Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 02:39 h.

Carta abierta de un militante del PSOE exigiendo un Congreso Federal

En estos momentos donde el panorama político español está en una difícil situación, me decido a escribir esta idea que ronda en mi mente desde hace tiempo. Creo sinceramente que no es tiempo de echarnos la culpa entre compañeros socialistas. Es tiempo de construir, debatir serenamente, hacer una profunda autocrítica y analizar qué nos está pasando como partido.

No es el peor momento del PSOE de toda su historia, aunque probablemente en cambio sí lo sea desde que España entró en democracia. Es complicada la tarea de renovar nuestro programa político, pero ha de hacerse. Estoy de acuerdo con compañeros que hablan de “repensar el PSOE”, sí. Estoy de acuerdo en que España necesita un PSOE más fuerte y por tanto, diferente. Hemos de recuperar nuestro electorado, pero no lo conseguiremos si no hacemos un proyecto político nuevo contando con toda la militancia y con la ciudadanía.

Es por eso que propongo que el Partido Socialista Obrero Español convoque cuanto antes un Congreso Federal. Pero éste no debe ser un Congreso Federal cualquiera, sino el del renacer del partido, el del hermanamiento de todos los compañeros. Y es que, o hacemos PSOE con todos o no se hará.

Nadie sobra. Todos somos necesarios. Los hombres y mujeres que conformamos esta centenaria organización debemos ser los protagonistas del cambio que necesita y a su vez, del cambio que necesita España.

Es tiempo de hacer una crítica colectiva profunda, pero debe ser una crítica constructiva y no de reproches, pues algo así nos llevaría a crear más problemas de los que ya tenemos. Sí, hablo de un profundo problema, y es que hay que reconocer que existe.

Hemos perdido probablemente el contacto con la calle -o al menos, en parte-, hemos olvidado que las Casas del Pueblo son un espacio donde, además de hablar de nuestro proyecto político, debe ser un eje fundamental para socializar y democratizar aún más nuestro país.

Por eso debemos abrir las puertas de par en par a la ciudadanía. Debemos transmitir nuestro mensaje. Un mensaje de izquierda, un mensaje dirigido a todos, puesto que decir PSOE es hablar de inclusión y no exclusión. Decir PSOE es hablar de igualdad, derechos, comprensión, ayuda y unidad en torno a la idea de ese partido obrero que debe ser la voz de todos aquellos que lo pasan mal en estos momentos.

Los españoles nos están mirando y debemos ser la respuesta a las políticas del Partido Popular. Y sí, también debemos ser leales con nuestra historia y no acomplejarnos ante nadie. Seamos valientes, demos la cara y hagamos posible que la gente vuelva a confiar en nosotros. Decir Partido Socialista Obrero Español debe ser esperanza para España, futuro, Izquierda, progreso, libertad y ampliación de derechos.

Hemos cometido errores. Seguramente han sido muchísimos, pero estoy convencido de que este partido tiene grandes hombres y mujeres capaces de dar la vuelta a esta difícil, pero no imposible situación.

Quiero transmitir esperanza a toda la militancia socialista y también a toda la ciudadanía. Nos debemos a todos los que nos han votado y a los que no. Para conseguir ser la alternativa que necesitamos ser, hemos de escuchar mucho más a las personas. Sí, porque si algo es el PSOE es el partido de las personas.

En el diccionario de un socialista jamás existirá la palabra rendirse y por eso, llamo a la unidad de todos los compañeros y a su vez, llamo a la lucha pacífica para reconquistar el espacio común que nos ha hecho grandes como partido. Todos en el PSOE somos necesarios, teniendo en cuenta que así como existe una sola vida hemos de aprovecharla al máximo para construir una España sostenible, una España mejor que conecte con la gente de nuestro país y también de la que vive más allá de nuestras fronteras, porque si algo no tiene el socialismo precisamente son fronteras.

No hay socialismo sin memoria y por eso, apelaré una y otra vez a la de tantos hombres y mujeres que dieron la vida por nuestro partido en pos de la libertad, la igualdad, los derechos humanos y la democracia. Por ello, creo fundamental e imprescindible volver a nuestros orígenes, hacer un PSOE de casa a casa, de puerta a puerta, un PSOE donde podamos reconocernos todos y sentirnos orgullosos. Nada está perdido.

Creo en el PSOE como herramienta fundamental de cambio social, económico y político. Creo en la militancia y en nuestros votantes. Por ello, me comprometo a ser un socialista leal, de principios, alguien fuerte que sea capaz de unir a todos y cada uno de los compañeros. Me comprometo a su vez, a ser la voz, los oídos y los ojos que necesitan nuestros votantes y de todos aquellos que han confiado en nosotros pero ahora por nuestros errores han dejado de hacerlo. A ellos, les pido perdón. Les digo que lo siento mucho, tanto que no me pienso quedar parado. No pienso quedarme en la queja y ni mucho menos en el lamento.

Me comprometo a ser uno más dentro de la familia socialista. Me comprometo a luchar porque las rosas rojas del socialismo vuelvan a llenar de sentido la vida de todos los españoles.

Prometo dar todo lo mejor de mí, aceptando las dificultades que nos vamos a encontrar en el camino los socialistas. Un camino que estará lleno de espinas. Un camino para volver a reconquistar rosa a rosa, paso a paso y voto a voto la esperanza en un futuro más próspero y mejor. Y lo prometo porque confío en el proyecto del PSOE, de la misma manera que confío en el pueblo español.

Sé que cometeremos errores. Somos humanos. Sé que el camino no es nada fácil, pero se hace imposible si renuncias a luchar por cambiar aquello que creemos que debemos cambiar.

Hemos de ser constructivos y ofrecer a España un modelo de izquierdas transformador y justo. Por ello, pido un PSOE mucho más abierto, participativo donde en cada asamblea, reunión o manifestación podamos ser de nuevo la esperanza para nuestro país. Propongo mejorar nuestra comunicación con la ciudadanía en todos los medios y por tanto, quiero contribuir para ser correa de transmisión de nuestro proyecto a través de las redes sociales y también a ser una persona que proponga ideas construyendo siempre su propio relato político, pero sin dejar de estar en consonancia con nuestros valores de siempre.

Reconozcamos que no somos perfectos, que hemos fallado; pero revisando y profundizando en nuestro proyecto podremos mejorar nuestro relato político. Es por eso que debemos reconstruir el PSOE caminando hacia la salida más razonable que es sin duda la refundación.

Hagamos como en Suresnes una revolución sensata hablando de política, haciendo política. Unámonos todos, hagamos cuanto antes un Congreso Federal que nos haga sentir que el trabajo realizado hasta ese momento sea el punto de inflexión que necesitamos. No pongamos más excusas. Ya hay Gobierno y por ello, hemos de caminar hacia un debate profundo que nos haga cambiar y pongamos de nuevo al PSOE en el lugar que España y los españoles esperan.

Renovemos el partido para volver a ser el orgullo de la gente de nuestro país. Nos están esperando. Estamos a tiempo. Hagámoslo desde la razón, pero también desde el corazón.