Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 08:47 h.

Page, es hora de cumplir con los trabajadores del transporte sanitario

Partimos de una fecha nefasta para los intereses de los trabajadores del transporte sanitario de Castilla La Mancha, 1 de Diciembre de 2012.

Meses después de la llegada al Gobierno de María Dolores Cospedal, y coincidiendo con la finalización del contrato con las empresas del transporte sanitario en aquella época, la Administración del PP elaboró unos pliegos de condiciones que establecían una rebaja sustancial de las condiciones económicas y sociales del anterior contrato, todo ello siguiendo la estela neoliberal de las políticas que impusieron los 'populares' en el Estado tras su llegada al Ejecutivo.

Los trabajadores ya venían sufriendo las inclemencias de los últimos meses de la gestión de la anterior empresa Transaltozano SL, que acumulaba varios meses de deuda con más de 1.000 trabajadores y recordemos, el escaso seguimiento y control del anterior Gobierno del PSOE, que no supo llevar a cabo la debida vigilancia sobre la gestión de un servicio externalizado.

Se preveía un concurso que favoreciese a empresas afines al Partido Popular, como así ocurrió en el caso de las provincias de Guadalajara y Ciudad Real donde resultó adjudicataria la empresa Ambuibérica, que realizó una rebaja temeraria en su oferta imposibilitando que el resto de empresas concursantes pudieran igualar semejante propuesta. Un concurso que casi solo valora las condiciones económicas tiene como consecuencia los resultados que más tarde vimos.

Los pagadores de las rebajas económicas de las empresa fueron los trabajadores y trabajadoras, que vieron cómo las empresas para cuadrar sus resultados y hacer rentables unos contratos rebajados de por sí, perdieron su empleo y posteriormente, los restantes vieron como sus salarios y sus condiciones laborales fueron degradados de manera escandalosa.

En todo ese tiempo, más de 3 años y medio hasta las elecciones de Mayo de 2015, no hubo un solo movimiento del Gobierno de Cospedal para frenar la sangría que las empresas cometieron tanto de puestos de trabajo como de derechos laborales.

Recordemos que ninguna de las empresas reconoció la subrogación a los más de 1.000 trabajadores del transporte urgente, y que fue necesario iniciar una batalla judicial que ha deparado diversos resultados con más de 4 años de espera. El Tribunal Supremo ha ratificado el incumplimiento de Ambuibérica de no subrogar a los trabajadores de Ciudad Real y en las provincias de Albacete y Toledo ha sido el Tribunal Superior de Justicia el que hasta el momento ha reconocido tal derecho a los trabajadores. En Cuenca, la empresa concesionaria Asistencia Conquense se hace la remolona y mantiene despedidos a dos delegados de personal de CCOO y a más de 150 trabajadores sin antigüedad.

En la provincia de Guadalajara y debido a un mal enfoque jurídico del abogado de UGT y sus erróneos planteamientos, el resultado fue totalmente contrario habiendo quedado los trabajadores sin derecho a que se reconozca su antigüedad a pesar del haber sido objeto de la misma conducta empresarial que en el resto de provincias.En Albacete, el conflicto colectivo pudo resolverse con acuerdo entre las organizaciones sindicales y SSG.

En este escenario, las empresas encontraron un cooperador necesario para sus intereses e imprevisto por los trabajadores, la UGT.

Con un convenio colectivo en vigor en el año 2012, que era anterior a la reforma laboral y por tanto con garantía de vigencia mientras no le sustituyera uno nuevo, unos pliegos de condiciones elaborados acorde a las tablas salariales vigentes de ese convenio, el citado sindicato procedió a una campaña de miedo entre los trabajadores, a los cuales trasladó como inevitable la necesidad de firmar un convenio con una rebaja salarial de un 16 por ciento y la introducción de unos sistemas de trabajo que supusieron más de 100 despidos en la región.

Para vergüenza de dicha organización y como pudo comprobarse posteriormente en otros convenios de ámbito regional, los convenios mantenían su vigencia si eran anteriores a la reforma laboral. Sólo en Castilla-La Mancha se firmó por UGT un convenio que no tiene parangón en la historia de las relaciones laborales en España.

Con este escenario, CCOO quedó frente sólo ante las empresas y sus políticas de recortes. Tal confrontación tuvo como resultado las represalias empresariales acreditadas en la prensa con numerosas sentencias.

