Lunes, 20 de Agosto de 2018 Actualizado: 11:03 h.

REACCIONES A LA PARALIZACIÓN DEL ATC

Page pide que los 145 millones del basurero nuclear se destinen a protección social y ambiental

El presidente de Castilla-La Mancha ha mostrado su satisfacción por la decisión del Ejecutivo central de paralizar el almacén de residuos nucleares en Villar de Cañas y propone alternativas para el dinero que presupuestó este año el PP para su construcción.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. EFE/Archivo
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. EFE/Archivo

TOLEDO.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha celebrado hoy que el Gobierno central haya paralizado el permiso de obras del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares en la localidad conquense de Villar de Cañas y aboga por que los 145 millones presupuestados este año en las cuentas del anterior Gobierno del Partido Popular para su construcción se dediquen ahora a la protección social y medioambiental, “en homenaje a la cantidad de gente que ha estado batallando por un objetivo tan importante”.

García-Page ha mostrado así su alegría "por lograr un objetivo perseguido por grandes movilizaciones de ciudadanos", primero en Guadalajara cuando se quiso hacer en la provincia "y luego en solidaridad cuando se aprobó en Villar de Cañas".

En este sentido, ha felicitado "a todos aquellos que han hecho posible esta decisión" que, a su juicio "evidencia la coherencia del Gobierno de España en un cambio del modelo energético y también en la gestión de los residuos".

García-Page ha considerado que esta paralización es el primer paso del Gobierno central para revisar toda la estrategia de gestión de residuos, por lo cual "lo prudente es primeramente paralizar el proyecto que ya es bastante y supongo que cuando plantee una estrategia global habrá una alternativa a ese cementerio global".

Ha recordado que "hay cementerios temporales en cada una de las centrales" y que, además, "no se va a prorrogar la vida útil de cada una de las centrales, por lo que va a suponer menor residuos y menos necesario un basurero nuclear".

Según el presidente castellano‑manchego, el del ATC era "el único proyecto en el que había intereses y seguramente algún interés espurio y bastante inconfesable que espero que podamos conocer con el tiempo".

Y ha aseverado que "se hizo a costa de parar las obras de los hospitales, los institutos, de infrafinanciar la Universidad, en definitiva, de destrozar los servicios públicos, al contrario de lo que hoy se ve en Castilla-La Mancha".

En cualquier caso, García-Page se ha felicitado porque "afortunadamente estamos acabando con lo que se podría convertir en la segunda herida más importante para una tierra después de un trasvase, un cementerio nuclear que nadie quería y que además se planteó de manera torticera".

De ahí que considere que para el “derroche” de 145 millones que el anterior Ejecutivo había previsto enterrar en este “basurero nuclear”, se deba buscar otro destino que bien podría ser la protección social y medioambiental.

Preguntado por si habrá alternativa en Villar de Cañas, García-Page ha manifestado que "nosotros tenemos planteamientos alternativos incluso de energías renovables en esa zona que pueden generar más economía y mucha más riqueza a todo el entorno".

UN "HITO", SEGÚN MEDIO AMBIENTE

Por su parte el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha calificado este paso dado por el Ejecutivo de Sánchez como un “hito” de esta legislatura.

“Pocas noticias son tan positivas para Castilla-La Mancha como la que hemos conocido hoy por parte del Gobierno central", ha señalado el consejero de Medio Ambiente, quien ha agradecido el compromiso de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, con las políticas en defensa del medio ambiente.

En ese sentido, ha señalado que la paralización del ATC marca "un antes y un después" con respecto a la gestión de este asunto, pues asegura que el Ejecutivo central anterior que "ponía la energía nuclear por encima del medio ambiente".

"Algunos decían que no había diferencia entre los Gobiernos del PP y del PSOE y que iban a perjudicar a Castilla-La Mancha, pero la realidad pone de manifiesto que no era cierto", ha declarado Martínez Arroyo, quien ha recalcado que decisiones como ésta "no pueden tomarse de manera unilateral", en alusión a los planteamientos del Gobierno de Mariano Rajoy y la Junta de María Dolores de Cospedal en relación a esta infraestructura nuclear.

