Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 03:05 h.

¿Cuándo se decidió que seríamos vuestro basurero?

La pregunta que cada vez más ciudadanos de esta región se hacen es clara y directa: ¿los incendios de residuos altamente tóxicos producidos con escaso margen de tiempo en las localidades de Seseña (Toledo) y Chiloeches (Guadalajara) son hechos accidentales? ¿Mantienen, en caso de que no sean meras coincidencias, algún tipo de relación? Aparentemente son hechos aislados motivados por la casualidad y simplemente unidos por la toxicidad de los residuos, la peligrosidad de los incendios y el carácter mediático que han tenido. Pero, ¿y si no hay que hablar, en este caso concreto, de casualidad sino de causalidad?

Vaya por delante, antes de avanzar más y aún por extinguir el de Chiloeches, que estos hechos han demostrado la eficacia y profesionalidad de los bomberos y demás personal técnico que ha trabajado en las tareas de extinción. Desde aquí mi agradecimiento y reconocimiento, a pesar de las dificultades a las que, como todos sabemos, se enfrentan.

Pero, y retomo el tema donde lo habíamos dejado, más allá de las apariencias hay cuestiones muy graves que trascienden de los dos incendios:

1.- Las dos plantas de residuos altamente tóxicos estaban operativas sin licencias o autorización de la actividad.

2.- Según los propios ayuntamientos esa ilegalidad fue comunicada y, por tanto, era conocida por la Junta de Comunidades.

3.- En ninguno de los dos casos se intervino para impedir que las plantas siguieran operando.

4.- Las consecuencias de los dos incendios, aún por sustanciar, son muy altas en lo económico, graves en el aspecto medioambiental y de riesgo para la salud de las personas.

5.- Existen fallos evidentes en los procedimientos administrativos de control y seguimiento del tratamiento de residuos altamente tóxicos y peligrosos, lo que requiere una reacción urgente del gobierno regional.

Pero hay otro aspecto que, si cabe, me produce más preocupación -incluso indignación-. Es una cuestión sutil pero sin duda patente y es que, a nuestras espaldas, se está convirtiendo nuestra tierra, mi región, en una especie de basurero donde vienen a parar aquellos residuos que se producen en el resto del Estado. La acumulación incesante de los mismos en nuestros pueblos y comarcas son una constante que puede hacer que, en no poco tiempo, Castilla-La Mancha sea, única y exclusivamente, el basurero del Estado. Un futuro poco edificante para quienes pensamos, creemos y sentimos, que nuestra tierra tiene mucho que ofrecer y tiene, sobre todo, un potencial natural a potenciar y no, por supuesto, a “llenar de escombros y residuos.”

Y todo esto, permítanme también que lo remarque en mi condición de conquense y manchego, a la espera de que, si no lo evitamos todas y todos unidos, nos pongan la guinda del pastel en forma de Cementerio Nuclear (ATC).

Obviamente, las y los castellano-manchegos no queremos ser el “basurero oficial de España” y tenemos que pedir a las administraciones públicas, regionales y nacionales, que tomen medidas para acabar con esta tendencia. Que actúen con criterios a medio y largo plazo y no solo cortoplacistas que responden a la pregunta “¿dónde llevo esto que me cause menos problema?”

Jacobo Medianero es candidato para liderar IU en Castilla-La Mancha