Viernes, 22 de Septiembre de 2017 Actualizado: 15:32 h.

En una primera lectura “generar conflicto” conlleva cierto miedo porque se relaciona con una revolución, revuelta o acciones violentas para conseguir determinados objetivos. La realidad es otra, generar conflicto significa retomar las movilizaciones sociales para defender, recuperar y solicitar derechos que nos han sido arrebatados o que no hemos llegado a disfrutar.

Una de las grandes victorias de las políticas neoliberales y la globalización es el individualismo que se ha insertado en todas las sociedades, hemos perdido la cohesión y conciencia social, lo que limita la movilización colectiva para luchar por un objetivo común. Ese objetivo común puede observarse desde distintas perspectivas, pero tiene una característica principal, la injusticia.

También debemos añadir la Ley Mordaza como elemento represor, ya que ha promovido la desmovilización, nos ha arrebatado el derecho a rebelarnos ante cualquier abuso al que nos someten, volviendo a situarnos en una esclavitud silenciada. Si necesitan la legislación para enmudecernos como sociedad, es porque conocen el poder que tenemos si nos movilizamos.

¿Por qué necesitamos generar conflicto?

La crisis económica en la que estamos inmersos ha traído recortes en nuestro Estado de Bienestar, que está compuesto por 4 pilares: sanidad, pensiones, educación y dependencia. Esto unido a la falta de empleo, nos sumerge en una situación en la que tenemos 2 opciones: resignarnos ante el hecho injusto o movilizarnos para expresar nuestra oposición a esas políticas que dejan a los ciudadanos y las ciudadanas en un segundo plano, por detrás de los oligopolios.

La movilización es la herramienta principal para cambiar las desigualdades, para que todos seamos actores de nuestras vidas y no unos simples peones que se resignan ante lo marcado por los mercados que sólo buscan su beneficio, explotando nuestras vidas hasta caer en la más profunda soledad. No estamos solos, debemos unirnos ante las injusticias y exigir lo que nos corresponde por el simple hecho de ser personas.

A lo largo de la historia se ha demostrado que la movilización de masas ha traído la obtención de derechos que en determinados momentos han sido inimaginables: la jornada laboral de 40 horas, el sufragio universal, abolición apartheid…

La movilización debe ser el elemento fundamental, recuperemos la acción social, las calles, la voz…Generemos conflicto, porque en el conflicto recuperaremos los derechos.