Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 03:04 h.

Hospitalito del Rey de Toledo, o cómo el PSOE se olvida de su sensibilidad hacia los mayores

El 21 de diciembre de 2009 Emiliano García-Page, entonces alcalde de la ciudad de Toledo, acompañado de Fernando Lamata, consejero de Salud y Bienestar Social, anunció a bombo y platillo que el Hospital del Rey se abriría en el primer semestre de 2010, tras una inversión de más de ocho millones de euros por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha. El Hospitalito del Rey es una Residencia para personas mayores del Casco Histórico de Toledo cerrada desde hace más de once años.

Casi siete años después de aquel anuncio, la foto del ahora presidente de la Junta y del entonces consejero de Sanidad visitando el edificio “recién remozado” se nos antoja pura propaganda, llena de grandilocuencia y vacuidad. García-Page recordó que “este centro es una apuesta del presidente Barreda por la política social dirigida a las personas mayores, ya que Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma que más dinero aporta y que mejor invierte en mejorar la calidad de vida de este colectivo”.

Las palabras que pronunciaron entonces son paradigmáticas de lo que llamamos “vieja política”, que acostumbra a prometer mucho y cumplir poco o nada. Llevamos demasiado tiempo soportando la mala costumbre de que quienes gobiernan nos prometan lo que, en poco tiempo, se convierte en papel mojado. No parece, sin embargo, que les cause el más mínimo sonrojo que, tras gastarse ocho millones de euros de dinero público y tras prometer que el Hospitalito del Rey se abriría en seis meses, ahora digan que no es necesario.

García-Page, junto con Lamata, prometieron que el Hospital del Rey se abriría con 66 plazas residenciales y 40 diurnas. Pero ahora que García-Page gobierna Castilla-La Mancha considera que dichas plazas son prescindibles, porque están cubiertas por otras residencias para mayores en la provincia. Parece que su gran sensibilidad por las personas mayores ha desaparecido, especialmente por las que viven en el casco, un barrio con más de 2.000 personas mayores de 65 años que se ven obligada a desplazarse muchos kilómetros fuera de su ciudad para acceder a una residencia o centro de día. Sorprende que, existiendo 24554 personas con grado reconocido y con derecho a recibir alguna prestación o servicio sin atender en nuestra región, el Gobierno de García-Page se permita el lujo de mantener una residencia pública cerrada a cal y canto. El Gobierno regional se permite afirmar que han consolidado la recuperación del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia en nuestra región mientras mantienen cerrados recursos residenciales y a miles de personas sin atender.

El Gobierno del PP no mejoró las cosas, sino que las empeoró y asestó tremendos hachazos a los pilares de nuestro estado de bienestar, educación, sanidad y pensiones, de los que no salió indemne la dependencia. El Gobierno de García-Page no puede ser continuista de las políticas recortadoras de Cospedal, que pudo abrir el Hospital del Rey y lo dejó pudrirse cuatro años. Pero quien inició las obras y prometió su reapertura, fue el Gobierno socialista de José María Barreda.

El pasado febrero se hizo público el manifiesto del Movimiento ¡Hospitalito YA!, formado por diferentes colectivos sociales y políticos, entre ellos Podemos Toledo, que pretende reconducir la actual situación que sufre la población mayor de Toledo y recuperar un recurso público totalmente necesario. Exigimos, por tanto, al Gobierno de la Junta de Comunidades que cumpla, no sólo sus promesas, si no que se preocupe del bienestar de nuestra sociedad y se pongan a trabajar para solucionar los problemas de la gente.

A día de hoy, con la consiguiente indignación de las vecinas y vecinos de Toledo, que no entienden este despilfarro de dinero público, el entrañable “hospitalito” para generaciones de toledanos y toledanas sigue cerrado a cal y canto, y cómo todo edifico “abandonado” a su suerte, ya comienza a tener problemas de conservación que requerirán nuevas inversiones de dinero público antes de su entrada en funcionamiento.

Desde Podemos Toledo no nos resignamos a que el Hospital del Rey siga deteriorándose y seguiremos exigiendo, junto al movimiento ¡Hospitalito ya!, que abra sus puertas de inmediato para acoger a las personas mayores del caso histórico de Toledo. Nos consta, porque hemos hablado con muchas de ellas, que necesitan una residencia donde vivir o sean atendidas sus necesidades domésticas y de salud, y además, que les permita hacerlo sin salir del entorno donde han vivido toda su vida.