Lunes, 23 de Abril de 2018 Actualizado: 03:29 h.

MEDIO AMBIENTE

Polémico vallado de 9 kilómetros para cazar en pleno espacio protegido de los Montes de Toledo

La eliminación de vegetación natural y el montaje de una alambrera de dos metros de alto pondrán en riesgo a especies como el lince ibérico, el águila imperial y el buitre negro. Ecologistas pide la paralización del cerramiento cinegético por carecer de autorización.

Imagen de archivo de un cerramiento cinegético junto a la señal del coto de caza
Imagen de archivo de un cerramiento cinegético junto a la señal del coto de caza

TOLEDO.- En peligro están diversas especies protegidas como el lince ibérico, el águila imperial y el buitre negro con la puesta en marcha de un nuevo cerramiento cinegético en los Montes de Toledo, que amplía el ya existente situado en la finca privada Quinto de Don Pedro, enclavada en el término municipal de Los Yébenes. Un polémico proyecto que ya ha sido denunciado desde Ecologistas en Acción.

Vallado que ha comenzado con labores de desbroce y eliminación de la vegetación natural. Monte mediterráneo de encina y jara en el que ya se están abriendo calles en las que, mediante postes metálicos y alambrera de dos metros de alto, se pretende instalar un cerramiento cinegético de más de 9 kilómetros de longitud

Critica el colectivo ambientalista que la empresa titular de esta finca, colindante con dos montes de utilidad pública y refugio de fauna, pretende cerrar una superficie de 471 hectáreas que hasta ahora se encontraban abiertas en una zona de altísimo valor ecológico. Terrenos denominados como 'La Calderina' con los que se ampliaba el coto original hace algún tiempo. Un coto cuyo aprovechamiento principal es la explotación cinegética, fundamentalmente de caza mayor, de especies como el jabalí, ciervo, gamo y corzo. 

Desde Ecologistas en Acción consideran que el nuevo cerramiento afectaría al espacio de la Red Natura 2000 de los Montes de Toledo, así como a áreas críticas de especies protegidas, a dos montes de utilidad pública colindantes y al refugio de fauna del Quinto de Don Pedro. 

Subrayan así la importancia de este espacio, "tan valioso y reconocido con tantas figuras de protección y conservación". De ahí que la grave afección que supone este nuevo cerramiento a un enclave tan singular y destacado, les haya llevado a denunciar formalmente el inicio de los trabajos para la eliminación de la vegetación. 

CERRAMIENTO SIN AUTORIZACIÓN

Una denuncia que justifican también señalando que el cerramiento "carece de autorización", al encontrarse todavía en trámite, la cual ‑apuntan‑ "debe ser emitida por la Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales Protegidos". 

La que sí ha sido concedida es la autorización para la apertura de una faja perimetral para la ampliación del coto de caza, que hacía pública el pasado 1 de diciembre la Dirección Provincial de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural en Toledo, aunque ‑según fuentes de Ecologistas en Acción‑ no puede ser activada mientras el proyecto en su conjunto no esté aprobado.

Y debido a que no lo está, queda en suspenso el anuncio que permitiría la "modificación de la cubierta vegetal natural para la apertura de una faja perimetral con el fin de facilitar el montaje y mantenimiento del cerramiento con el que se pretende realizar la ampliación del coto de caza".

El escrito, al que ha tenido acceso PeriódicoCLM, está firmado por el director provincial de Agricultura, José Luis Rojo, y precisa que, como "condición especial", se deberán cumplir con las prescripciones contenidas en la resolución de 6 de julio de 2017 de la Viceconsejería de Medio Ambiente, por la que se formulaba la declaración de impacto ambiental del proyecto, promovido por la empresa Técnica y Naturaleza S.A., que además de la ampliación del cerramiento cinegético perimetral y la instalación de un cerramiento interior, contempla la apertura de un camino perimetral, así como el repaso y apertura de caminos en la finca El Quinto de Don Pedro.  

En mayo de 2014 comenzaba la tramitación de este proyecto, que fue sometido a información pública entre los meses de octubre y noviembre de 2015, cerrándose el plazo sin que se presentara alegación alguna al mismo, tal y como recoge la resolución de la Viceconsejería. Una actuación que para este departamento del Gobierno regional resulta, tras visitar la zona y estudiar los correspondientes informes, "medioambientalmente viable". 

En la resolución del pasado 6 de julio se recogen, entre otros aspectos, cómo se desarrollarán los trabajos para el cerramiento perimetral propuesto por el promotor. Así, entre las cuestiones señaladas se apunta la realización de "una faja perimetral con una anchura máxima de 2,5 m para permitir el paso de vehículos y posibilitar el reparto de materiales, el acceso del personal de la obra, la instalación del cerramiento y el acceso de vehículos motobomba del servicio de defensa contra incendios forestales". Trabajos en los que, precisa, "no se eliminarán pies arbóreos ni se realizarán grandes movimientos de tierras, para permitir la regeneración de la cubierta herbácea"

ECOLOGISTAS RECLAMA SANCIONES

Trabajos que ahora denuncia Ecologistas en Acción, que reclama a la Dirección Provincial y la Viceconsejería la "inmediata paralización de los trabajos". Denuncian los "daños ambientales" que supone este proyecto y que "el titular del coto, lejos de respetar los procedimientos, haya empezado a actuar ilegalmente", por lo que cabría instruir expedientes sancionadores por "incumplimiento de la ley de evaluación ambiental, incumplimiento de la ley de protección del suelo y de las cubiertas vegetales, incumplimiento de la ley de caza e incumplimiento de la ley de conservación de la naturaleza". 

Asimismo, el colectivo ecologista recuerda los "perjuicios" que producen los cerramientos cinegéticos para los espacios naturales, las especies protegidas y las propias especies cinegéticas, los cuales "se pueden observar claramente en la parte que el titular de la finca tiene vallada hace años". Aseguran que en dicha zona la vegetación está "muy dañada" por el exceso de población de cérvidos; el paso de la fauna silvestre está limitada por la alambrera, la cual a su vez es "un peligro de colisión" sobre todo para las aves, y además se practica en ella un modelo de gestión cinegética "insostenible". 

Casos como éste, concluyen desde Ecologistas en Acción, ponen de manifiesto el perjuicio que la caza en terrenos vallados y la normativa actual causan en los recursos naturales, lo cual lleva a la necesidad de "cambios radicales" en la ley y en los procedimientos que regulan instalaciones "tan dañinas como los cerramientos cinegéticos".