Lunes, 18 de Junio de 2018 Actualizado: 19:26 h.

VÍDEO | MEDIO AMBIENTE

El agua de la cabecera del Tajo fluye por el trasvase con más caudal que en el propio río

La derivación hídrica autorizada para este mes por el Gobierno de Rajoy desde los embalses de Entrepeñas y Buendía se está produciendo a razón de 10 metros cúbicos por segundo, un cauce mayor que el del propio Tajo a su paso por Aranjuez.

TOLEDO.- El grifo del acueducto Tajo‑Segura volvía a abrirse este lunes, después de que el Consejo de Ministros aprobase el pasado viernes la triple derivación de agua de un total de 60 hectómetros cúbicos propuesta por la Comisión Técnica del trasvase con el beneplácito de la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina.

A una velocidad cercana a los 10 metros cúbicos por segundo, el agua de los embalses de la cabecera del Tajo comenzaba a enviarse a la una de la tarde. Se abría entonces la llave del trasvase, con un caudal de 3,56 metros cúbicos por segundo, que una hora después ya prácticamente triplicaba. Volvía así a funcionar meses después de la última transferencia hídrica desde la cabecera del maltrecho Tajo hacia Levante, que ha circulado casi con más agua que el propio río lo hacía a su paso por Aranjuez, donde tampoco se superaban los 10 metros cúbicos por segundo.

Y así, desde hace ya más de 24 horas el agua almacenada en Entrepeñas y Buendía sigue fluyendo hacia el Segura, atendiendo las demandas de los regantes levantinos, que si bien durante los meses en los que ha sido imposible trasvasar porque no había agua en el Tajo han visto satisfechas sus necesidades con las desaladoras, hoy prefieren servirse de la 'solidaridad' de Castilla-La Mancha para atender sus intereses económicos.

Embalses de Entrepeñas y Buendía a los que la lluvia ha dando un pequeño respiro, aumentando ligeramente sus reservas, con 220,92 y 270,77 hectómetros cúbicos almacenados, respectivamente.

COMIENZA EL "SAQUEO"

Después de que empezase de nuevo el agua a fluir por el canal del trasvase, desde el colectivo Río Tajo Vivo denunciaban el inicio del nuevo "saqueo". Criticaban así que el Gobierno de Mariano Rajoy comenzase a "vaciar" la cabecera del Tajo, con sus embalses aún al 19 por ciento de su capacidad, para sustentar "la insostenible agricultura" levantina, "con miles de hectáreas de regadíos ilegales".

Una situación que no ha dudado en denunciar este martes en sus redes sociales la consejera castellano‑manchega de Fomento, Agustina García Élez, quien publicaba un vídeo del trasvase a su paso por la localidad conquense de Belmontejo, en el que se aprecia la ingente cantidad de agua que fluye hacia el Segura, sin tener en cuenta las necesidades de la cuenca cedente.

Cuenca de origen en la que el Tajo no llega a alcanzar ese caudal en algunos puntos, como a su paso por la localidad madrileña de Aranjuez. Una zona en la que, según los datos de la propia Confederación hidrográfica del Tajo, el caudal del río es "totalmente plano", habiéndose convertido "en una tubería a expensas del trasvase", criticaba García Élez.

Para la titular de Fomento se trata pues de la "materialización del atraco" que se viene denunciando desde hace días en Castilla-La Mancha.

"INSULTO" Y "ENORME INMORALIDAD"

Similares términos en los que se pronunciaba el presidente del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, quien denunciaba el "insulto y la enorme inmoralidad" que supone que por el canal del trasvase vaya "tanta agua como por el río Tajo".

Asimismo, criticaba el estado en que se encuentra la tubería en algunos tramos, con numerosos desperfectos, lo que está haciendo que "se esté despilfarrando una parte importante del agua que le quitan al río".

Por ello, García-Page insistía en la necesidad de evitar una política "cortoplacista" en la gestión del agua, ya que en la España seca el problema es "estructural". El presidente castellano‑manchego asegura que en la región se entienden las necesidades del Levante y sus regantes, aunque no por ello se deban "olvidar" las necesidades de los regantes de Castilla-La Mancha, los cuales "llevan años esperando la ampliación de regadíos" lo cual no se puede plantear debido a la escasez de agua.

En este sentido, se volvía a pronunciar a favor de la desalación para combatir los problemas de falta de agua en Levante, puesto que, "si en estos meses en que no ha podido funcionar el trasvase porque no ha habido agua" lo han podido hacer "sin problemas con las desalinizadoras", puede plantearse "no como una solución provisional, sino definitiva".

Reacciones que también se producían en el otro extremo del trasvase, donde el presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, volvía a asegurar que comprende la posición de Page contra la derivación de agua, aunque no la comparte.

Puig, que firmaba diversos acuerdos en materia de financiación autonómica, agua e infraestructuras con el presidente de la Región de Murcia, el ‘popular’ Fernando López Miras, se felicitaba por la aprobación de esta nueva trasferencia de agua, ya que el campo alicantino "vive una coyuntura de urgencia".

No obstante, pedía evitar cualquier tipo de "confrontación" y "partidismo" con el agua y la financiación, apostando por "un ejercicio pedagógico permanente" para alcanzar el mayor acuerdo posible.

Tras referirse a la agricultura valenciana y murciana como las que mayor desarrollo "competitivo y productivo" tienen, planteaba la necesidad de garantizar que ésta "tenga capacidad de desarrollo" mediante un acuerdo encaminado a "garantizar agua para siempre".

EMBALSES QUE HOY SON "CHARCOS"

Sin embargo la visión que tienen los agricultores de las vegas de Aranjuez es bien distinta. Tienen claro que la política de trasvases "ha consolidado un modelo de desarrollo de una zona sacrificando a otra", haciendo además que derivación tras derivación los embalses de la cabecera del Tajo queden reducidos a "charcos".

En declaraciones a la SER, el presidente de la Asociación de Productores de la Huerta de Aranjuez, Fernando Alcázar, lamentaba así la falta de caudal en el Tajo, en el que "apenas hay corriente", lo que se ha llevado "la vida" que tenía hace algunos años, apuntaba por su parte el presidente de Dinamiza Aranjuez, Joaquín Cot.

De momento los primeros 20 hectómetros cúbicos del mes de abril ya viajan rumbo a Levante, una operación que se volverá a repetir en mayo y junio. Meses en los que, tal y como recoge la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la autorización del trasvase desde Entrepeñas y Buendía, si "se constatase modificación de situación de nivel 3, se procedería a la convocatoria de la Comisión Central de Explotación para revisar los acuerdos adoptados".

Una 'carta en la manga' que se reserva el Ministerio de García Tejerina, que podría hacer que si los embalses de cabecera llegasen a los 600 hectómetros cúbicos, se duplicase el triple trasvase ya autorizado, hasta alcanzar los 114 hectómetros cúbicos. Una "trampa" que también denunciaba este lunes el colectivo Río Tajo Vivo antes de que se abriera el grifo del acueducto Tajo-Segura, convencidos de que el objetivo es "exprimir al máximo" el río.