Domingo, 19 de Noviembre de 2017 Actualizado: 15:05 h.

Si no existe, pues se redacta: reglamento de consulta a la militancia socialista

Este viernes Castilla-La Mancha se despertó con la agradable noticia de que, tanto PSOE como Podemos, habían alcanzado el día anterior un principio de acuerdo por el que se pactaban los presupuestos regionales, con un incremento del gasto social, en Sanidad y Educación. Este pacto incluía, además, el ofrecimiento por parte del presidente Emiliano García-Page a Podemos para que dicha formación entre en su Gobierno con una vicepresidencia y una posible nueva consejería.

A falta de conocer los detalles y pormenores del mismo, este acuerdo ha de ser motivo de satisfacción, no solo para quienes tenemos responsabilidades políticas en la región, sino para el conjunto de la ciudadanía de Castilla-La Mancha. Este acuerdo supondrá no solo la salida del estancamiento y paralización en que nos hallábamos desde hace meses, sino que también supone un reconocimiento a la política con mayúsculas por lo que tiene de diálogo, cesión, negociación y entendimiento, frente a las situaciones de enfrentamiento e insultos que hemos estado viendo y leyendo estos meses pasados.

Estamos, sin duda alguna, ante un ofrecimiento de pacto de Gobierno. A pesar que más de uno y de dos ‑como ha escrito algún asesor presidencial en redes sociales‑ sigan negándolo, esto es un hecho a ojos de cualquier estudiante de primero de ciencias políticas. Desde Podemos, por la trascendencia que este pacto de Gobierno supone, se pide tiempo hasta que, tras sus consultas internas, estén en disposición de aceptar el mismo ‑algo que tiene lógica y sentido habida cuenta de la importancia de lo negociado‑. Lo que no es entendible es cómo desde nuestra Ejecutiva regional en funciones no se han activado los mecanismos oportunos para que un acuerdo de este calado pase por la consulta a la militancia socialista. Porque hay que recordar que los estatutos que se aprobaron en el 39º Congreso Federal dejan estas circunstancias bien claras y sin lugar a dudas. Así, en el apartado 2 del artículo 53 (Capítulo IX) se indica textualmente: "En todo caso, será obligatoria la consulta a la militancia, al nivel territorial que corresponda, sobre los acuerdos de Gobierno en los que sea parte el PSOE o sobre el sentido del voto en sesiones de investidura que supongan facilitar el gobierno a otro partido político”.

La militancia se ha pronunciado, por activa y por pasiva, a favor de la realización de las consultas oportunas: quiere que se le pregunte, que se le tenga en cuenta, que no sea solo “la cla” que aplaude sin entender nada. Ésta ha sido una de las propuestas que el secretario general Pedro Sánchez ha defendido con más vehemencia en las recientes primarias, proceso en el que dichas tesis obtuvieron un éxito sin precedentes en Toledo y en Castilla-La Mancha. También desde Ferraz se ha instado a la dirección regional a que se dirija a las agrupaciones con la información pertinente, a fin de que se puedan realizar asambleas en las que se debata la iniciativa. Incluso los medios de comunicación locales, provinciales y regionales también se preguntan si el PSOE de Castilla-La Mancha consultará a la militancia.

¿Habrá consulta? Consideramos que sería descabellado no hacerla. A la militancia no le valen excusas. Menos aún del estilo de que se está en periodo estival, que los plazos son muy ajustados y no da tiempo material. Ni siquiera eso a lo que se han aferrado en las últimas horas algunos indicando que no hay un desarrollo reglamentario del artículo 53. Ya se tiene experiencia previa en consultas, como la llevada a cabo para refrendar en el pasado el acuerdo con Ciudadanos. Pero si se considera que la misma (su planteamiento y proceder) no son válidas, habrá entonces que sentarse (y no levantarse) hasta que se tenga una propuesta o desarrollo reglamentario. No es admisible que para unos temas se imprima mucha prisa y se dediquen horas y horas de reuniones y negociaciones, y en cambio para otros (igual de importantes, como puede ser la aplicación de las normas que rigen internamente el partido) todo sean excusas e intenciones de posponer las acciones necesarias para más adelante.

Si no se realiza una consulta tan importante a la militancia socialista, si no se aplican las normas internas establecidas, lo único que se estará demostrando por parte de los responsables actuales es que aquellos que se volcaron con todas sus fuerzas en contra de Pedro Sánchez y en contra del poder de la militancia (y que ahora reniegan de su pasado más reciente, declarándose “sanchistas” de toda la vida y con ánimo de “no querer mirar al pasado” y solo “remar hacia adelante”) no estarán solo mintiendo y poniendo la boca pequeña, sino que se estarán retratando ante quienes han de votarles de nuevo en los inminentes procesos internos que se avecinan a partir de ya.

Que nadie piense que no cumplir con lo votado en plenario la noche del sábado 17 de junio (al menos quienes permanecieron, tanto en las comisiones, como en las votaciones finales) va a salir gratis. Ningún militante podría entender que, después del proceso de primarias y su posterior Congreso, sus resoluciones queden en papel mojado para quienes son los encargados de hacerlas cumplir.

Sinceramente, es de esperar que en los próximos días se desarrolle un articulado de la consulta a la militancia, para que quien quiera libremente mostrar su opinión sobre este pacto de Gobierno, pueda hacerlo con garantías y sabiéndose parte importante de este nuevo PSOE del Siglo XXI.

Personalmente, yo daré mi voto a favor del acuerdo y del pacto de Gobierno… si me dejan.


Pablo Ortiz García

Sec. General Cabañas de la Sagra y miembro del Comité Federal del PSOE