Domingo, 20 de Agosto de 2017 Actualizado: 13:26 h.

El valor de la militancia socialista en los datos del CIS

La última encuesta del CIS refleja que el PSOE experimenta una subida de cinco puntos en intención de voto (y es la primera fuerza en voto directo), lo que nos posiciona como referente, sin duda alguna, de la izquierda española. Este partido nuestro vuelve a recuperar la hegemonía política, rota por un proceso interno que auguraba predicciones nefastas y derrotistas. Lejos de esto, hemos conseguido una unión mayor si cabe de la militancia bajo el paraguas de unos objetivos claros y necesarios, que no son otros que los surgidos del 39º Congreso Federal, con los que cimentaremos el nuevo PSOE del Siglo XXI.

Este CIS refleja la confianza que generan las bases políticas e ideológicas de este nuevo tiempo en nuestro partido. No es más que un premio al conjunto de militantes que han demostrado que, cuanto más difícil es la situación a la que se enfrentan, mayor es su capacidad de trabajo y más empeño ponen en superarla. Este CIS, simple y llanamente, es una recompensa a todo ese esfuerzo. Porque seguimos siendo un país donde se reconoce el valor del compromiso por encima de otras muchas cosas. Y hemos demostrado que a compromiso político y social (tanto interno como externo), a mérito y capacidad somos imparables cuando nos lo proponemos y trabajamos unidos.

Pero estos resultados no son la finalización de un proyecto. No son más que el comienzo de un sendero que aún no ha concluido. Es necesario afianzar y conseguir el objetivo de alcanzar el Gobierno de España. Tenemos que demostrar a militantes, simpatizantes y votantes, en definitiva al conjunto de la sociedad española, que no nos hemos quedado a medio camino de nada.

Por delante tenemos todavía muchos procesos internos de gran calado, que han de revitalizar y proporcionar sentido a la estrategia política del PSOE para los próximos años. Congresos regionales, provinciales y locales que dotarán al partido de nuevos dirigentes que desarrollen el mandato surgido del 39º Congreso. El mandato de un nuevo PSOE para un nuevo tiempo. Un mandato y un marco estratégicos que han de ponerse en manos de aquellos y aquellas que, desde un principio, creyeron en este retorno a la posición ideológica que habíamos abandonado en los últimos años, de aquellos y aquellas que lucharon contra viento y marea para restituir a Pedro Sánchez en la Secretaría General, y para devolver al PSOE a la senda de la izquierda.

Serán estos compañeros y compañeras quienes, con su convencimiento en un programa interno establecido y en un mandato imperativo, afianzarán la esperanza que el conjunto de españoles tienen en el resurgir de un nuevo PSOE. Compañeros y compañeras que creyeron en esta lucha desde el principio, que no cejaron en su empeño, que gritaron muy alto su desazón para que el mensaje no se olvidara. Serán ellos y ellas, junto a todos aquellos que a día de hoy y de corazón saben que solo desde la unidad y desde el respeto interno y la lealtad se pueden superar los escollos que se nos plantean para conseguir los objetivos de gobierno. En cambio, no serán quienes no creyeron en este proyecto y quienes todavía siguen sin creer, ni quienes obviaron el mandato de sus compañeros y desaparecieron de las comisiones de trabajo y del plenario del 39º Congreso.

En definitiva, seremos todos lo que vamos superando adjetivos que separan, para aceptar los que nos identifican. Somos socialistas y de izquierdas, somos gente comprometida con el presente, con el futuro y con el proyecto social surgido del 39º Congreso, cuyo mandato aplicaremos hasta en el último municipio de España. Solo desarrollando este nuevo modelo de partido implicaremos al conjunto de ciudadanos en su puesta en marcha, haciéndoles partícipes de su consecución. Pero solo podremos hacerlo si, quienes tienen el mandato para ello, se creen de verdad que todos somos protagonistas del cambio a partes iguales.

Esto aún no ha terminado, la militancia socialista tiene por delante un largo camino de necesarios cambios y maneras de entender la política del siglo XXI. No es momento de quedarse en casa, no es momento de pensar que ya está todo hecho. Es el momento de poner, más si cabe, en valor nuestra militancia como motor fundamental del cambio.

El PSOE y el conjunto del Estado español nos siguen necesitando. Somos los garantes de la consolidación de los buenos datos de este CIS y los actores principales de la conversión de estos buenos resultados en excelentes en próximas entregas.


Pablo Ortiz García

Miembro del Comité Federal del PSOE