Sábado, 23 de Junio de 2018 Actualizado: 23:45 h.

REACCIONES AL ANUNCIO DEL GOBIERNO CENTRAL

Rechazo frontal a un nuevo ciclo trasvasista que hipoteca el futuro del Tajo

Desde los municipios ribereños a Talavera de la Reina, pasando por Aranjuez y Toledo, las reacciones en contra del inminente trasvase anunciado por la ministra Tejerina han seguido el curso del Tajo, llevando la indignación y el rechazo de sus gobernantes y ciudadanos.

Tuberías del trasvase Tajo-Segura | EFE/Archivo
Tuberías del trasvase Tajo-Segura | EFE/Archivo

TOLEDO.- Las alcaldesas de Toledo y Aranjuez y las localidades ribereñas de la cabecera del Tajo han expresado su rechazo a la inminente aprobación de un nuevo trasvase al Segura tras el anuncio realizado por la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. 

En un comunicado, las alcaldesas Milagros Tolón (Toledo) y Cristina Moreno (Aranjuez) y la Asociación de Municipios Ribereños han mostrado su rechazo "de manera enérgica" a la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de autorizar un nuevo trasvase del Tajo hacia Levante en el mes de abril. 

Los firmantes del comunicado han explicado que esta medida supondrá "iniciar de nuevo un ciclo trasvasista que conduce a los pueblos y ciudades del Tajo a ver mermados su patrimonio medioambiental y sus posibilidades de un desarrollo social sostenible" y que condena a alguno de ellos a un empobrecimiento socioeconómico de sus recursos. 

Asimismo, han denunciado la falta de sensibilidad del Ejecutivo central, que "ha esperado a que las reservas superen apenas el límite legal establecido para autorizar una nueva derivación sin tener en cuenta los graves perjuicios que se están causando en la cuenca cedente" y ha renunciado, con ello, a la regeneración natural del río. 

En su opinión, es "una temeridad y abocar al río a su muerte definitiva" dar el visto bueno a un trasvase de agua cuando se atraviesa uno de los periodos de sequía más agudo de los últimos años. 

"Entendemos que esta circunstancia debe ser definitiva para evitar nuevos trasvases ya que se estaría hipotecando el futuro del Tajo y de los municipios ribereños durante los meses secos, cayendo en los mismos errores del pasado", han agregado. 

Por estos motivos han exigido a la Confederación Hidrográfica del Tajo y a su presidente, Juan Carlos de Cea, que defiendan la cuenca del Tajo y dejen de hacer "oídos sordos a las justas reivindicaciones de los vecinos de los municipios de la ribera"

Igualmente, le han pedido que atienda, según marca el artículo 60 de la Ley de Aguas, la orden de preferencia de usos del agua de los embalses, priorizando las necesidades reales del Tajo y de los municipios ribereños frente a la demanda de agua de otras cuencas. 

"Exigimos encarecidamente al Gobierno de España que no ceda a las presiones del Levante y que el señor Rajoy desautorice a su ministra negando la aprobación de un nuevo trasvase, permitiendo de esta manera la regeneración natural del Tajo", han señalado las alcaldesas de Toledo y Aranjuez, así como los municipios ribereños. 

HASTA QUE NO LLEGUEN AL 60 POR CIENTO

Pero además de hacerlo su alcaldesa, el Ayuntamiento de Toledo también ha acordado hoy en pleno reclamar que no se lleven a cabo trasvases desde los pantanos de cabecera del Tajo al Levante hasta que los pantanos de Entrepeñas y Buendía no almacenen el 60 por ciento de su capacidad total, unos 1.500 hectómetros cúbicos de agua. 

El acuerdo, que se trasladará al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y a la Confederación Hidrográfica del Tajo, ha sido adoptado mediante la aprobación de una moción conjunta de PSOE y Ganemos, que ha salido adelante con los votos de los 13 concejales de ambos grupos y la abstención de los 12 ediles de Ciudadanos y PP. 

En la moción se plantea que hasta que no se alcance el citado nivel de reserva solo se produzcan como máximo las derivaciones para abastecimiento de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, aunque en una cifra nunca superior a 60 hectómetros cúbicos al año "y mientras las desaladoras no puedan abastecer el cien por cien de la demanda". 

El pleno ha aprobado también instar al Gobierno de España a arbitrar mecanismos de obtención de recursos por vías alternativas en la cuenca del Segura, bien sea mediante la desalación, con aguas subterráneas o son la reutilización del agua, así como a analizar y acometer la reconversión del sector agrario de regadío intensivo que se nutre de aguas del Tajo en la cuenca del Segura y su sustitución por recursos endógenos. 

