Miércoles, 22 de Noviembre de 2017 Actualizado: 13:39 h.

EL SUCESO TUVO LUGAR EN TOLEDO

En prisión tras prender fuego a una vivienda en la que había encerrado a su compañero

El detenido encerró a un antiguo compañero de piso en el inmueble mientras dormía la siesta y prendió fuego a un colchón. Después abandonaba la vivienda llevándose las llaves de la víctima, que quedaba atrapado al tener rejas las ventanas.

Fotografía del interior de la vivienda tras el incendio | Policía Nacional
Fotografía del interior de la vivienda tras el incendio | Policía Nacional

TOLEDO.- Ingreso en prisión para el acusado de prender fuego a una vivienda y haber dejado encerrado en ella a un antiguo compañero de piso mientras este dormía la siesta. Para que no pudiera salir, además, arrojó las llaves por la ventana.  

Los hechos sucedían el pasado 17 de octubre en el Casco histórico de Toledo, cuando la víctima pidió al detenido que abandonara la vivienda que ambos habían compartido. Una petición que ocasionaba una fuerte discusión entre ambos, parte de la cual tenía lugar en plena calle. 

Pero la cosa no quedó ahí, puesto que unas horas más tarde, el detenido decidía regresar al domicilio y mientras la víctima dormía la siesta, prendió fuego al colchón y los cojines de uno de los dormitorios de la vivienda. Tras ello, salió del inmueble y cerró la puerta principal con llave, llevando también consigo el juego de llaves de su compañero, las cuales arrojó al patio del edificio contiguo, perteneciente en este caso a la sinagoga de Santa María la Blanca. 

La víctima quedaba así atrapada en el piso, al ser la única vía de escape el acceso principal, por contar todas las ventanas con rejas.  

Al darse cuenta de lo que estaba sucediendo, con el humo propagándose por toda la vivienda, la víctima salió al balcón a pedir auxilio. Unos albañiles trataron de socorrerle intentando abrir la puerta y cortar las rejas con un pico y una radial, pero sin éxito. 

Finalmente la víctima conseguía abandonar el domicilio gracias a que una mujer se percató de que las llaves habían sido arrojadas al patio de la sinagoga. 

Según ha informado la Policía Nacional, el presunto autor de los hechos es un hombre de nacionalidad española, que acumula un "largo" historial delictivo. Para él, el juez ha decretado prisión provisional, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa