Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 03:04 h.

El arzobispo de Toledo convierte su última carta pastoral en un polémico panfleto político

“España es un desastre”. Estas han sido las palabras Braulio Rodríguez tras opinar que “no es bueno funcionar con un Gobierno provisional" porque en este clima “pueden crecer las soluciones disparatadas”.

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, durante una rueda de prensa | EFE
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, durante una rueda de prensa | EFE

Arzobispo de Toledo opina de la situación política y considera que España es un desastre porque “no se consigue lo que es normal en otros países”. En un escrito plagado de mensajes políticos, el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, se ha mostrado “defraudado” con los políticos, porque según él, demuestran que "siguen encerrados en sus ideologías y personalismos".

Claro y conciso, con un discurso lejos de una carta pastoral al uso, el arzobispo afirma que “no es bueno funcionar con un gobierno provisional", y añade que está preocupado porque los españoles sienten “desapego y desaliento” hacia la vida pública, y que “se nota cada vez más un hartazgo de volver sobre lo mismo”, opina Rodríguez.

En la circular que ha hecho pública, el arzobispo se atreve a asegurar que "nuestros dirigentes o, mejor, los que en dos ocasiones hemos elegido para el Parlamento y el Senado españoles, deben aprender que no son tan importantes como muchos piensan de sí mismos”, además, añade que para él es urgente “buscar el verdadero papel que nuestros representantes políticos juegan en la nación”.

De la misma manera, Braulio Rodríguez ha aprovechado su carta semanal para pedir a los "hijos de la Iglesia" que no caigan en desánimos y sigan buscando soluciones, también les anima a participar en la vida pública, que a su juicio “es mucho más que la vida y peripecias de los políticos", además, entrando en un juicio de valor, asevera que “lo que es normal en otros países aquí no se consigue, España es un desastre”.

Sin aclarar del todo a quien o quienes se refiere el prelado, manifiesta que “en este clima pueden crecer las soluciones disparatadas, la inclinación a empezar de cero, el choque frontal, sin buscar otras posibilidades”, y pareciendo que encontrase la solución, asegura que "tiene que crecer la sociedad civil exigiendo que se busquen soluciones razonables a los problemas, y decrecer la vida política partidista, que, en el fondo, no busca el bien común".

Por último y ya en su línea pastoral, monseñor Rodríguez hace un repaso de las actividades realizadas por la Archidiócesis de Toledo este verano, pero se lamenta de que llega septiembre, "donde tantas cosas empiezan de nuevo, y, por el contrario, otras realidades de la vida diaria parece que permanecen inalteradas", refiriéndose de nuevo a la situación política del país.