Miércoles, 29 de Marzo de 2017 Actualizado: 01:33 h.

MALTRATO ANIMAL

Se busca al responsable de apalear y calcinar a una perra en Toledo

El cadáver de Pelucha, una podenca de ocho años, ha aparecido en la localidad toledana de Villanueva de Alcardete con todas las costillas del lado izquierdo rotas y desplazadas de la columna.

Restos de Pelucha en el momento que era encontrada por sus propietarios | Facebook
Restos de Pelucha en el momento que era encontrada por sus propietarios | Facebook

TOLEDO.- Miles de personas ya han firmado la petición puesta en marcha en change.org para que se investigue el asesinato de Pelucha, una podenca de 8 años. Su cadáver aparecía calcinado, y con claros signos de haber sido apaleada, en la viña que poseen sus dueños en la localidad toledana de Villanueva de Alcardete, tan solo dos días después de haberla perdido de vista un momento mientras daban un paseo con su otro perro. 

Una petición dirigida a la Guardia Civil de Toledo, al Gobierno de España y al Ministerio de Justicia para que no quede impune este nuevo caso de maltrato animal, después de que desde el Seprona indicasen a los dueños, tras presentar la correspondiente denuncia, que poco más se podía hacer al no haber posibles sospechosos. 

Los promotores de esta petición en la red consideran "intolerable" que dicho asesinato quede sin castigo, y por ello hacen también un llamamiento a los vecinos de Villanueva de Alcardete a colaborar en el esclarecimiento de lo sucedido. Piden así que si alguien tiene algún dato sobre lo sucedido, se ponga en contacto con la Guardia Civil. 

Consideran que un acto "de tal crueldad e inhumanidad" debe ser castigado como el asesinato que es, ya que "alguien capaz de hacer algo de estas características es un sujeto peligroso para nuestra sociedad y para nuestra seguridad", señalan en la petición. 

Un triste y cruel final para un animal que tampoco lo tuvo fácil. Pelucha era perra de caza, pero cuando dejó de ser útil fue desechada por su propietario. Tenía cinco años. Antes de que se deshicieran de ella, se cruzaron en su camino Fran y Laura, que junto a su perro Guti, se convirtieron en su nueva familia, dándole una oportunidad y cambiando su destino. El miedo a las personas dejaba patente un pasado de continuo maltrato

Eso no frenó a esta pareja, que decidió adoptarla hace tres años. Con paciencia y cariño consiguieron rehabilitarla, relata la petición, consiguiendo que llevara una vida feliz. 

Fotografía de Pelucha antes de ser calcinada | Facebook

Pero el pasado sábado, 4 de febrero, el camino se volvió a torcer para ella. Todo sucedió en un momento. Habían salido a dar una vuelta por el campo, Pelucha y Guti echaron a correr y les perdieron de vista un momento. Al poco tiempo Guti regresó junto a la pareja, pero no así la podenca. Comenzaron la búsqueda. 

Recorrieron todo el pueblo en busca del animal, desplazándose también hasta localidades vecinas por si hubiera ido hacia allí, pero sin resultado. Así todo el fin de semana. 

El lunes, al regresar por la noche a casa, Fran y Laura encontraron en la viña el cuerpo de animal calcinado. "Se podía observar perfectamente cómo el animal tenía todas las costillas del lado izquierdo rotas, desplazadas de la columna, lo que dejaba claro que antes de quemarla la habían apaleado de tal manera que la habían roto los huesos de su frágil cuerpo. Pero a pesar del estado del animal no había lugar a dudas. Algunos mechones de debajo de las axilas, unos dientes muy característicos, y algunas marcas más, únicas de su perra, confirmaban que se trataba de la pobre Pelucha", recoge la petición en change.org 

No alcanzaban a comprender quién había podido hacer algo así. Tras el impacto inicial llamaron a la Guardia Civil, pero les dijeron que los agentes del Seprona no podían desplazarse hasta allí en aquel momento, por lo que tendrían que esperar hasta el día siguiente para presentar la denuncia en el cuartel. 

Y así lo hicieron. Acudieron al cuartel a denunciar y después acudieron los agentes hasta la viña para ver el cuerpo y pasar el lector de chip, que sin embargo no fue localizado, presumiblemente al haber quedado dañado por el fuego. No se podía hacer nada más. 

Desde las redes se pide que no termine aquí el caso, y que se haga todo lo posible para localizar al autor de esta "brutalidad". Un "psicópata" como se le califica en la petición, que no debe seguir como si nada hubiera hecho. Piden a los vecinos de Villanueva de Alcardete que no sean sus "cómplices" y que aporten cualquier información que ayude a dar con quien hizo esto a Pelucha. 

Esta petición, puesta en marcha este jueves, conseguía reunir más de 8.000 firmas en menos de 24 horas. En su difusión ha contado con el apoyo del colectivo animalista Salvando Ángeles Sin Alas.

La podenca fue brutalmente maltratada | Facebook