TALAVERA TAMBIÉN LO RECHAZA, INCLUIDO EL PP 

Y si en Toledo los ediles del PP se han abstenido en la moción presentada en defensa del Tajo y contra el trasvase, sus compañeros de Talavera de la Reina han preferido dar el paso y apoyar la moción de urgencia presentada por Ganemos, para instar al Gobierno central a no autorizar un nuevo trasvase del Tajo al Segura cuando los embalses de Entrepeñas y Buendía alcancen los 400 hectómetros cúbicos. 

El viceportavoz de la formación impulsora de la iniciativa, Miguel Ángel Sánchez, ha pedido "mantener la cordura y la unidad de acción" en la defensa de los recursos hídricos, aunque ha precisado que la ratificación llega en un día "triste" por el anuncio de un nuevo trasvase el 1 de abril. 

La moción ha contado con dos enmiendas añadidas a última hora por el PP y por el PSOE, cuestión esta que Sánchez ha agradecido a ambas formaciones porque, a su juicio, ratifican la unión de la Corporación local a la hora de dar el visto bueno a la propuesta. 

Al respecto, la portavoz del Ejecutivo municipal, la 'popular' María Rodríguez, ha reclamado un cambio en la legislación nacional para que "esté quien esté gobernando" los ríos cuenten con una cobertura legal que garantice agua en cantidad y en calidad. 

Por su parte, el portavoz socialista, José Gutiérrez, ha señalado que la unidad que está mostrando el Ayuntamiento respecto a la defensa del agua supone, en su opinión, que "estamos dando un buen ejemplo". 

No obstante, ha reprochado al alcalde talaverano, Jaime Ramos, que "sus ministros lo están dejando en entredicho en este tema", en clara referencia al anuncio de una nueva derivación de agua a Levante hecha hoy por la titular de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. 

LA "MUERTE" DEL TAJO 

Rechazo frontal al trasvase que también se ha manifestado desde otros ámbitos, como el sindical. El líder regional de Comisiones Obreras, Paco de la Rosa, ha destacado hoy el "no categórico" de este sindicato al trasvase Tajo‑Segura, que "no sólo es una afrenta y desequilibrio permanente" entre ciudadanos de distintas regiones sino "la muerte literal" del río Tajo y el consiguiente deterioro medioambiental. 

Así lo ha manifestado el líder autonómico del sindicato, en declaraciones a los periodistas durante la inauguración de la muestra itinerante ‘El Tajo, la asignatura pendiente’, que puede contemplarse en la sede del sindicato desde hoy, Día Internacional del Agua, hasta el próximo 23 de abril, Día Internacional de la Tierra. 

De la Rosa ha criticado que el Gobierno base su decisión de activar de nuevo el trasvase en "una cuestión técnica, como si la política nada tuviera que ver en materia de agua". 

Asimismo, aseguraba que Comisiones Obreras se va a sumar "decididamente" a cualquier iniciativa de partidos políticos, Gobierno o asociaciones como la Plataforma en Defensa del Tajo que tengan como objetivo "tener un río vivo y poder dejar a nuestros hijos y nietos un río saludable con cauces ecológicos y con vida"

"INSULTO" A 8 MILLONES DE HABITANTES 

Por su parte, el Partido Castellano-Tierra Comunera (PCAS-TC) también se ha sumado a las críticas a García Tejerina, puesto que con su anuncio de nuevos trasvases desde la "exhausta" cabecera del Tajo al Segura, "insulta a los 8 millones de habitantes de la cuenca del Tajo". 

En una nota, recuerdan que Entrepeñas y Buendía están al 16 por ciento de su capacidad y con los municipios ribereños sin tener garantizado el suministro de agua potable, lo que denota que la ministra "vuelve a dejarse dirigir, como tantas otras veces, por el lobby del Sindicato de Regantes del Trasvase Tajo‑Segura, que llevaban días adelantando la inminencia del trasvase". 

Los castellanistas consideran que la decisión anunciada por la ministra, "sin que se hayan confirmado de manera oficial los datos de agua embalsada y sin que se haya reunido aún la Comisión de Explotación del Trasvase, es una bofetada en toda regla a los ciudadanos de la cuenca del Tajo, especialmente a los habitantes de las cada vez menos pobladas comarcas de la cabecera". 

En este sentido, afean a la ministra que "no dude en posicionarse una y otra vez del lado de los expoliadores del agua del Tajo, que sin embargo siguen manteniendo prácticamente paradas las desaladoras, cuya obra pagamos entre todos los españoles y con la ayuda financiera de la Unión Europea".