Jueves, 16 de Agosto de 2018 Actualizado: 23:50 h.

EL AGUA VUELVE A MARCHARSE AL LEVANTE

Nuevo ataque al Tajo por triplicado

El Gobierno de Mariano Rajoy ya tiene luz verde para autorizar un triple trasvase de 60 hectómetros cúbicos al Segura desde la cabecera del Tajo, pese a que sus embalses solo están al 18 por ciento de su capacidad.

Situación del embalse de Entrepeñas hace apenas un mes | Foto: Miguel Moreno
Situación del embalse de Entrepeñas hace apenas un mes | Foto: Miguel Moreno

TOLEDO.- La Comisión de Explotación del trasvase Tajo‑Segura permite al Ministerio de Agricultura la autorización de un trasvase de 60 hectómetros cúbicos desde los embalses de cabecera hacia Levante para los meses de abril, mayo y junio. Una nueva derivación a razón de 20 hectómetros cúbicos al mes, que volverá a poner al Tajo en una complicada situación de cara a los previsiblemente secos meses de verano.

Un nuevo ataque por triplicado, en previsión de que las reservas acumuladas en las últimas semanas pudieran bajar más adelante, que ahora deberá rubricar el departamento que dirige Isabel García Tejerina, algo que sin embargo ya se da por descontado.

Y es que así ya lo avanzaba hace unos días la propia ministra en una entrevista radiofónica, en la que si bien aclaraba que en Semana Santa no se autorizaría trasvase, también dejaba claro que todo lo que estuviera por encima de los 400 hectómetros cúbicos en los embalses de la cabecera del Tajo era susceptible de ser trasvasado. Algo que dependería, apuntaba entonces, de la propuesta que se hiciera desde la Comisión de Explotación del Trasvase.

Una propuesta que hoy se ha conocido y que propone que de los 466 hectómetros cúbicos almacenados en los embalses en estos momentos, 60 se 'reserven' ya para enviar al Segura.

Una propuesta de trasvase 'tres por uno' sobre la que ya se especulaba esta mañana, y que ha sido trasladada a la consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Agustina García Élez, una vez tomada la decisión y se había publicado en varios medios de comunicación. 

García Élez ha tachado esta decisión de "despropósito", puesto que "no solo se confirma un nuevo trasvase, sino un triple trasvase del Tajo al Segura". Una valoración que realizaba a través de su cuenta de Twitter, en la que la titular de Fomento también sentenciaba que esta propuesta es "de nuevo un ataque al río Tajo y a los intereses de Castilla-La Mancha". 

Por su parte el vicepresidente primero del Ejecutivo autonómico, José Luis Martínez Guijarro, ya adelantaba antes de conocerse la propuesta de la Comisión de Explotación del Trasvase un posible recurso por parte de la Junta si se tiene "la más mínima sospecha de que el acuerdo puede ser ilegal". Asimismo, en declaraciones a la SER, recordaba que el Memorándum que regula los trasvases fue "una traición" al Tajo por parte de la expresidenta regional, María Dolores de Cospedal, que lo rubricó. 

Once meses después del último trasvase, la Comisión de Explotación se ha mostrado favorable a estas nuevas transferencias de agua de 20 hectómetros cúbicos al mes, siempre y cuando los embalses de cabecera se encuentren en la misma situación y acumulen similares reservas. 

Según los últimos datos publicados por la Confederación Hidrográfica del Tajo, con fecha 2 de abril, el volumen de agua embalsada en Buendía era de 259,8 hectómetros cúbicos -del total de 1.639 que tiene de capacidad-, 14 hectómetros cúbicos más que la semana anterior. Por su parte el embalse de Entrepeñas ha aumentado su volumen de agua embalsada en 20 hectómetros cúbicos en los últimos siete días, situándose en 207, algo menos de la cuarta parte de su capacidad total. 

Datos que, según lo contemplado en el Memorándum del Tajo, permitirían un nuevo trasvase al haber superado los 400 hectómetros cúbicos con las lluvias caídas en las últimas semanas. 

No obstante, y a pesar de que ha trascendido el contenido de la propuesta, desde el Ministerio se ha emplazado a los medios de comunicación a su publicación en el Boletín Oficial del Estado. 

LAS HERIDAS SE VUELVEN A ABRIR 

Datos y decisiones políticas que han propiciado que las fisuras políticas y territoriales en torno a la guerra del agua y a los trasvases se vuelvan a abrir. 