Misma línea en la que se ha pronunciado el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, quien señalaba éste como “un gran día” para Castilla-La Mancha, porque demuestra que hay otra forma de crecer y de hacer política, el crecimiento sostenible “de la mano de la ciudadanía”.

Con esta decisión del Gobierno central se cumple uno de los objetivos de esta legislatura, ha subrayado Hernando, quien ha querido dar la enhorabuena a todas las personas que han estado luchando tanto tiempo para evitar que se instalara el cementerio nuclear. “Juntos lo hemos conseguido”, ha señalado.

LA UBICACIÓN, "UNA DECISIÓN POLÍTICA"

También se ha pronunciado al respecto el delegado del Gobierno en la región, Manuel González Ramos, quien tras celebrar la medida ha subrayado que la elección de su ubicación en el municipio conquense respondió a "una decisión política", "sin ningún aval técnico".

González Ramos ha explicado que el pasado 29 de junio mantuvo una reunión "discreta" con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en la que éste le dijo que si el ATC no contaba con una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), como es el caso, esto significa "que las cosas no se hacen bien".

Manifestaba así su satisfacción por esta decisión, al primar en ella "el sentido común y el respeto a la ley, que es el respeto a todos los ciudadanos". Asimismo, ha tenido palabras de reconocimiento hacia el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, por el "tesón y esfuerzo" con el que ha trabajado para conseguir la paralización de este proyecto y que hoy ve "que le asistía la razón".

PIDEN LA PARALIZACIÓN DEFINITIVA

Además de las reacciones políticas también han manifestado su satisfacción por la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez desde la Plataforma contra el Almacén Temporal de Residuos Nucleares de Villar de Cañas, aunque afirman estar "a la expectativa" de que se paralice de forma definitiva.

Así lo ha señalado hoy la portavoz de la Plataforma, María Andrés, quien señalaba que aunque están "contentos" por este anuncio, no están satisfechos "al cien por cien" porque, de momento, no se ha paralizado completamente su construcción.

En este sentido, ha opinado que es algo que está en la mano del Ministerio para la Transición Ecológica, dado que hay documentación suficiente, desde el punto de vista técnico, y sobre todo lo que tiene que ver con los informes del Consejo de Seguridad Nuclear.

Por ello, ha indicado que están a la "expectativa" de los acontecimientos y, sobre todo, a ver qué decide próximamente el Gobierno sobre la gestión de residuos y el calendario de cierre de las centrales nucleares.

LOS ECOLOGISTAS, SATISFECHOS

Por su parte, desde Ecologistas en Acción se han mostrado satisfechos por la decisión del Gobierno de paralizar la construcción del ATC, al imponerse finalmente "la sensatez" en la política de gestión de residuos, que "ha sido errática desde siempre en este país".

Para el responsable de Energía de este colectivo, Paco Castejón, el ATC es una instalación que "debido al retraso, no sirve ya para nada", por lo que seguir adelante con su construcción sería algo "insensato" al ser el emplazamiento "inaceptable" por tener "un alto valor natural".

Considera que la población de Villar de Cañas puede estar a favor de la instalación "porque los incentivos serían enormes", pero los pueblos de alrededor "que sufrirían los transportes y los riesgos no están tan contentos, porque no recibirían ningún beneficio".

De este modo, asegura que este anuncio por parte del Gobierno es "un primer paso hacia una política nuclear diferente". En este sentido ha aplaudido las "señales" dadas por el Ejecutivo en el sentido de que no se alargará la vida útil de las centrales y ha reclamado que "la política de residuos no se separe de la política nuclear".

Desde Greenpeace han recogido en su cuenta de Twitter la noticia y han señalado que finalmente "los muchos años de trabajo y protesta contra el cementerio nuclear de Villar de Cañas están dando sus frutos".

Mientras, Equo ha valorado la iniciativa del Gobierno y ha señalado que "es momento de reclamar un plan de cierre de las nucleares y un nuevo plan de residuos radiactivos, en línea con el anuncio de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, del cierre progresivo del parque nuclear.

"La decisión de poner fin al proyecto del ATC debe poner punto y final a un proceso mal realizado, ya que en su día se decidió la ubicación por motivos políticos y no técnicos", ha declarado Juantxo López de Uralde, coportavoz del partido.