Viernes, 22 de Septiembre de 2017 Actualizado: 08:28 h.

MALTRATO ANIMAL

135.000 firmas para abolir un festejo toledano en el que se decapitan gansos

Una alicantina presenta ante la Subdelegación del Gobierno de Toledo esta multitudinaria petición para acabar con la tradición de El Carpio de Tajo que consiste en arrancar las cabezas de los gansos mientras se pasa bajo ellos a caballo.

TOLEDO.- Es un festejo religioso de la localidad toledana de El Carpio de Tajo en honor a Santiago Apóstol, pero son muchos quienes consideran que una tradición "arcaica y aberrante" como la de 'correr los gansos' debe tener los días contados. Una de ellas es Carmen Córdoba, vecina alicantina que estos días ha entregado en la Subdelegación del Gobierno de Toledo las 135.000 firmas recogidas a través de change.org contra esta celebración. 

Una fiesta que tiene más de cuatrocientos años, pero que en pleno siglo XXI indigna no solo a los defensores de los animales sino a quienes consideran que "no hay necesidad" de este tipo de eventos. Cada año, cientos de vecinos y visitantes se reúnen en torno a la plaza de la localidad, en la que se cuelgan una serie de gansos ‑hoy 'dormidos' y con el cuello medio rebanado, aunque en otros tiempos vivos- a los que jinetes a caballo terminarán de decapitar a la carrera.

Una práctica que en el programa de fiestas aparece citada como 'carrera de caballos enjaezados' y 'carreras de gansos', pero que se traduce en un juego de habilidad de jinetes que unidos por el brazo llegan a la carrera a la plaza sin perder el equilibrio, los cuales ya por la tarde tendrán como objetivo terminar con una cabeza de ganso en la mano. 

Con esta petición, que han firmado personas no solo de España sino también otros países, se pide la abolición de este espectáculo “bárbaro”, de modo que los animales se reemplacen por un objeto, como pudiera ser un pañuelo o una vasija. Algo que ya ha sucedido en otros muchos municipios de la geografía nacional, donde también era tradición una celebración similar, que bien ha quedado en desuso con el paso del tiempo o ha sabido adaptarse a la conciencia sobre la protección animal. 

La promotora de esta iniciativa comenzaba esta recogida de firmas hace casi un año, tan solo unos días antes de que El Carpio de Tajo volviese a vivir sus fiestas en honor de Santiago Apóstol. Durante este tiempo se han ido recogiendo las 135.000 firmas, que solo ahora ha podido presentar ante la Subdelegación del Gobierno en Toledo. 

Antes de registrarlas, Carmen Córdoba ha asegurado que hay muchas personas que están "hartas" de intentar hacer entender que "hay otras opciones para divertirse", en lugar de tener que utilizar "la sangre" como motivo del festejo, puesto que "no hay necesidad". 

Por ello pide a los vecinos de El Carpio de Tajo que "evolucionen de una vez", que "dejen a los animales tranquilos y no se banalice su maltrato, ni entre adultos ni entre niños". 

Es precisamente en este punto en el que recuerda que con este tipo de prácticas se vulnera la Declaración de los Derechos de los Niños, en la que se recoge su derecho a "crecer con un espíritu compasivo, de empatía, de libertad y de respeto hacia otros seres vivos". Y es que en la localidad toledana, a este festejo acuden familias al completo, con niños de corta edad, que ‑según Córdoba‑ terminan viendo el maltrato "como algo normal". 

Lamenta que los defensores de dicho festejo se "escuden" en que es una tradición, pero recuerda que "también lo era desmembrar hombres con caballos y quemar brujas y eso cambió". 

La impulsora de la petición reconoce, no obstante, que esta tradición hoy por hoy puede ser legal, atendiendo a la normativa existente, pero apela a la "conciencia" y la "sensibilidad" de quienes tienen en su mano acabar con esta forma de maltrato animal. 

Considera que ahora la pelota está en el tejado de los vecinos de El Carpio de Tajo, puesto que "depende de ellos" querer seguir siendo o no "vergüenza mundial", ya que afirma que la campaña de recogida de firmas ha dado la vuelta al globo.