Sábado, 24 de Junio de 2017 Actualizado: 00:29 h.

Educar para apreciar a los animales en libertad

Debido a la exposición de aves que ha tenido lugar el pasado fin de semana en Villarrobledo, quiero destacar su poco carácter educativo ya que tener animales exóticos en jaulas no aporta ningún conocimiento a los visitantes, además de incentivar la cautividad de animales que deberían estar en sus países de origen, en sus correspondientes hábitats.

Es cierto que había animales de granja, los cuales pueden estar acostumbrados a la presencia humana, pero el solo hecho de verlos temblar, me hacía pensar que algo no iba bien, no podemos utilizar a los animales como objetos de exposición, sea cual sea su naturaleza, sin tener como mínimo una base educativa detrás. También quiero destacar el estrés al que se enfrentan estos animales al estar expuestos al público en jaulas bastante pequeñas y mezclados con diferentes especies que nada tienen que ver las unas con las otras, dando lugar a que se produzcan agresiones entre ellas.

Por si fuera poco, sí que había una especie autóctona, una pareja de Ánade azulón (Ánade real, Anas platyrhynchos) con tres polluelos, lo que sumaba estrés a la madre cuando se acercaba la gente ya que su instinto es defender a su prole. Cierto es, que todos los papeles y permisos pueden estar en regla para tener esos animales, pero al comerciar con ellos estamos dejando la puerta abierta al furtivismo haciendo que se llevan a cabo expolios de nidos de especies salvajes, tanto amenazadas como no, por el simple placer de tenerlas.

La mayoría de los nidos expoliados son para comercio ilegal, para el disfrute de unos pocos que ven gracioso que un animal salvaje les haga caso, que sean sumisos y no ven que bajo esa sumisión está un animal que no es tal, pues sus instintos han sido mermados para nuestro beneficio. Todo esto degrada el esfuerzo que se lleva a cabo por diferentes asociaciones en educación para evitar estas prácticas absurdas y crueles ya que la mayoría de los animales salvajes cautivos acaban enfermando y muriendo.

Centrándome en las especies exóticas, alóctonas, explicaré que son una de las principales causas del declive de especies en peligro de extinción autóctonas, ya que se ven desplazadas, agredidas o afectadas por enfermedades nuevas ante las que no tienen defensas, también pueden ser depredadas o peor aún, si son especies homólogas pueden hibridarse dando lugar a la pérdida de la especie como está sucediendo con la malvasía cabeciblanca debido a la hibridación con la malvasía canela la cual es una especie exótica.

En España, en general, y en Castilla-La Mancha, en particular, existe un desconocimiento de la fauna que nos rodea y eso nos hace apreciar más a aquellos animales que vemos enjaulados provenientes de otros países que nada tienen que ver con nosotros. Pocos saben qué es y cómo es un abejaruco, pero la mayoría saben distinguir a una cotorra. En Villarrobledo veo poco esfuerzo por el equipo de Gobierno de llevar a cabo políticas que defiendan a los animales, haciéndolos cómplices del sufrimiento que estas prácticas conllevan, haciendo de Villarrobledo una ciudad que admite espectáculos con animales como, por ejemplo, los circos y las ferias medievales con animales de cetrería.

El conocimiento de todo aquello que nos rodea nos hace apreciarlo, valorarlo y defenderlo. Por último, termino con una frase de León Tolstói: Si un hombre (o mujer) aspira a una vida correcta, su primer acto de abstinencia es el de lastimar animales.”


Miryam Mondéjar Moreno

Bióloga y Educadora Ambiental