Desde Vigo, donde participaba en la inauguración de una nueva estación depuradora de aguas residuales, la ministra García Tejerina volvía a insistir en que de los muchos trasvases que hay en España el del Tajo-Segura es "el que mejores normas y reglas de funcionamiento tiene", las cuales están "absolutamente objetivadas". 

Misma línea de discurso que la mantenida por el también popular Fernando López Miras, presidente de Murcia, quien ha señalado que "ya no estamos en manos de decisiones políticas ni de intereses particulares", sino "en manos de la ley" lo cual "nos debe tranquilizar a todos los del sureste", precisaba. 

Una defensa del trasvase que también ha realizado por su parte el presidente de la Generalitat valenciana, el socialista Ximo Puig, quien considera "absolutamente exigible" que se autorice un nuevo trasvase once meses después del último, puesto que ahora se dan "las condiciones técnicas" para realizarlo y poder salvaguardar así "los intereses de los regantes valencianos". 

Y aunque Puig reclama el cumplimiento de lo contemplado en el Memorándum, también dice entender que otras comunidades autónomas, como Castilla-La Mancha, tengan legitimidad para defender otros intereses, "pero nosotros defendemos, como siempre hemos hecho, los intereses de los regantes de la Comunidad Valenciana". 

Por su parte desde Castilla-La Mancha se anuncian nuevos recursos si sobre lo que se apruebe por el Gobierno hubiera alguna sospecha de incurrir en ilegalidad. 

EL PP DE TOLEDO SE DESVINCULA DE TEJERINA

Aunque parezca extraño, quien sí se sumaba en esta ocasión a la petición de que no se autorizasen nuevos trasvases en estos momentos era el PP toledano. Su portavoz en el Ayuntamiento de Toledo, Jesús Labrador, señalaba esta mañana que "no es el momento para realizar nuevos trasvases desde el río Tajo" a no ser que cambien las condiciones, al tiempo que defendía la preferencia de la cuenca cedente sobre la receptora. 

En declaraciones a los medios de comunicación tras una concentración en Toledo, el portavoz 'popular' ha indicado que el agua tiene que ser un "bien solidario" pero que también tienen que servir a la cuenca cedente. "Ahora mismo, con las condiciones que hay tenemos que defender que el agua que hay en el río se utilice en la cuenca cedente, para su desarrollo y, cuando cambien las condiciones y con un Plan Hidrológico Nacional consensuado, se podrá repartir". 

Un discurso opuesto al que se defiende desde el Ministerio y desde Murcia por sus propios compañeros de partido, los cuales no tienen en cuenta las necesidades de la cuenca cedente, pero sí de la receptora, lo que ha llevado a una nueva propuesta de trasvase en tres plazos. 

No obstante, Labrador ha abogado por un Plan Hidrológico Nacional como solución al trasvase, de cuya inexistencia aún responsabiliza a "quienes lo torpedearon cuando ya estaba aprobado y consensuado a sabiendas de que era la única manera de deshipotecar el Tajo". 

LA "RUINA" PARA LOS RIBEREÑOS 

Y mientras desde Levante los regantes se frotan las manos, desde la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía lamentan la aprobación del triple trasvase con el que el Gobierno se ahorra el "mal trago y jaleo" en los próximos meses, haciendo que el Levante se lleve "toda el agua" existente por encima del límite trasvasable. 

En declaraciones a Efe, su presidente Pérez señalaba que "al final da igual 20 que 60", puesto que "sabemos que todo lo que esté por encima de los 400 hectómetros cúbicos del Memorándum se va a ir para el trasvase". Un planteamiento que hará que los embalses de cabecera queden de nuevo "esquilmados". 

Los Municipios Ribereños consideran que "la realidad" es que en Levante "no necesitan el agua porque han estado once meses sin trasvasar" y no se han visto "grandes manifestaciones ni campos secos", porque para regar han empleado el agua de las desaladoras, aunque ahora que hay en la cabecera del Tajo, el agua del trasvase les sale "más barata". En este sentido, cree que los regantes de Levante "saben que ahora se trasvasarán 60 y luego otros 60, y así hasta llegar a la situación de hace meses y al límite". 

En su opinión, "la diferencia está en que cuando ellos ponen en marcha las desaladoras no generan ruina para nadie, pero el agua del trasvase es a costa de la ruina de los ribereños".