Sábado, 10 de Diciembre de 2016 Actualizado: 03:05 h.

LA JUSTICIA DICE QUE EL SINDICATO VULNERÓ DERECHOS FUNDAMENTALES

Comisiones Obreras, condenado por despedir a una mujer que pidió reducir su jornada por maternidad

Una juez ha condenado al sindicato a readmitir a esta trabajadora y a indemnizarla con 60.000 euros. La sentencia ya ha sido recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Pilar Martínez, trabajadora que ha ganado el juicio a CCOO | Foto Archivo
Pilar Martínez, trabajadora que ha ganado el juicio a CCOO | Foto Archivo

El juzgado de lo social número uno de Guadalajara considera que se han vulnerado los derechos fundamentales de la exsecretaria de Industria de Comisiones Obreras en Guadalajara, Pilar Martínez, quien el pasado 19 de junio fue despedida por el sindicato al solicitar una reducción de jornada tras reincorporarse de una baja por maternidad.

Fuentes cercanas a Martínez han informado a periodicoclm.es que la juez que ha llevado el caso ha declarado nulo el despido de la extrabajadora de CCOO, al entender que se llevó a cabo exclusivamente por pedir “medidas para conciliar la vida familiar y laboral” y que le fueron denegadas por el sindicato, así la magistrada entiende que “es una discriminación hacia la trabajadora”.  

Las mismas fuentes informan que en la sentencia -que aún no es firme y que ha sido recurrida por el sindicato- deja claro que al solicitar Pilar Martínez la reducción de jornada, responsables de Comisiones Obreras a nivel regional y nacional pidieron que presentara su dimisión, algo a lo que la exsecretaria se negó, por lo que a los pocos días recibió un escrito en el que le comunicaban el cese automático de su cargo. 

De la misma manera, afirman que con esta sentencia el juzgado ha ordenado al sindicato a la readmisión inmediata de Martínez y ha condenado a CCOO a indemnizarla con 60.000 euros, "cantidad sustancial y que hace la sentencia pionera", aseveran. Asimismo, alegan que la juez “ha tenido en cuenta que es un sindicato el que ha vulnerado unos derechos y que debe dar ejemplo en este aspecto”.

Por último, la magistrada del juzgado de lo social considera responsables de forma solidaria a CCOO de Guadalajara, a la Federación de Industria de Castilla-La Mancha y a la Federación de Industria a nivel Nacional, al entender que son el mismo grupo de empresas a efectos laborales en este caso concreto.

La sentencia ya ha sido recurrida ante el Tribunal Superior de Castilla-La Mancha por Comisiones Obreras y calculan que se conocerá el fallo sobre este recurso en seis u ocho meses.

La denuncia de Martínez

Hace dos meses, el 1 de julio, Pilar Martínez declaró en rueda de prensa que había tomado la decisión de llevar al sindicato a los tribunales después de “la discriminación laboral” que había sufrido "por razón de género" en el seno del sindicato, el cual la cesó de su cargo "por intentar conciliar" su vida laboral y familiar, a raíz de su reciente maternidad.

Martínez aseguró en su momento que sus derechos habían sido vulnerados, ya que se incorporó en marzo a su trabajo, tras haber sido madre, y solicitó la conciliación de la vida familiar y laboral, es decir, la acumulación de las horas de lactancia y, posteriormente, pidió la reducción de jornada, pero el sindicato no se la concedió, alegando que su contrato no lo permitía, al tiempo que solicitó una reducción de sueldo, algo que tampoco le fue concedido.

La exsecretaria de CCOO fue convocada en Madrid en junio para una reunión con su secretario regional, Ángel León, donde según ella le pidieron que dimitiese con la excusa de que "yo había perdido la confianza en el sindicato" y que la Ejecutiva no quería que continuara en el puesto, algo que sorprendió a Martínez y se negó.

“Poco después dimitieron cuatro miembros de mi Ejecutiva provincial, lo que conllevó la disolución inmediata del órgano y mi cese. Está claro que eso es lo que se buscaba”, afirmaba Martínez.

Para Pilar, "León se ha saltado todos los cauces de funcionamiento de nuestros estatutos internos y ha acudido a un resquicio normativo para conseguir su objetivo, que era echarme”, y añadió que “este no debe ser el espíritu del sindicato” y por ello lo quiso denunciar públicamente.

Además, Martínez quiso dejar claro que “hay que denunciar y visibilizar estas actitudes a las que nos enfrentamos la mujeres a diario” y que pese a todo, sigue creyendo en los sindicatos y no se ha dado de baja como afiliada, pero señala que también dentro de estas organizaciones “hay que luchar contra las actitudes discriminatorias”.

El sindicato dice que no era trabajadora

Por su parte, la Federación regional de Industria de Comisiones Obreras ha lamentado la sentencia en contra señalando que Martínez que no era una trabajadora, sino una responsable sindical con un contrato asociativo, no laboral.

Según el sindicato, la denuncia de Martínez no se ajusta a la realidad, por lo que argumentan que el cese se produjo por “la total pérdida de confianza y de rechazo a su gestión”.

Esta circunstancia se produjo por "la dimisión de la mayoría de los miembros de su equipo de dirección y, por tanto, se procedió según marcan los estatutos de CCOO, a la disolución del órgano y a la configuración de una nueva dirección provisional que procediera en base a sus funciones a la convocatoria de un nuevo congreso en dicha federación".

"En ningún momento ha existido el condicionante de la conciliación laboral de esta compañera en la disolución del órgano de gobierno, sino que en todo momento dicha disolución ha estado referida a motivaciones de índole sindical", han concluido.