Durante ese periodo se produjo un interés inusitado por el entonces partido de la oposición en el Parlamento regional, el PSOE. Sus dirigentes provinciales como José Manuel Caballero (hoy presidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real) mantuvieron en las Cortes la necesidad de recuperar los derechos de los trabajadores y denunciaron las tropelías e injusticias de las empresas como Ambuibérica, acusando al Gobierno de Cospedal de ser cooperador necesario de las mismas y de no implicarse en una solución ante los problemas de un servicio público que aunque externalizado, debía llevar aparejado un seguimiento de un cumplimiento mínimo de las condiciones de los contratos.

Durante meses, los dirigentes del PSOE fueron receptores de los problemas e inquietudes de los trabajadores despedidos, y de los que estaban en plantilla y habían visto sus derechos desparecer casi por completo. Su compromiso con los trabajadores y con los despedidos era, si llegaban al Gobierno regional, recuperar los derechos perdidos y los puestos de trabajo, mediando ante las empresas concesionarias.

Desde Mayo del año 2015, los responsables del sindicato CCOO seguimos esperando que el Consejero de Sanidad mostrase alguna preocupación por la situación del transporte sanitario, de la cual era conocedor incluso de manera directa por los trabajadores.

Sí que agradecemos el interés inicial de la Directora Gerente del SESCAM, Regina Leal , que se reunió con nosotros en diversas ocasiones para conocer de primera mano los problemas del sector y las reivindicaciones del sindicato CCOO, siendo la última vez que tuvimos ocasión de intercambiar opiniones en Julio de 2016.

La situación actual es que los pliegos de condiciones no se han publicado. Los contratos actuales finalizan el próximo 30 de Noviembre y las empresas actuales, incumplidoras de todas las normas laborales de aplicación así como de derechos fundamentales, van a ver prorrogados sus contratos como premio a su pésima gestión.

Entendemos que el Gobierno regional ya tenía suficientes argumentos y resoluciones judiciales en su mesa como para ponerse a trabajar y tener dispuestos unos pliegos de condiciones que recogiesen las propuestas realizadas por CCOO que supusieran la recuperación de derechos y puestos de trabajo perdidos con el anterior Ejecutivo.

Esperemos que la antesala no sea el rechazo a la propuesta de resolución que Podemos presentó en las Cortes, que recogía todas las reivindicaciones de los trabajadores para la mejora del transporte sanitario.

El Convenio Colectivo sigue vigente con una rebaja salarial de un 16%, y con una reducción mensual de 75 euros de la paga extraordinaria de los trabajadores, que las empresas aplican religiosamente para engordar sus beneficios empresariales.

Hay sentencias, algunas ya firmes, atestiguando los incumplimientos graves de las empresas al no subrogar a los trabajadores en Diciembre de 2012.

El SESCAM tiene datos y pruebas de que Ambuibérica ha utilizado los recursos de la concesión publica para realizar transportes privados que están prohibidos por los pliegos de condiciones, y que sirven para restar vehículos y personal a la concesión, dejando de atender a los ciudadanos de Castilla-La Mancha, y aumentando el negocio de la empresa Ambuibérica.

Empresas como Asistencia Conquense que mantiene a delegados de personal despedidos y 150 sin reconocer su antigüedad. Esta misma empresa, fue sancionada por el Tribunal de la Competencia con 490.000 euros por realizar también transportes privados con recursos públicos.

No hay excusas, con esta situación, el Gobierno de Emilliano García-Page no puede demorar ni un día más la publicación de unos pliegos de condiciones que sirvan para recuperar el terreno perdido, que los trabajadores recuperen sus derechos, que aquellos que perdieron su empleo puedan recuperarlo también y con ello la dignidad de sus familias, y sobre todo, que pueda producirse un cambio de empresas que no jueguen con los derechos laborales y obtengan beneficios a costa de los trabajadores y los ciudadanos de Castilla-La Mancha a quien no prestan tampoco un servicio de calidad y adecuado.

Es hora de cumplir los compromisos adquiridos y recuperar la calidad de un servicio público esencial para los ciudadanos de Castilla-La Mancha

Alfonso Tercero es secretario general de la FSC-CCOO en Ciudad Real