Lunes, 20 de Agosto de 2018 Actualizado: 11:04 h.

ENMIENDAS A LA LEY REGIONAL DE CAZA

Podemos quiere elevar a 16 años la edad mínima para cazar en Castilla‑La Mancha

La normativa que aprobó Cospedal fija la edad mínima en los 14 años y la formación morada considera que el nuevo texto debe equiparar la edad para comenzar a cazar a la que necesita tener un español para trabajar, contraer matrimonio o dar consentimiento sexual.

Fotografía de archivo del Partido Animalista en la que aparece una menor cazando
Fotografía de archivo del Partido Animalista en la que aparece una menor cazando

TOLEDO.- Podemos quiere que la edad mínima para cazar en Castilla-La Mancha se eleve hasta los 16 años, equiparándola así con la que la sociedad considera que una persona es "mínimamente responsable". Esta es una de las dieciséis enmiendas planteadas por la formación morada ‑siete de forma conjunta con el PSOE‑ al proyecto de ley de Caza aprobado el pasado mes de diciembre por el Consejo de Gobierno, con el que se modifica la polémica norma aprobada por el Ejecutivo de María Dolores de Cospedal en marzo de 2015 al respecto. 

Un texto que contempla los 14 años como la edad mínima para poder obtener por primera vez la licencia de caza (artículo 17.2), algo para lo que precisará la autorización escrita de quien tenga la patria potestad sobre el menor, en caso de no estar emancipado (artículo 17.5). Un límite de edad que para Podemos debe ajustarse a la realidad de la sociedad actual. 

En este sentido, el portavoz de la formación morada en el Parlamento autonómico, David Llorente, recuerda que en España "la edad mínima para trabajar, para contraer matrimonio o de consentimiento sexual son los 16 años", y con 14 años ni siquiera se puede conducir una motocicleta de la menor cilindrada, puesto que en 2010 se elevó la edad mínima a los 15 años. 

Con 14 años, subraya, se habla de "niños" y por ello desde Podemos subrayan que "un arma no es un juguete". En la formación morada son conscientes de que la legislación estatal, en el reglamento de armas de fuego, se establece como edad mínima los 14 años, "pero eso no es una ley de caza". 

Tanto por cuestión de seguridad como de protección de los derechos de la infancia, así como del resto de personas que usan el monte y el medio natural, desde Podemos piden en sus enmiendas que se incremente la edad mínima para cazar en la región.

Un aspecto al que se hace referencia también en otras tres enmiendas de la formación morada al nuevo texto normativo, el cual consideran que debe equipararse con las leyes de caza de otras comunidades autónomas que ya han dado ese paso. Entre ellas Llorente señalaba las leyes de caza de Canarias y Galicia, región gobernada por el Partido Popular y en la cual se elevó la edad mínima "siguiendo la recomendación del Defensor del Pueblo gallego". 

Y es que para Podemos, se debe legislar "pensando en el conjunto de la sociedad", en la que hoy una inmensa mayoría entiende que la edad de una persona para ser responsable son los 16 años, "no los 14 como establece la ley de caza de Cospedal". 

Una cuestión sobre la que sus socios en el Gobierno de Castilla-La Mancha consideran que no es necesario entrar en el debate. Así lo señalaba el diputado socialista Fernando Mora, quien reconocía que el asunto se había abordado entre ambas formaciones, pero que no se había conseguido llegar a un acuerdo. Para el PSOE es "absurdo" plantear el debate mientras que no se modifique la normativa estatal, de modo que "un chaval de 14 años puede tener un arma, pero sin embargo no pueda cazar pero sí hacer otras actividades con ese arma".   

Aunque el incremento de la edad mínima para cazar es quizás la más llamativa, desde Podemos también se plantean otras enmiendas en solitario dirigidas a lograr mayor precisión en la definición de ciertos conceptos de la ley, como los perjuicios a la naturaleza y a las actividades agropecuarias; a través de otras dos plantea la regulación de la caza nocturna como modalidad específica, y en otra la suspensión de la alimentación suplementaria para no favorecer la extensión de plagas. Asimismo, plantea en otra enmienda la limitación de las autorizaciones extraordinarias en los planes de ordenación cinegética

Por otra parte, las enmiendas presentadas de forma conjunta con los socialistas pretenden ampliar el concepto de zona de seguridad, estableciéndola en 50 metros en torno a cualquier persona, así como para distintos tipos de instalaciones. 

Otra de las enmiendas conjuntas hace referencia a las condiciones de los cerramientos cinegéticos, a la mejora del régimen sancionador, recuperando las sanciones existentes "antes de que la ley de Cospedal hiciese también recortes en esta materia", así como un reconocimiento explícito en la exposición de motivos a los agentes medioambientales como agentes de autoridad y a su función de policía judicial. 

CONSENSO FRENTE A LA UNILATERALIDAD DE COSPEDAL 

A pesar de estas modificaciones que propone Podemos, desde la formación destacan el proceso de elaboración del nuevo texto, para el que se ha contado con la colaboración de diferentes colectivos, desde la Plataforma contra la Ley de Caza a los agentes medioambientales, "buscando el mayor consenso", lo que contrasta con la "unilateralidad" de la ley de Cospedal. 

En este sentido, Llorente subrayaba que se ha tratado de buscar el "equilibro" entre las diferentes posiciones, "conciliar" la regulación de la actividad cinegética con los derechos de quienes no cazan, frente al "desequilibrio" de la ley aprobada por el anterior Ejecutivo. Se ha tratado así de contar con una ley de caza elaborada pensando en el conjunto de la sociedad. 

Un nuevo texto normativo que presenta "avances sustanciales" en aspectos como la protección del uso del monte y del medio natural, impidiendo, por ejemplo, que los vallados cinegéticos obstaculicen el tránsito por vías y caminos públicos; o en materia de bienestar animal, suprimiendo prácticas como el lanceo del jabalí o priorizando la captura de animales domésticos asilvestrados ‑perros y gatos‑ frente al "abatimiento" que establecía la ley de Cospedal.  

Asimismo, contempla progresos con respecto a la conservación de la naturaleza, limitando la caza intensiva en áreas protegidas, de modo que tras la aprobación de la ley deberán someterse a evaluación ambiental. 

A pesar de todo ello, el Partido Popular castellano‑manchego ha enmendado a la totalidad el proyecto y sus dirigentes consideran que las enmiendas planteadas por PSOE y Podemos pretenden situar la caza como "algo perverso".