villarrobledo. Archivo

ALBACETE.- Eduardo Ranz, abogado experto en Memoria Histórica, lleva ante los tribunales al Ayuntamiento de Villarrobledo por negarse a retirar su controvertido monumento dedicado a los ‘caídos por el glorioso movimiento nacional’, situado en el parque público Joaquín Acacio.

El letrado, conocido por el caso de las exhumaciones del Valle de los Caídos y por plantar cara a las instituciones que no eliminan vestigios de la Dictadura, ha comunicado este martes que ya ha interpuesto un recurso contencioso‑administrativo contra el Consistorio de esta localidad albaceteña al mantener el monolito "de homenaje a los golpistas".

En un comunicado, Ranz recuerda que, en agosto de 2016, solicitó al Ayuntamiento de Villarrobledo, que gobierna el PSOE, el cambio de nombre de las calles Calvo Sotelo, Generalísimo, José Antonio y Avenida del Generalísimo de la pedanía de Casas de Peña, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

Además, reclamó al Consistorio villarrobledense la elaboración de un catálogo de vestigios del franquismo en el municipio, haciendo especial hincapié en la existencia del monolito del parque Joaquín Acacio, ha señalado el abogado.

Ya en julio de 2017, Ranz recibió una respuesta del Ayuntamiento, a la que ha tenido acceso PeriódicoCLM, en la que el alcalde, el socialista Alberto González, le comunicaba que se procedía a redefinir el callejero y le anunciaba la constitución de una comisión para determinar si en dicho parque había símbolos "que pudieran inclumplir la referida ley".

Documento | Respuesta del Ayuntamiento de Villarrobledo a Eduardo Ranz

Pero diez meses más tarde "la simbología sigue existiendo en el monumento, y la comisión, de existir, no ha elaborado informe alguno, por lo que he procedido a interponer recurso contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento de Villarrobledo", explica el letrado.

Este recurso se produce tan solo un día después de conocer que el monumento se mantendrá en pie, pues el Pleno aprobó una propuesta del PSOE, a la que se sumaban el PP, Se Puede Villarrobledo ‑la marca de Podemos en la localidad albaceteña‑ y un concejal no adscrito, en la que se acordaba retirarle, únicamente, tres escudos franquistas, así como una inscripción a José Antonio Primo de Rivera y otra en la que se puede leer el lema 'Presentes'.

Un monolito que sigue incumpliendo así la Ley de Memoria Histórica, al conservar, entre otros símbolos, la laureada franquista y la inscripción 'Villarrobledo a sus mártires', tal y como denunciaba el edil de Izquierda Unida, Manuel Clemente, quien se quedaba solo en su defensa de la supresión total del monolito.

Asimismo, se conservarán cuatro placas con los nombres de los vecinos de la localidad que participaron en el levantamiento militar contra el Gobierno republicano y apoyaron el golpe de Estado, en las que también están incluidos cuatro miembros de la División Azul, y que sin embargo ahora son consideradas por el Consistorio municipal como "recuerdos privados".  

Respecto a las amenazas de muerte que el pasado miércoles recibía el concejal de IU por su postura sobre el monumento franquista, Eduardo Ranz también ha aprovechado su comunicado para trasladarle apoyo y solidaridad. "Bien sé lo que es recibir amenazas en el pueblo familiar, por hacer cumplir una ley tan humanitaria como la Ley de Memoria", ha aseverado el letrado.

LA RETIRADA TOTAL ES "OBLIGATORIA"

A todo ello se suma la existencia de un informe jurídico, encargado por Izquierda Unida, en el que se ratifica que la eliminación completa del monumento franquista de Villarrobledo es "obligatoria", por lo que su mantenimiento es "incompatible" con el espíritu de la legalidad penal vigente y su preservación, aunque sea parcial, es "inviable".

El documento, desvelado ayer por PeriódicoCLM y el diario Público, considera que la conservación del monolito representa "un acto de humillación y desprecio" a las víctimas de los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y la Dictadura de Franco, y también hace referencia a diversos ejemplos jurisprudenciales que ortorgan al Consistorio villarrobledense "plena legitimación" para llevar su retirada total.