Lunes, 20 de Noviembre de 2017 Actualizado: 10:45 h.

VARAPALO A LA IGLESIA CATÓLICA

Clausuran dos pisos turísticos ilegales al Arzobispado de Toledo

Fruto de una herencia son los inmuebles que la institución eclesiástica explota como apartamentos turísticos en el centro de San Sebastián. Una actividad que ahora ha clausurado el Ayuntamiento donostiarra, pues las viviendas incumplen la normativa local.

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, sentado frente al micrófono | EFE/Archivo
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, sentado frente al micrófono | EFE/Archivo

TOLEDO.- El Ayuntamiento de San Sebastián ha ordenado el cierre de dos apartamentos turísticos propiedad del Arzobispado de Toledo por no cumplir con la normativa municipal para este tipo de establecimientos.  

Se trata en concreto de dos viviendas ubicadas en el barrio antiguo de Donosti, en la calle Txurruka, que estarían situados en la sexta planta de un edificio, siendo éste el motivo del incumplimiento de la legislación, según la cual los pisos destinados a este fin turístico no pueden superar la primera planta. 

Una clausura de la que ha informado el concejal de EH Bildu Ricardo Burutan, quien acusa al Arzobispado toledano no solo de incumplir la normativa vigente, sino además de "priorizar" sobre ello el intento de conseguir "un rendimiento especulativo". 

El edil de EH Bildu ha empleado esta orden de clausura para las dos viviendas propiedad del Arzobispado como ejemplo de lo que está sucediendo en la ciudad de San Sebastián con los pisos turísticos, donde ha aumentado significativamente su número en los últimos años, albergando ya más de la mitad de todos los registrados en el País Vasco. 

EL ARZOBISPADO SE JUSTIFICA

Aunque la ejecución del cierre se ha producido ahora, la apertura del expediente administrativo se remonta al mes de mayo, aunque las alegaciones del Arzobispado de Toledo no se presentaron hasta el pasado 10 de julio. En ellas se recordaba la correcta inscripción de las viviendas en el registro de empresas y establecimientos turísticos del País Vasco, y su ubicación, puesto que una de ellas sí estaría en una sexta planta ‑por tanto incumpliendo la normativa vigente‑, pero la otra argumentan que se encuentra en un primer piso, conforme a la ley. 

Discrepancias que también existen respecto al destino de los rendimientos obtenidos del alquiler vacacional de los apartamentos, puesto que mientras desde el Ayuntamiento se atribuye un beneficio lucrativo, desde el Arzobispado aseguran que lo obtenido se destina a obras de caridad y misiones.  

Alegaciones que no han sido atendidas por el Consistorio donostiarra, cuyo concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, firmaba el día 8 de agosto sendas órdenes decretando el cese de la actividad turística en estas dos viviendas, que llegaron a manos del Arzobispado toledano a través de la herencia de un vecino de San Sebastián en el año 2014. 

En un comunicado, el Arzobispado ha precisado que la persona que dejó en herencia ambas viviendas estableció en la cláusula primera de su testamento que "el heredero universal de todos sus bienes" era el Arzobispado Primado de España, y que se debían destinar a "sus misiones". 

Por ello, según la institución católica, las viviendas fueron rehabilitadas y puestas en valor, de modo que las rentas obtenidas pudieran destinarse "a las misiones donde los sacerdotes de la Archidiócesis ejercen su ministerio". 

Asimismo, explican que fue el Consejo Diocesano de Asuntos Económicos el que tomó la decisión de ponerlos en alquiler "del modo que más rentas generase, como habría hecho cualquier persona", para así destinar el producto de esta gestión "al fin y solo para ese fin, que son las misiones", apostilla. 

Defiende el Arzobispado el cumplimiento "con toda la legislación vigente al respecto", por lo que ha alegado y recurrirá aquello que considere oportuno "para defender sus intereses y el de las personas a las que se destinan esas rentas". 

Por último, recuerdan que esta situación se produce para estos dos inmuebles de su propiedad, pero también para "otros tantos que están en la misma situación en la ciudad". Insiste en el cumplimiento hasta la fecha de "toda la normativa que el Gobierno vasco tiene para estos casos" y muestran su disposición a cumplir con la normativa local, "igual que el resto de ciudadanos".

SANCIÓN DE HASTA 40.000 EUROS

Tras conocer la postura del Arzobispado de Toledo, el concejal de Economía de San Sebastián, Ernesto Gasco, ha señalado que los dos polémicos pisos turísticos ilegales clausurados "no son legalizables" y ha advertido de que si se mantiene la actividad la sanción administrativa podría oscilar entre los 3.000 y los 40.000 euros.

El edil del PSE se ha mostrado "convencido" de que el arzobispado toledano respetará la orden de clausura y no alquilará los pisos. "En caso de que no haga caso recaería una sanción económica como ya se ha empezado a hacer en 2017 con los incumplidores", ha advertido.

En cuanto a las alegaciones del Arzobispado de Toledo, que argumentó que los pisos constituyen una actividad económica "legal y regulada" registrada en el Gobierno Vasco, Gasco ha explicado que "no es así" porque San Sebastián ha establecido que estas viviendas "deben tener una regulación específica".

Además, ha recordado que el Gobierno Vasco y la asociación de municipios Eudel han alcanzado un acuerdo por el que solo se podrán registrar aquellos pisos que tengan el visto bueno de los ayuntamientos.

Los pisos propiedad de la institución eclesiástica también incumplen el plan general actual, que establece que las actividades económicas dentro de un mismo inmueble no pueden superar los 250 metros de superficie en barrios saturados, ya que en el primer piso del edificio hay otras dos viviendas con ese uso. Pero no solo eso, Gasco ha indicado que la nueva ordenanza aprobada el 31 de agosto mantiene este punto, por lo que los inmuebles del Arzobispado de Toledo "van a seguir siendo ilegales".