Lunes, 11 de Diciembre de 2017 Actualizado: 23:39 h.

Razones por las que votaré a Susana Díaz

Hace mes y medio escribí un artículo en el que decía que apoyo a Susana Díaz en el proceso interno del PSOE y que no lo digo en redes. Las reacciones me dieron, en gran parte, la razón. Se me acusó de querer un cargo, de no ser de izquierdas, de que me pagan por escribir y de cambiar de ideología según mis intereses. Me llamaron corrupto, vendido, traidor, facha o tonto de los cojones. Creo, después de todo, que mis miedos estaban justificados. No todos tienen los mismos miedos porque no reciben la misma negatividad.

Sin embargo, hubo también mucha gente que respetó mi postura y me dijo que no había explicado por qué apoyaba a Díaz y no a alguno de los otros candidatos (aunque no era el objetivo de aquel texto). Algunos, además, me pidieron que explicase mis razones y me pareció justo hacerlo ahora que la votación está más cerca.

Lo más importante es que el proyecto político sea compartido por toda la militancia y la clase dirigente. Por eso hay que participar en la ponencia política que se aprobará en el Congreso, después de la votación, a través de enmiendas que la moldeen y adapten al proyecto que el Partido Socialista en su conjunto debe llevar ante la sociedad para ganarse su confianza. Si de verdad queremos cambiar el partido y la sociedad las enmiendas son unas herramientas muy potentes que no debemos desaprovechar.

Las tres candidaturas tienen cosas buenas y no tan buenas, y al final son los matices los que marcan las decisiones. Por eso destaco lo que para mí ha inclinado la balanza, tanto positiva como negativamente.

Patxi López está haciendo una campaña respetuosa, sin entrar en descalificaciones y con una actitud positiva y de unión que es de agradecer. Esta elección debería servir para reforzarnos, y no para debilitarnos, y Patxi ha entendido esto muy bien. Por otra parte, no se ha rodeado de un grupo de personas que me inspire confianza suficiente para esta tarea, porque algunas de las personas que le apoyan tuvieron bastante responsabilidad durante la gestión de Pedro Sánchez en la división del partido. Aunque me consta que hay gente válida y honesta que le apoya, considero que en general es el equipo más desequilibrado de los tres, especialmente las personas con más relevancia pública.

Pedro Sánchez, por su lado, ha conectado muy bien con quienes le apoyan gracias a un lema potente. En la parte negativa diría que su bagaje como Secretario General no juega a su favor ya que entonces no fue capaz de unir al partido en torno a él. Como consecuencia de esa etapa se vivió en el PSOE una división sin precedentes, y ha mantenido ese escenario de enfrentamiento durante su candidatura, lo cual es negativo para el partido. Es desde su candidatura desde donde se han realizado los ataques más virulentos y los insultos más graves de todos.

Si no dijese un aspecto negativo de la candidatura de Susana Díaz estaría pecando de falta de sentido crítico. Se podría decir, en este sentido, que no se ha desprendido de esa sensación de representar una parte del partido que no conecta igual que antes con la sociedad actual, lo cual probablemente le haya restado algunos apoyos. A pesar de ello, Susana Díaz ha formado el equipo más potente y ha conjugado muchas sensibilidades dentro del partido. Gente como Amelia Valcárcel, José Andrés Torres Mora, Matilde Fernández o Eduardo Madina son para mí una garantía para llevar a cabo el proyecto del PSOE.

Para mí, que el proyecto del PSOE pueda llevarse a cabo con coherencia y trabajo serio aunando a las personas más cualificadas, es lo más importante. Creo que la candidatura de Susana Díaz es la que ofrece más garantías dado que ya hay gente de mucho nivel en su candidatura, y no me cabe duda de que será capaz de integrar el talento de las demás para evitar la división interna. No quiero decir que Susana sea la solución a todos los males del PSOE, pero sí creo que puede ayudarnos, poco a poco y gracias a un trabajo estable y coherente, a mejorar la vida de la gente, que es la razón fundamental que me ha llevado a tomar esta posición en la elección de la Secretaría General. No significa, ni mucho menos, que no vea algunos aspectos positivos en las otras candidaturas o los negativos en la que apoyo, pero una vez valorados todos ellos creo que quien mejor puede ejercer ese cargo en el PSOE es, en este momento, Susana Díaz.

Seguro que después de razonar mi postura las peores reacciones volverán a surgir, pero cuando hay gente que pide argumentos no se les puede escuchar menos que a aquellos que insultan porque merecemos que el debate desde el respeto a las ideas se imponga a la descalificación de las personas.